Categorías
POLÍTICA

Botnia anunció que suspende las obras

La Nación
Conflicto diplomático: negociaciones por la instalación de dos papeleras en Uruguay

Lo hará por un «plazo máximo» de 90 días, tal como lo pidió Kirchner; es inminente un gesto similar de la española ENCE
MONTEVIDEO.- Tras complejas negociaciones entre el gobierno uruguayo y la empresa Botnia, la papelera finlandesa emitió ayer la declaración más esperada en la región: anunció que «suspenderá durante un período máximo de 90 días los trabajos de instalación» de su fábrica. La española ENCE no emitió ninguna declaración, aunque siempre fue la más dispuesta a «colaborar» con el gobierno en la negociación para destrabar el conflicto.

En el comunicado que emitió ayer la empresa Botnia se expresó que «con el propósito de contribuir a abrir un espacio de diálogo entre […] Uruguay y la Argentina, y haciéndose eco de la exhortación hecha por los presidentes Tabaré Vázquez y Néstor Kirchner, suspenderá durante un período máximo de 90 días los trabajos de instalación de la planta de celulosa que actualmente levanta en Fray Bentos».

Recuerda, además, que «el gobierno uruguayo ha informado que en ese período analizarán el impacto ambiental» de las obras y que con ese objetivo «brindará toda la información que sea necesaria para dilucidar las dudas que pudieran existir» sobre la situación medioambiental y para «garantizar las condiciones de operatividad y control de las plantas».

De esta manera, quedó allanado el camino para que pasado mañana se reúnan en Colonia, Uruguay, los presidentes de la Argentina y de Uruguay, Néstor Kirchner y Tabaré Vázquez, respectivamente. El anuncio de paralización de obras de parte de las empresas era el punto que faltaba, luego del cese de los cortes de ruta, para que los jefes de Estado se sentaran a sellar un acuerdo entre Uruguay y la Argentina por el conflicto desatado a partir de la instalación de las papeleras en Fray Bentos.

El anuncio que ayer hizo Botnia fue el más esperado, si se tiene en cuenta que la empresa finlandesa cuenta en Fray Bentos con casi 1900 obreros en las plantillas de varias constructoras y concretó el 45 por ciento de su proyecto, aunque sólo hizo obras civiles y no comenzó el montaje de la fábrica. En cambio, ENCE, no sólo se mostró siempre dispuesta a dialogar, sino que, a la vez, hasta ahora hizo su terminal portuaria pero aún no ha levantado ni un ladrillo de su planta de celulosa y tiene a 600 obreros en tareas de movilización de tierras.

Por otra parte, Botnia comunicó ayer por la tarde al sindicato de obreros que se iba a emitir esa declaración de suspensión de trabajos, pero que igual estaban citados para hoy a las 7 de la mañana como siempre, dijo a LA NACION el dirigente sindical Fabián Gadea. Aclaró que «la obra no se puede parar de un día para otro » porque hay que cuidar que los»materiales no se echen a perder», y hay «encofrados vacíos que no se pueden dejar sin llenar, porque si no dentro de tres meses estarán hechos un acordeón».

Ayer se especulaba en Montevideo que en cuanto haya acuerdo en las reuniones presidenciales, no será necesario seguir con el paro de obras hasta cumplir los 90 días.

Más allá de la voluntad de cada empresa de alcanzar una solución, las caras de preocupación se repetían ayer tanto en Botnia como en ENCE. Sucede que desde Europa los accionistas de las compañías transmiten cierta incertidumbre porque no entienden lo que está ocurriendo en Uruguay. Se teme por la repercusión que ello pueda generar en el mercado financiero.

La de ayer fue una tarde marcada por una frase: «Cualquier cosa que diga puede ser usada en su contra». Nadie en el gobierno uruguayo quería hacer aclaraciones más allá del comunicado oficial que emitió Botnia.

Pero consultado por el alcance del anuncio de Botnia, uno de los hombres de confianza de Vázquez expresó a LA NACION: «Si se dice que se para todo por 90 días, arde Troya en Uruguay; si se dice que sólo paran las obras civiles, que se posterga el montaje de la planta, que en cuanto haya acuerdo se retoman los trabajos, arde Troya en la Argentina; entonces ahora precisamos silencio y que se llegue a un acuerdo rápido, que es lo que quieren los dos gobiernos», dijo el informante.

En tanto, en el ámbito político local hay desconcierto, incluso en el oficialismo. El anuncio que el presidente Tabaré Vázquez había hecho en Chile, tras su encuentro con Néstor Kirchner, había caído como un balde de agua fría, ya que hasta horas antes el jefe del Estado oriental había mostrado una intransigente defensa de las plantas, para lo que contaba con una histórica postura de unanimidad partidaria.

