Categorías
Rel. Internacionales

Bush, inquieto por Bolivia y Venezuela

La Nación
 
Los vínculos entre EE.UU. y América latina

 
Dijo que le preocupaba la “erosión de la democracia” en esos países y la intervención de Chávez en otras campañas electorales
 

  • Defendió el derecho a la propiedad privada y el libre comercio en la región
  • Insulza, por su parte, criticó al presidente norteamericano por su política hacia Ecuador

 
CHICAGO.– En una inusual declaración, el presidente norteamericano, George W. Bush, expresó ayer su preocupación por “la erosión de la democracia” en Venezuela y en Bolivia y criticó la intervención del presidente Hugo Chávez en los procesos electorales de países de América latina.

Esta es la primera vez que Bush denuncia públicamente las interferencias de Chávez en las elecciones de la región –aunque sin nombrar explícitamente al mandatario venezolano– y la primera ocasión en que se refiere a Bolivia desde la asunción del presidente Evo Morales, en enero pasado.

“Permítanme decirlo claramente: estoy preocupado por la erosión de la democracia en los países que usted mencionó”, dijo Bush, tras ser interrogado por una persona sobre la situación en “Venezuela, Bolivia y toda la coalición de Hugo Chávez”, durante de un acto de la Asociación Nacional de Restaurantes, en Chicago.

“Intervenir en otras elecciones para lograr objetivos a mediano plazo no es del interés de la región”, explicó el mandatario, en una clara alusión al apoyo que Chávez ha brindado a Morales y a los candidatos presidenciales Ollanta Humala, en Perú, y Daniel Ortega, en Nicaragua.

La relación entre los gobiernos de Chávez y Bush ha estado marcada por las constantes acusaciones mutuas. El gobierno estadounidense suele condenar las políticas del mandatario venezolano en América latina y su “influencia negativa” en la región, según palabras de la secretaria de Estado Condoleezza Rice. Chávez, por su parte, critica la política exterior “imperialista” de Estados Unidos y ha calificado de “terrorista” a Bush.

El gobierno de Venezuela encabeza además el rechazo a los tratados de libre comercio que Washington impulsa en América latina, un tema en el que cuenta con la adhesión de Bolivia, entre otros países de la región.

De hecho, Morales y Chávez, junto con el presidente cubano, Fidel Castro –acérrimo enemigo de Washington–, han formado una alianza que tiene como objetivo declarado contrarrestar la supuesta “hegemonía” de Estados Unidos en América latina.

En el último capítulo de la constante disputa entre Caracas y Washington –y pese a que Venezuela sigue siendo el cuarto proveedor de petróleo de Estados Unidos–, la Casa Blanca prohibió la semana pasada la venta de armas y otros equipos militares al gobierno venezolano, debido a su supuesta falta de cooperación en la lucha antiterrorista.

Los gobiernos de Perú y Nicaragua también han criticado duramente la supuesta intervención de Chávez en los procesos electorales de sus países, en apoyo del nacionalista Humala y del ex presidente sandinista Ortega, respectivamente. Perú incluso retiró a su embajador de Caracas, en protesta por las declaraciones del mandatario venezolano.

Sin mencionar directamente a ningún país, Bush abogó también por el derecho a la propiedad privada y el libre comercio, después de que el gobierno boliviano anunció, a principios este mes, la nacionalización de los hidrocarburos y de que Ecuador anuló, la semana pasada, el contrato con la petrolera estadounidense Oxy.

“El comercio es la mejor forma de salir de la pobreza”, dijo el presidente estadounidense. “Podemos gastar dinero [en América latina] y lo hacemos, pero la mejor forma de lograr el crecimiento es alentar el comercio, los negocios y la prosperidad a través del mercado”, añadió Bush.

Dirigido a Morales

Uno de los destinatarios de este comentario parece haber sido Morales, que en las últimas semanas fue blanco de duras críticas por su decisión de nacionalizar los hidrocarburos. El mandatario boliviano está también en la mira de Washington por su negativa a impulsar la erradicación forzosa de los cultivos de hoja de coca, producto del cual Bolivia es el tercer productor mundial.

El otro destinatario de la declaración de Bush fue seguramente Quito. Dos días después de que Ecuador anulara el fin del contrato con Oxy –a la que acusó de venta ilegal de acciones–, Estados Unidos suspendió las negociaciones de un tratado de libre comercio (TLC) con ese país.

Esta represalia de Washington fue criticada ayer con dureza por el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza. “No pasaron más que unas pocas horas entre el anuncio ecuatoriano y la respuesta de Estados Unidos”, dijo Insulza. “Este tipo de cosas provocan resentimiento… y eso no es bueno para el hemisferio”, agregó.

Por otro lado, Insulza restó importancia a los temores sobre una creciente polarización en la región como resultado de la influencia de Chávez. “No ha habido un claro giro a la izquierda ni a la derecha”, expresó. “Hasta ahora, el único cambio de importancia ha ocurrido en Bolivia, pero tenemos que esperar el resultado de las elecciones”, añadió.

En efecto, en Colombia habrá elecciones el domingo y en Perú, la semana siguiente. Antes de fin de año se celebrarán elecciones presidenciales también en México, Brasil, Ecuador, Nicaragua y la propia Venezuela.

Agencias AFP, AP, EFE y DPA

Por David Encina

Periodista

Ver perfil en LinkedIn / twitter.com/DavidEncina

Trabajador. Asesoría en comunicación social, comercial y política para el desarrollo de campañas. Análisis de servicios al cliente y al público. Aportes para la gestión de redes sociales con planificación estratégica.

Contacto: mencin@palermo.edu / david.encina@facebook.com / encina_david@yahoo.com.ar/ m.david.encina@gmail.com

Más información ver en David Encina V. - PRENSA.
http://cualeslanoticia.com/prensa/

¿Qué opinas? Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: