De la muerte del genocida Massera a la complicidad de las cúpulas católicas

Clarín.com

El lunes murió Emilio Massera, un símbolo de la represión ilegal.
Fue uno de los integrantes de la Junta Militar que comandó el golpe de Estado de 1976, falleció hoy en el Hospital Naval donde permanecía internado. Tenía 85 años.
El ex almirante, poderoso jefe de su Fuerza, había sido condenado a cadena perpetua en 1985 por los crímenes durante la dictadura –asesinato, torturas, privaciones ilegales de la libertad y robo- e indultado por el ex presidente Carlos Menem en 1990. Volvió a la cárcel en 1998 por el delito de sustracción de menores. Y hace dos meses la Corte confirmó la nulidad de aquellos indultos, pero a raíz de que Massera estaba declarado incapaz por demencia se suspendieron las causas en su contra.
En 2002, el marino había sufrido un accidente cerebrovascular que lo postró.
Desde 2009, estaba siendo juzgado “en rebeldía” en Italia por el asesinato de tres ciudadanos ítalo-argentinos durante la dictadura: Giovanni Pegoraro y su hija Susana, madre de una niña nacida en cautiverio; y de Angela María Aieta, madre del dirigente peronista Juan Carlos Dante Gullo.

JORGE BERGOGLIO
Declarará por delitos de lesa
humanidad
Quieren saber por qué le quitó la
protección eclesiástica a dos jesuitas que luego fueron
secuestrados y llevados a la ESMA.

El cardenal Jorge Bergoglio declararía
el lunes en el juicio por los crímenes de lesa humanidad cometidos
en la ESMA, en particular en torno a la desaparición de dos
sacerdotes jesuitas llevados a ese centro clandestino de detención,
confirmaron fuentes del Tribunal Oral Federal

La audiencia se realizará a las 11 de
la mañana y no será pública, ya que el tribunal y las partes
concurrirán para escuchar el relato del arzobispo de Buenos Aires en
la Curia metropolitana.

La declaración de Bergoglio fue pedida
el pasado 23 de septiembre por el abogado Luis Zamoraluego de la
declaración ante el tribunal de María Elena Funes, una catequista
que estuvo desaparecida en la ESMA.

Al declarar como testigo en el caso del
secuestro y desaparición de las monjas francesas Alice Domon y
Leonie Duquet, Funes dijo que los curas jesuitas Orlando Dorio y
Francisco Jalic fueron secuestrados y llevados a la ESMA luego de que
Bergoglio, entonces superior de la orden en la región, les quitó la
protección. Ambos religiosos vivían y realizaban su labor pastoral
en la villa miseria porteña del Bajo Flores bajo la “opción por
los pobres”.

Bergoglio fue citado como testigo por
el tribunal pero el jefe de la Iglesia Católica argentina se amparó
en el articulo 250 del Código Procesal Penal de la Nación que
establece que los altos dignatarios oficiales “no estarán
obligados a comparecer” ante un tribunal.

En esa situación se ubican el
presidente y vicepresidente de la Nación, los gobernadores y vice de
provincias; ministros, legisladores nacionales y provinciales,
oficiales superiores de las Fuerzas Armadas y “los altos
dignatarios de la Iglesia”.

El segundo párrafo de dicho articulo
especifica que, según la importancia que el juez atribuya a su
testimonio y el lugar en que se encuentren, “aquellas personas
declararán en su residencia oficial, donde aquél se trasladará, o
por un informe escrito” bajo juramento.

A este tratamiento especial será
sometido el cardenal Bergoglio quien prestará su testimonio ante los
jueces del TOF 5 y las partes en su despacho de la Curia
Metropolitana contiguo a la Catedral.

En el operativo en que ambos religiosos
fueron secuestrados intervino personal uniformado, en tanto la
testigo atribuyó a Bergoglio haber enviado a un cura de reemplazo
que oficiaba misa en el momento en que llegaron los militares y ni
siquiera fue interrogado.

Durante la audiencia de hoy declaró
otro de los sobrevivientes de la ESMA, Arturo Osvaldo Barros, quien
denunció que una isla del Delta a la que fueron trasladados los
detenidos de ese centro de detención ilegal durante la visita de la
Comisión de Derechos Humanos de la OEA (CIDH), “fue adquirida
por uno de los miembros del Grupo de tareas a la Iglesia Católica”.

Iglesia y Dictadura
Repudian respaldo de un cardenal a obispo procesista
Entidades defensoras de los derechos humanos repudiaron hoy declaraciones del reciente designado arzobispo de la capital entrerriana, Juan Alberto Puiggari quien reivindicó la figura de monseñor Adolfo Tortolo, un defensor de la dictadura militar.

La Asociación Hijos por la Identidad de Paraná y otras entidades defensoras de los derechos humanos repudiaron hoy declaraciones del reciente designado arzobispo de la capital entrerriana, Juan Alberto Puiggari quien reivindicó la figura de monseñor Adolfo Tortolo, un defensor de la dictadura militar.

En declaraciones al canal “Elonce” y FM Litoral, Puiggari dijo que “hace falta tiempo de la historia para poder juzgar todos los hechos, pero (Tortolo) era un hombre de Dios, muy preocupado por la situación que le tocó vivir”.

Al respecto, Julián Froidevaux, de Hijos de Paraná, señaló que “reivindicar como un hombre de Dios a Tortolo, quien fue arzobispo de Paraná y vicario castrense de las Fuerzas Armadas, como lo hizo el flamante obispo Puiggari es una falta de respeto para la ciudadanía en su conjunto que fue víctima de la dictadura militar”.

En su sitio web, el arzobispado de Paraná sostiene que Tortolo “tenía influencia y prestigio en las Fuerzas Armadas y los empleó mitigando excesos, curando heridas, orientado como pastor.

Los que lo conocieron bien de cerca saben que hizo lo humanamente posible y tal vez un poco más”.

Según varios testimonios, el ex dictador Jorge Rafael Videla se confensaba a diario con Tortolo y le pedía consejos.

Tortolo, el 23 de marzo de 1976, un día antes del golpe de Estado, se reunió con Videla y el represor Emilio Massera, y al salir del encuentro declaró a la prensa: “Debemos cooperar positivamente con el nuevo gobierno”.

En diciembre de 1976, en una visita a la Unidad Penal de Paraná, les dijo a un grupo de tenidos políticos que le pedían que intercediera para no ser torturados: “No hace falta que me muestren las marcas, esto no lo desconoce el presidente Videla, porque está sucediendo algo similar en todo el país. Tenemos un presidente que es maravilloso, es oro en polvo”.

Froidevaux lamentó que Puiggari destacara la figura de Tortolo y “no de integrantes de la Iglesia de los oprimidos, la iglesia de la Teología de la Liberación, de los curas palotinos o la del obispo Angelelli”.

En tanto, organizaciones defensoras de los derechos humanos dieron a conocer una carta abierta a Puiggari donde “repudiamos energicamente las últimas declaraciones por usted propiciadas”.

“Desde el reciente lugar institucional al que fuera designado, usted decidió inaugurar su actividad pastoral en nuestra ciudad reivindicando el protagonismo de su maestro Adolfo Tortolo durante la dictadura militar. A raíz de este tipo de declaraciones ratificamos su calidad de dirigente político episcopal”, agregaron.

Firman la carta, entre otros, Rubén Dri, del Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo; Hugo Adur, hermando del sacerdote desaparecido Jorge Adur; Guillermo Alfieri, periodista y compañero de Angelelli en La Rioja y Fraternidad Laica Argentina Carlos de Foucauld.

CARTA ABIERTA AL NUEVO ARZOBISPO DE PARANÁ
JUAN ALBERTO PUIGGARI

Juan Alberto Puiggari, los abajo firmantes repudiamos enérgicamente las últimas declaraciones por usted propiciadas. Desde el reciente lugar institucional al que fuera designado, usted decidió inaugurar su actividad pastoral en nuestra ciudad reivindicando el protagonismo de su maestro Adolfo Servando Tortolo durante la dictadura militar. A raíz de este tipo de declaraciones ratificamos su calidad de dirigente político episcopal.

En contraste con sus dos antecesores que optaron por un cauteloso silencio frente al protagonismo del ex vicario castrense de la dictadura, usted decidió calificar a su mentor Adolfo Servando Tortolo como un “hombre muy de Dios” y destacó su preocupación “sobre los momentos que le tocó vivir”.
A diferencia de miles de curas, obispos, cardenales y feligreses de la Iglesia Católica Argentina y Latinoamericana que destinaron sus vidas a la defensa del pueblo y los humildes, Adolfo Tortolo eligió su lugar en la historia, junto a los verdugos y asesinos. Bendiciendo a los genocidas Massera, Agosti y Videla, brindándoles un profundo apoyo espiritual y siendo un fiel y público defensor de las políticas represivas del gobierno de facto. En consecuencia, usted no puede desconocer estos hechos sin incurrir penosamente en un apoyo a los desaparecedores y sus confesores.

El entonces monseñor Tortolo fue una pieza angular en pos de la profundización del Terrorismo de Estado. Mediante una prédica siniestra sobre la teología de la dominación justificaba cualquier delito o aberración aplicada sobre los cuerpos de las víctimas a los fines óptimos de los genocidas. En más de una oportunidad Tortolo presenció el Centro Clandestino de Detención “Escuadrón de Comunicaciones”, ubicado en el predio del Ejercito Argentino en la zona de los Cuarteles de Paraná, desde donde ordenó sacar al militante de Acción Católica y de la Juventud Peronista Victorio “Coco” Erbetta, se entrevistó con él en la sede del palacio episcopal ubicado en el Parque Urquiza, lo devolvió al infierno y al otro día desapareció. Al día de la fecha la Familia Erbetta, que jamás fue recibida por Tortolo, sigue buscando los restos de “Coco”.

Usted deberá saber que el entonces monseñor también visitaba turísticamente las unidades penitenciarias de nuestra ciudad, en donde tomó conocimiento de las condiciones a las que fueron sometidos los detenidos de la dictadura. Al ruego de piedad frente a las atrocidades de la tortura que exhibían los cuerpos, Tortolo miró para otro lado y con sorprendente frialdad declaró: “…quédense tranquilos, porque quien asume es un Flaco que es oro en polvo, a quien conozco de joven, porque estaba en mi Diócesis, en Mercedes, en la provincia de Buenos Aires.”, haciendo referencia al recientemente asumido como Presidente de facto, Teniente General Jorge Rafael Videla.

Leemos en el Evangelio según San Juan, capitulo X, versículo 7 que “El buen pastor da su vida por las ovejas”. Tortolo no fue un buen pastor. Usted también deberá saber que dentro de la Iglesia Católica hubo buenos pastores que han dado su vida por su pueblo. Para nosotros tiene un profundo valor nombrarlos: sacerdote Jorge Oscar Adur, obispo Carlos Ponce de León, sacerdote Nelio Rougier, hermano Mauricio Silva, obispo Enrique Angelelli, sacerdote Carlos Mugica, las monjas francesas Alice Dumon y Leonie Duquet, sacerdote Rafael Yacuzzi, sacerdote Alfredo Leaden, sacerdote Pedro Dufau; sacerdote Alfredo Kelly, seminarista Salvador Barbeito; seminarista Emilio Barletti; sacerdote Orlando Yorio; sacerdote Francisco Jálics, entre tantos hombres y mujeres que entendiendo el verdadero mensaje de Jesús de Nazaret ofrendaron cuerpo y alma a su pueblo sufriente. Hombres y mujeres que desde la teología de la liberación pelearon contra la opresión y la ignominia y que se mantienen presentes en la lucha de cientos de sacerdotes y feligreses católicos que todavía creen profundamente en una Iglesia abierta al pueblo y cerrada a los genocidas y sus predicadores.

Finalmente, le hacemos saber que en el Juzgado Federal de Paraná están a su disposición las declaraciones testimoniales vertidas por las víctimas de Tortolo. Testimonios que contrastan fuertemente con sus declaraciones y que comprometen de tal manera al ex arzobispo que de seguir vivo debería haber sido indagado, imputado, procesado, juzgado y condenado por crímenes de lesa humanidad.
Sin más, y esperando que dimensione el daño de sus palabras, lo saludamos a usted democráticamente.

*Rubén Dri, ex – sacerdote integrante del Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo
*Asociación Civil Hermano Mauricio Silva
*Fraternidad Laica Argentina Carlos de Foucauld
*Hugo Adur, hermano de Jorge Oscar Adur y querellante en la causa “Waern Carlos Fidel y otros s/supuesta comisión de delitos de lesa humanidad” (causa “La Polaca”)
*Guillermo Alfieri, periodista y compañero de Enrique Angelelli en La Rioja,
*Cooperativa Quebracho Colorado, de Villa Ana (Santa Fe), fundada por Rafael Yaccuzzi.
*Asociación Norte Amplio por los Derechos Humanos
*Unión de Estudiantes Secundarios (UES) de Entre Ríos
*Movimiento Peronista Sabino Navarro
*Agrupación VARBARIE
*Partido Comunista Congreso Extraordinario
*ATE Entre Ríos
*Abogados querellantes en las causas por crímenes de lesa humanidad que tramitan en Paraná.
*Víctimas del terrorismo de estado querellantes en las causas por crímenes de lesa humanidad que tramitan en Paraná.
*Familiares de Víctimas del terrorismo de estado querellantes en las causas por crímenes de lesa humanidad que tramitan en Paraná.
*Asociación de ex – presos políticos y exiliados LA SOLAPA
*Asociación de Familiares y Amigos de Desaparecidos de Entre Ríos (AFADER)
*Hijos por la Identidad y la Justicia contra el Olvido y el Silencio (H.I.J.O.S.) Red Nacional

3 comentarios en “De la muerte del genocida Massera a la complicidad de las cúpulas católicas

  1. Pingback: #Amor | CELN - ¿Cuál es la noticia...?

  2. Pingback: #Menem #Menemismo | CELN - ¿Cuál es la noticia...?

  3. Pingback: #Maltrato | CELN - ¿Cuál es la noticia...?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s