Vázquez no preparó el terreno para el giro hacia una postura dialoguista y nunca explicó claramente la nueva actitud. Por el contrario, horas después de ese anuncio salió a aclarar que el plazo de 90 días era un máximo y que todo podía resolverse en pocos días, incluso menos de una semana.

Luego insistió en esa línea y desde el gobierno se aseguraba que Kirchner iba a garantizar que se levantara el bloqueo a puentes y que la paralización de obras sería simbólica.

Diálogo abierto

Pero las conversaciones de los últimos tres días entre el gobierno de Vázquez y las empresas, fundamentalmente Botnia, mostraron otro camino. Que efectivamente había que parar un largo tiempo, asegurar el compás de espera de tres meses, aun cuando se aguarda que todo se arregle en un plazo más breve.

La planta de Botnia constituye la inversión privada más grande de la historia de Uruguay. Esa magnitud de inversión, la cantidad de puestos de trabajo que crea y el polo de desarrollo que se genera hicieron más compleja para el gobierno de Vázquez la negociación con Kirchner. En la oposición y también en algunos sectores del gobierno, se consideraba que había que asumir una defensa de la decisión soberana de instalación de las plantas. Ahora habrá que esperar a ver cómo avanzan las negociaciones entre Kirchner y Vázquez en Colonia.

Por Nelson Fernández
Corresponsal en Uruguay

El Gobierno celebró la noticia y ahora se prepara para Colonia

 Expectativa por la reunión de presidentes
En la Casa Rosada, el anuncio de paralización de las obras por 90 días formulado por la empresa Botnia fue suficiente para celebrar. Celebrar, al menos, la reunión que hasta ayer pendía de un hilo entre Néstor Kirchner y su par uruguayo, Tabaré Vázquez: tras conocerse el comunicado de la papelera, el Gobierno dijo que están dadas las condiciones para que se concrete la cumbre, pasado mañana, en Colonia.

Sin embargo, en la primera línea de la administración quieren asegurarse de que ENCE, la otra compañía, que aún no empezó con la construcción, tampoco avance. Hasta ayer, esa firma no se había pronunciado.

Los anuncios de Botnia, en cualquier caso, fueron bien recibidos. Los funcionarios se mostraron optimistas respecto de que del encuentro binacional se concretará y permitirá facilitar la búsqueda de las soluciones necesarias para encauzar el problema en los dos países.

«Es un avance muy importante. Habría que garantizar que ninguna de las dos empresas avance con las obras, pero me da la impresión de que todo está dándose como esperábamos y que el encuentro está encaminado», dijo a LA NACION el jefe de Gabinete, Alberto Fernández.

«No tenía dudas de que estaría esa decisión de la empresa. Por una razón elemental: la empresa dice que no tiene nada que contamine y preocupe. ¿Por qué entonces no se haría la pausa? ¿Por qué seguiría adelante cuando con un gesto puede, si dice que no contamina, hacer su negocio sin tener conflictos? Era lo más inteligente. Era un resultado previsible», destacó a LA NACION el ministro del Interior, Aníbal Fernández.

«Los presidentes se encontrarán el miércoles, como estaba previsto. Estuvo el gesto y estarán los dos países haciendo lo que los presidentes se propusieron en Chile», agregó.

El jefe de Gabinete podría reunirse hoy con el secretario de la Presidencia de Uruguay, Gonzalo Fernández. Ambos funcionarios acordarían los detalles de la reunión presidencial de Colonia.

El cónclave con las autoridades del Ejecutivo uruguayo tendrá como meta analizar exhaustivamente la profundidad y los alcances del impacto ambiental que podría provocar la instalación de las dos plantas de celulosa que construyen Botnia (finlandesa) y ENCE (española) en Fray Bentos, en la margen oriental del río Uruguay.

Además, se procurará allí consensuar la convocatoria de especialistas y técnicos ajenos a los dos países para que sean ellos quienes, a partir de un juicio imparcial y científicamente incuestionable, determinen los niveles de contaminación que podrían afectar el medio ambiente en la provincia de Entre Ríos y en el curso de agua compartido por los dos países.

En los días previos a que se conociera la resolución de paralizar las obras la Casa Rosada había afirmado que, como condición sine qua non, las empresas deberían anunciar la detención de los trabajos para que se concretara la cumbre con Tabaré Vázquez.

Máxime luego de que los ambientalistas entrerrianos levantaran la última semana los prolongados cortes en dos pasos binacionales, en las localidades de Gualeguaychú y Colón.

La única que formalizó ayer el anuncio de detener por 90 días la construcción de sus instalaciones fue Botnia. Pero ENCE, en rigor, aún no comenzó con las obras, y anteriormente se había mostrado predispuesta a no avanzar.

En cualquier caso, la Casa Rosada interpretó como suficiente el gesto de la compañía finlandesa y se mostró optimista ante el escenario que se abre con el encuentro en Colonia.

