CELN entre las y los trabajadores

Línea 60 de Colectivos: Una pelea histórica.

Por Angel Perticaro del Cuerpo de Delegados para Alternativa Socialista.

El conflicto comienza a gestarse el lunes 11-4, cuando la empresa firma un acta comprometiéndose a cumplir con lo que marca la ley. Esta acta indicaba que en 72hs. tenían que cumplir con: correcta liquidación de vacaciones, correcta liquidación de licencias especiales y convencionales (casamientos, nacimiento, estudios, defunción de familiar etc.), correcta liquidación de los haberes de los delegados, atención al cuerpo de delegados, cumplimiento a la normativa de seguridad e higiene y un largo etc. Pasaron largamente las 72hs., para ser exactos se duplicaron esas horas y la empresa no cumplió con ninguno de los puntos del acta. Se procedió a realizar la denuncia al Ministerio de Trabajo por incumplimiento y se intimó a la empresa a que acatara lo que había firmado. Como espuesta recibimos una serie de provocaciones y maltratos. No se podía esperar más. El 15-4 se vota parar a partir del lunes 18 a las 00hs, se comienza con las asambleas, y en todas, la gente votó la propuesta de parar. Y lo más importante, la gente se comprometió a quedarse en la empresa el tiempo que durara la medida. Desde el domingo 17 los compañeros que fueron terminando del turno tarde se quedaron en la cabecera a la espera de las 00hs. y los compañeros del turno mañana empezaron a llegar a las 22hs. En el primer segundo del 18 la línea quedó parada, no hubo que obligar a nadie a parar, no hubo que convencer a ningún compañero, la medida fue tal cual se había votado en las asambleas.

Primer día: El reclamo era justo, la medida también!

Las primeras horas pasaron sin que nadie del sector empresario llamara para tratar de solucionar el conflicto, mantenían la arrogancia y la falta de diálogo. A media mañana una llamada del ministerio parecía solucionar todo, varios compañeros del cuerpo de delegados van a la reunión y la propuesta que les dan no convence a nadie. Se vota de forma unánime rechazar la propuesta y continuar con la medida. Esa misma noche varias bandas se solidarizan con la lucha y se arma un improvisado “show de bandas”, donde suena rock, metal, folklore, cumbia y algunos ritmos más que nos dieron fuerza para empezar la jornada siguiente.

Segundo día: la fuerza de los compañeros es para destacar

Amanece el segundo día de paro. Los compañeros no dejaron nunca de tocar los bombos y los redoblantes, las primeras luces nos encuentran tomando mate cocido con torta fritas. Ya hacía más de 30 horas que estábamos de paro. Era el segundo día y había que poner a votación las medidas a seguir: el Ministerio y el gremio nos piden un gesto, que no profundicemos la medida con cortes (que es lo que se estaba votando). La asamblea, en votación dividida, decide esperar para ver si las gestiones que se estaban llevando a cabo solucionan el conflicto. Nuevas reuniones, nuevas tácticas dilatorias de parte del sector empresario y no se llega a ninguna solución. Se viene la segunda noche y el conflicto no parecía tener solución. Muchos compañeros decían “vamos a tener que festejar pascuas acá”, pero nadie se iba. Muchos compañeros, agotados por el cansancio, se fueron a dormir a los colectivos.

