Cumbre energética del G-8 en Moscú: ¿más centrales atómicas?

Clarín
La lección de Chernobyl parece olvidada y ante la flaqueza de las reservas de energías fósiles como el petróleo en Rusia se discute un cupo mayor para las centrales nuclares. La cumbre del G-8 tendrá lugar este año del 15 al 17 de julio en San Petersburgo.

Pablo Kummetz

conexiones@claringlobal.com.ar


Por invitación del presidente ruso, Vladimir Putin, los ministros de Energía del G-8 debaten sobre el futuro de la energía, que según parece nos traerá más plantas atómicas. La idea que desvela a los especialistas reunidos en Moscú es asegurar el futuro del abastecimiento energético del mundo. Un problema que seguramente será el eje de esta conferencia, en la que también se debatirá sobre cómo aumentar la eficiencia en el uso de la energía y ayudar a los países en desarrollo con escasos recursos energéticos.

Luego del bloqueo de gas a Ucrania por parte de Rusia y del desastre político-militar en Irak, EEUU parece haber comprendido una verdad de perogrullo: el mundo debe reducir su dependencia de los portadores de energía fósiles. Así lo planteará en Moscú Samuel Bodman, el ministro de Energía norteamericano. Sin embargo, la agenda del G-8, que reúne a los siete países más industrializados del mundo (Estados Unidos, Alemania, Italia, Francia, Japón, Reino Unido y Canadá) más Rusia, mantiene como tema central la explotación de nuevos yacimientos de petróleo y gas natural.

Pensando en el ahorro, los ministros de Energía de la Unión Europea (UE) aprobaron el martes una directriz por la cual el consumo de energía debe ser reducido en un nueve por ciento hasta el 2017. A ahorrar se ha dicho, entonces. No obstante, nuevos nubarrones se forman en el horizonte: en aras de una diversificación de las fuentes energéticas, vuelve a debatirse algo que se creía perteneciente al pasado: la energía atómica. ¿El mundo no aprendió nada de Chernobyl?

Incluso Rusia, como país con las mayores reservas mundiales de portadores fósiles de energía, quiere aumentar ahora la participación de las centrales nucleares en su mix energético: hasta un 25 por ciento en el 2020, construyendo para ello nada menos que 40 nuevas plantas atómicas. Por su parte, los EEUU quieren asegurar como objetivo principal un desarrollo pacífico de la energía atómica y
Japón se muestra interesado en una iniciativa rusa para fundar una red mundial de servicios nucleares. Esos centros, proponen los rusos, podrían enriquecer uranio para países como por ejemplo Irán, del cual se desconfía que pueda utilizar el material atómico de las centrales para fabricar armas atómicas.

Rusia ha declarado la seguridad energética prioridad de su primera presidencia del G8 y quiere presentarse como un abastecedor confiable de petróleo y gas natural. No obstante, la disputa de comienzos de año con Ucrania despertó serios y fundados recelos en Europa Occidental respecto a la confianza que se podía tener en los rusos. Simultáneamente, consorcios occidentales exigen un mayor acceso al sector energético ruso, que Moscú ha ido pasando cada vez más, luego de las privatizaciones de hace una década, a manos del Estado, a veces con métodos poco elegantes.

 

 

 

 

 

Un comentario en “Cumbre energética del G-8 en Moscú: ¿más centrales atómicas?

  1. Pingback: #Energía | CELN - ¿Cuál es la noticia...?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s