El MST refutó duramente al periodista H. Verbitsky: “El aparato de propaganda oficial es totalitario y calumniador”

Comunicado de prensa.

La dirección nacional del MST en el Movimiento Proyecto Sur refutó hoy duramente al periodista Horacio Verbitsky, quien en un reportaje publicado días atrás en la revista
Veintitrés habló de “los campos que tiene en Firmat la productora sojera Vilma Ripoll”.
Alejandro Bodart, secretario general de ese partido, afirmó: “Repudiamos las
mentiras de ese escriba oficialista. Nuestra compañera Ripoll apoya a los
pequeños productores agrarios y las retenciones segmentadas, pero no es
productora sojera y sus únicas tierras son las macetas de su balcón. Da
vergüenza ajena que, con tal de justificar al gobierno K, el titular de un
organismo de derechos humanos mienta de manera tan lamentable.”
Bodart criticó también las recientes acusaciones del programa 678 por twitter contra Pino Solanas por el accidente ferroviario y el cable de Télam sobre el cumpleaños de la presidenta: “A medida que avanza el desgaste del kirchnerismo, su aparato de propaganda se vuelve cada vez más totalitario y calumniador.”
——————————————————————————
JOSEPH GOEBBELS
El doc­tor Goeb­bels (29 de octu­bre de 18971 de mayo de 1945) fue el minis­tro de pro­pa­ganda del gobierno de Adolf  Hitler (en ale­mán Pro­pa­gan­da­mi­nis­te­rium) en la Ale­ma­nia Nazi. Fue una figura clave del régi­men, cono­cido por sus  dotes retó­ri­cas, y su capa­ci­dad de convencimiento. Su idea­rio publi­cista era este que aquí refiero. ¿Cuán­tos de estos prin­ci­pios siguen  usán­dose para la pro­pa­ganda 100 años des­pués? La res­puesta al final:
  1. Prin­ci­pio de sim­pli­fi­ca­ción y del
    enemigo único.

    Adop­tar una única idea, un único sím­bolo. Indi­vi­dua­li­zar al adver­sa­rio
    en un único enemigo.
  2. Prin­ci­pio del método de
    con­ta­gio.

    Reunir diver­sos adver­sa­rios en una sola cate­go­ría o indi­vi­duo. Los
    adver­sa­rios han de constituirse en suma individualizada.
  3. Prin­ci­pio de la
    trans­po­si­ción.

    Car­gar sobre el adver­sa­rio los pro­pios erro­res o defec­tos, res­pon­diendo
    el ata­que con el ata­que. “Si no pue­des negar las malas noti­cias, inventa
    otras que las distraigan”.
  4. Prin­ci­pio de la exa­ge­ra­ción y
    des­fi­gu­ra­ción.
    Con­ver­tir cual­quier anéc­dota, por
    pequeña que sea, en ame­naza grave.
  5. Prin­ci­pio de la
    vul­ga­ri­za­ción.
    “Toda pro­pa­ganda debe ser popular,
    adap­tando su nivel al menos inte­li­gente de los indi­vi­duos a los que va
    diri­gida. Cuanto más grande sea la masa a con­ven­cer, más pequeño ha de ser el
    esfuerzo men­tal a rea­li­zar. La capa­ci­dad recep­tiva de las masas es
    limi­tada y su com­pren­sión escasa; ade­más, tie­nen gran faci­li­dad para
    olvidar”.
  6. Prin­ci­pio de
    orques­ta­ción.

    “La pro­pa­ganda debe limi­tarse a un número pequeño de ideas y repe­tir­las
    incan­sa­ble­mente, presentadas una y otra vez desde dife­ren­tes
    pers­pec­ti­vas pero siem­pre con­ver­giendo sobre el mismo con­cepto. Sin
    fisu­ras ni dudas”. De aquí viene tam­bién la famosa frase: “Si una men­tira se
    repite sufi­cien­te­mente, acaba por con­ver­tirse en verdad”.
  7. Prin­ci­pio de
    reno­va­ción.
    Hay
    que emi­tir cons­tan­te­mente informa­cio­nes y argu­men­tos nue­vos a un ritmo
    tal que cuando el adver­sa­rio res­ponda el público esté ya intere­sado en otra
    cosa. Las res­pues­tas del adver­sa­rio nunca han de poder con­tra­rres­tar el
    nivel cre­ciente de acusaciones.
  8. Prin­ci­pio de la
    vero­si­mi­li­tud.
    Cons­truir argu­men­tos a par­tir de
    fuen­tes diver­sas, a tra­vés de los lla­ma­dos glo­bos son­das o de
    infor­ma­cio­nes fragmentarias.
  9. Prin­ci­pio de la
    silen­cia­ción.

    Aca­llar sobre las cues­tio­nes sobre las que no se tie­nen argu­men­tos y
    disi­mu­lar las noti­cias que favore­cen el adver­sa­rio, tam­bién
    con­tra­pro­gra­mando con la ayuda de medios de comu­ni­ca­ción
    afines.
  10. Prin­ci­pio de la
    trans­fu­sión.

    Por regla gene­ral la propaganda opera siem­pre a par­tir de un sus­trato
    pre­exis­tente, ya sea una mito­lo­gía nacio­nal o un com­plejo de odios y
    pre­jui­cios tra­di­cio­na­les; se trata de difun­dir argu­men­tos que pue­dan
    arrai­gar en acti­tu­des primitivas.
  11. Prin­ci­pio de la
    una­ni­mi­dad.

    Lle­gar a con­ven­cer a mucha gente que se piensa “como todo el mundo”, creando
    impre­sión de
    unanimidad.

3 comentarios en “El MST refutó duramente al periodista H. Verbitsky: “El aparato de propaganda oficial es totalitario y calumniador”

  1. Pingback: #Odio | CELN - ¿Cuál es la noticia...?

  2. Pingback: #Kircherismo / #FrenteParaLaVictoria / #FPV | CELN - ¿Cuál es la noticia...?

  3. Pingback: Desenmascarando MITOS KIRCHNERISTAS: En el Campo hay más Concentración de la Tierra, Saqueo y Contaminación. | CELN – ¿Cuál es la noticia…?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s