Tercer día: la lluvia no nos corre

Empieza el tercer día, y empieza lloviendo, ¿en algún momento dejaron de sonar los bombos y los redoblantes? Ni la lluvia los podía callar! El cansancio ahora si se notaba en el rostro de los compañeros, llevábamos más de 53 horas sin dormir en una cama, apenas cerrando los ojos en el asiento de algún colectivo, sucios, mojados, cansados, pero con el espíritu y la moral fuerte como el primer día.
Seis de la mañana, asamblea para votar los pasos a seguir, cuando empieza a amanecer. Se vota salir con los colectivos marchando a la Capital. En Constitución se estaban realizando las asambleas. La policía nos amenaza que no nos iban a dejar sacar los colectivos, discusiones con el comisario, la gente se enardece, “¿así que no podemos sacar los colectivos? Vamos a cortar Panamericana”, y de forma desorganizada, más con el corazón que con la razón como guía, un grupo de compañeros empieza a subir Panamericana. Empieza el corte, y la falta de experiencia nos llevó a tener que lamentar que el hijo de un compañero fuera atropellado por una camioneta sobre la ruta. Corríamos buscando una ambulancia que no venía, el hijo de nuestro compañero tirado en el piso, bajo la lluvia. Que mezcla más rara es la bronca con la impotencia y el odio, éramos todos padres de ese chiquito que fue atropellado. Lo llevan al hospital, está fuera de peligro nos informan, pero la bronca y la indignación ya estaba en nuestra sangre, “no se tendría que haber llegado a este corte si la empresa y el Ministerio hubieran cumplido con el acta” gritaban los compañeros. “¿Cuándo se levanta el corte de ruta?” preguntaban los medios: cuando los empresarios cumplan con lo que tienen que cumplir. Los compañeros en Capital marchaban por 9 de julio hacia el Ministerio de la calle Alem. Era la única respuesta posible.

Se empieza a vislumbrar la solución

A las 9 de la mañana empiezan a sonar los teléfonos de los delegados. El Ministro de Trabajo nos llama, quiere reunirse, se compromete a solucionar el conflicto. Pide que levantemos el corte de Panamericana. Se hacen asambleas para ver si hay acuerdo en que los delegados vayan al ministerio y en levantar el corte. Se vota levantar de manera provisoria, si no hay respuesta se vuelve a cortar Panamericana. La reunión fue larga, diferentes actas borradores, consultas, rehacer las actas y en la tarde del tercer día de paro hacemos asambleas para votar lo que sería el acta definitiva con los siguientes puntos: se revisarán las malas liquidaciones con la presencia del contador del ministerio, un delegado, un representante de la parte empresaria y un representante del sindicato; se pagarán los 3 días de paro a todos los trabajadores; se pagarán las horas que fueran descontadas por asambleas desde el inicio del conflicto; se dará incorporación inmediata a los 8 compañeros con cambio de tareas; se abonaran $1300 en 2 veces, de los cuales $300 son a cuenta de la mala liquidación de vacaciones y el resto a cuenta de anticipo de sueldo; se fija día y horario de atención para los delegados, los martes y jueves de 9 a 17hs; la empresa se compromete a no tomar represalias de ninguna clase. A las 19hs. y luego de leer por los micrófonos para que todos escucharan los puntos que estaban en el acta, se realizan las asambleas para que los compañeros voten si se aceptaba el acta o se rechazaba. Con 1 voto en contra, con ninguna abstención y por mayoría absoluta se resuelve aceptar el acta. Se les explica a los compañeros que la medida no se levantaba, que se dejaba en suspenso: si la empresa incumple esta acta firmada por el Ministro de Trabajo y por la UTA, se retoman las medidas. Este conflicto histórico, esta muestra de unidad entre todos los trabajadores, quedó plasmado en la retina de todos los que estuvimos esos tres días ahí, peleando por nuestros derechos, peleando por nuestras familias, peleando por un futuro mejor.

Las claves del triunfo: ¡Unidad, fuerza y solidaridad!

Santiago del Estero
Docentes autoconvocados le torcimos el brazo a Zamora K

Docentes: Impulsar el paro del 8 de junio

Docentes agredidos son querellantes 

Docentes de Santa Cruz Paro por tiempo indeterminado

ATE Provincia: reclamo en Desarrollo Social

Exitosa jornada de lucha de los trabajadores del INTI Por
el pase a planta permanente y la reapertura de las paritarias

Judiciales bonaerenses exigen el 35%

Provincia de Buenos Aires Triunfo de la lucha hospitalaria

Marcha de la CTA Capital
Exigimos se cumplan las condiciones de trabajo

Representantes del gobierno en las empresas
Ni con la patronal ni con Cristina 

Actos del Movimiento Proyecto Sur
El 1º de Mayo vamos a Plaza Congreso









Un comentario en “CELN entre las y los trabajadores

  1. Pingback: #Amor | CELN - ¿Cuál es la noticia...?

¿Qué opinas? Deja un comentario