Seguridad oficial

«Estoy seguro de que esto avanza: se levantan los cortes y se paran por un tiempo las obras, se dialoga abiertamente y estoy seguro de que llegaremos a una solución? yo soy optimista. Se sientan, hablan y se empieza a solucionar. Uruguay no sacrifica sus inversiones y la Argentina y los vecinos de Entre Ríos no tienen problemas de medio ambiente», afirmó el ministro del Interior.

«¿Se soluciona siempre con la hipótesis de las plantas funcionando?», preguntó LA NACION. «No es la idea que se mueran las plantas, sólo que no contaminen. Ya lo dijo el Presidente: éste es un problema ambiental, no de otro orden», respondió el funcionario.

Los detalles del encuentro que mantendrán los presidentes no se conocen. Sin embargo, sí están planteados los trazos gruesos.

«Se avanzará con la búsqueda de especialistas para que nadie tenga dudas de lo que pueda suceder con las plantas. Se empezará a pensar cómo hacemos para ordenarnos», dijo el ministro del Interior.

«Lo que es seguro es que hay que generar un control social a futuro. Hay que hacer un esquema que permita que la sociedad tenga control directo sobre su medio ambiente», sostuvo.

Por Lucas Colonna
De la Redacción de LA NACION

Los vecinos insisten en el retiro de las plantas

 La reacción de los asambleístas
Los asambleístas de Gualeguaychú y Colón tomaron con beneplácito la decisión anunciada ayer por la papelera finlandesa Botnia de paralizar por un máximo de 90 días la construcción de su planta sobre la ribera del río Uruguay para facilitar un entendimiento entre los presidentes Néstor Kirchner y Tabaré Vázquez.

Sin embargo, en ambas localidades coincidieron en pedirle a Kirchner que le transmita a su par uruguayo la postura de sus asambleas: el rechazo absoluto a la instalación de ambas plantas -además de Botnia está la española ENCE- sobre las costas de Fray Bentos.

«Obviamente que ésta es una buena noticia [el anuncio de Botnia], pero también queremos ver qué pasa con todo lo demás y si el Gobierno plantea nuestra postura, que es el no a las papeleras», dijo Gisella Eberle, de la asamblea ambientalista de Colón, en diálogo con LA NACION.

En el mismo tono se manifestó Juan Veronesi, miembro de la vecina asamblea de Gualeguaychú.

«Hasta ahora apuntábamos a Tabaré (Vázquez) para que cumpliera su compromiso; ahora queremos que nuestro Presidente tenga muy presente el planteo de Gualeguaychú, que es que las plantas se vayan de aquí», sentenció Veronesi.

Según contaron los asambleístas la semana pasada a sus bases, ése fue el compromiso que, en nombre de Kirchner, había asumido el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, durante la entrevista que sostuvo con ellos en la Casa Rosada.

Al respecto, Veronesi insistió: «Esperamos que el Presidente pueda plantear esa postura cuando se reúna con Vázquez». La primera de dos cumbres presidenciales para comenzar a negociar una salida al conflicto de las papeleras está prevista para pasado mañana, en la localidad de Anchorena, en el departamento de Colonia (Uruguay). Tres días después, ambos jefes de Estado se volverían a encontrar en Mar del Plata.

Más allá de estos reclamos, el anuncio de Botnia fue bien recibido en tierras entrerrianas.

La paralización de las obras «era nuestro objetivo, así que esto es muy positivo», afirmó Adriana Viollaz, asambleísta de Colón.

«Me parece que este gesto [de Botnia] demuestra que tan equivocados no estábamos. Para nosotros es positivo porque se está reconociendo que las cosas no se hicieron bien», agregó.

Por su parte, Veronesi encontró en el anuncio de la firma finlandesa un aval a la decisión de levantar el corte en Gualeguaychú. «Cada día que pasa estoy más convencido de que fue una buena medida liberar la ruta», afirmó.

Por último, la agrupación ecologista Greenpeace -que intervino en el conflicto con diversas acciones para denunciar por contaminantes a las papeleras- calificó como «positiva» la decisión de Botnia y le reclamó a la española ENCE que tomara el mismo camino.

No obstante, Greenpeace advirtió que el acuerdo «debe ser cumplido de forma estricta y sin trampas» por parte de las empresas, en el sentido de no usar esta tregua para acopiar materiales para la construcción de sus plantas.

Por David Encina

Periodista

Ver perfil en LinkedIn / twitter.com/DavidEncina

Trabajador. Asesoría en comunicación social, comercial y política para el desarrollo de campañas. Análisis de servicios al cliente y al público. Aportes para la gestión de redes sociales con planificación estratégica.

Contacto: mencin@palermo.edu / david.encina@facebook.com / encina_david@yahoo.com.ar/ m.david.encina@gmail.com

Más información ver en David Encina V. - PRENSA.
http://cualeslanoticia.com/prensa/

Una respuesta a «Botnia anunció que suspende las obras»

¿Qué opinas? Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: