Categorías
CONOCIMIENTO CULTURA Y COMUNICACIÓN Libros - Periodismo - Publicaciones Medios - Diseño - Imagen y Sonido

Al fin se sabe cuál era el verdadero rostro de William Shakespeare

Clarín
SERA REVELADO POR LA NATIONAL PORTRAIT GALLERY DE LONDRES

La imagen coincide con un cuadro pintado cuando Shakespeare tenía cuarenta años.

Alberto Amato.

aamato@clarin.com

Cuando Julieta cae fulminada de amor por su Romeo no le importa nada más que su rostro. Ni siquiera que sea un Montesco le interesa. En medio de la noche, Julieta murmura entonces que una rosa igual sería una rosa aunque se llamara de otra forma.

Para William Shakespeare una cara lo era todo. Por eso oscurece el rostro de Otelo con el tizne brutal de los celos. Y en esa falsa historia de amor de Romeo y Julieta, que es más bien un tratado sobre el odio, el rostro de los dos chicos es el de dos ángeles.

Es curioso que Shakespeare no tenga cara. Es decir, la tuvo. Pero ya nadie sabe cómo era. El error está a punto de repararse gracias a un trabajo de relojero hecho por la National Portrait Gallery de Londres que durante cuatro años analizó, diseccionó y comparó bajo el microscopio los seis retratos más populares del escritor para llegar a la conclusión de que sólo uno, conocido como "Retrato de Chandos" era el que contenía la imagen más verosímil de Shakespeare. El nombre le viene al cuadro de un señor duque que fue su dueño.

El retrato, narró Tanya Cooper, conservadora de la National Portrait, fue sometido a las técnicas más avanzadas de rayos X y de análisis de pigmentos. Y fue pintado por John Taylor, un amigo de Shakespeare, entre 1603 y 1610, cuando el escritor tenía unos cuarenta años, una mirada apasionada, una barba levemente rala, una calva más que incipiente y un talento como una catedral.

También tenía un aro dorado en la oreja izquierda, con lo que además de ratificar que no hay nada nuevo bajo la luz de ya sabemos quién, Willy fue un ejemplo de prodigio literario y último grito de la moda, dos cualidades que no son incompatibles.

Los meticulosos y apasionados científicos y artistas de la National Portrait Gallery han sido capaces de hurgar entre capas de óleo y barniz patinadas por los siglos, hasta descubrir los trazos originales de la primera versión del Retrato de Chandos, al que los metidos de siempre le agregaron un poco de barba y un poco más de cabello hasta hacerlo llegar a la altura de los hombros. Prueba de que la tiñosa y siempre estéril creencia de que puede mejorarse lo que está bien hecho, tampoco es nueva. El aro dorado de Shakespeare ya estaba en la versión original.

Todo esto se conocerá mejor cuando los muchachos de la National Portrait den a conocer el nuevo retrato de Shakespeare, armado por una computadora en base a los datos de cuatro años de trabajo. Será parte de una gigantesca exposición de óleos y manuscritos sobre el escritor bautizada como "Buscando a Shakespeare", otra muestra de la pasión que encienden los enigmas que rodean a su figura.

La National Portrait Gallery alberga la mayor colección de retratos del mundo, cerca de 1.300, de hombres y mujeres que han hecho historia desde la Edad Media a hoy: desde Enrique VIII a Los Beatles. En 1856, el primero de los cuadros donados al museo fue el "Retrato de Chandos", que durante años se creyó era una imagen falsa de Shakespeare.

La paradoja hubiera encantado a William: aquello que se sospechaba engañoso, no sólo resultó genuino, sino revelador. El hombre para quien una cara lo era todo perdió la suya primero y la recuperó después gracias a un retrato que se creía falso.

Casi pueden oírse las carcajadas de las alegres comadres de Windsor.

 

 

 

 

 

 

Por David Encina

Periodista

Ver perfil en LinkedIn / twitter.com/DavidEncina

Trabajador. Asesoría en comunicación social, comercial y política para el desarrollo de campañas. Análisis de servicios al cliente y al público. Aportes para la gestión de redes sociales con planificación estratégica.

Contacto: mencin@palermo.edu / david.encina@facebook.com / encina_david@yahoo.com.ar/ m.david.encina@gmail.com

Más información ver en David Encina V. - PRENSA.
http://cualeslanoticia.com/prensa/

3 respuestas a «Al fin se sabe cuál era el verdadero rostro de William Shakespeare»

¿Qué opinas? Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: