Categorías
Rel. Internacionales

Chile: multitudinaria protesta estudiantil

La Nación
 
Primera crisis en la gestión de Bachelet: exigen en las calles reformas al sistema educativo

 
Hubo choques con la policía, 14 heridos y 509 detenidos; 600.000 jóvenes se movilizaron y paralizaron las clases en el país
 
 

SANTIAGO, Chile- Una violenta jornada de protesta estudiantil concluyó ayer en Chile con 14 heridos y por lo menos 509 detenidos, en la primera gran crisis que enfrenta el gobierno de la presidenta Michelle Bachelet, a menos de tres meses de asumir.

En la mayor huelga nacional que afecta al sector educativo de los últimos 30 años en Chile, unos 600.000 estudiantes secundarios de todo el país, respaldados por universitarios, políticos y ciudadanos en general, paralizaron ayer sus clases para exigir reformas al sistema educativo, al que consideran "clasista", elevar la calidad de la enseñanza y eliminar la brecha social entre colegios privados y públicos.

La mayoría acató el llamado de sus dirigentes y protestó en el interior de sus escuelas, pero algunos miles salieron a la calle en Santiago y en lugares distantes entre sí, como Valparaíso, Copiapó y Punta Arenas, en el extremo sur. Aunque los líderes juveniles anunciaron que su movilización sería pacífica, alumnos de colegios secundarios chocaron con la policía en diferentes zonas de Santiago y en otras ciudades. Los choques se iniciaron cuando los estudiantes intentaron marchar desde la Universidad Nacional de Chile hasta el Ministerio de Educación, vecino al palacio presidencial de La Moneda. La policía intentó detener la marcha con carros hidrantes y disparos de gases lacrimógenos, pero los estudiantes lograron replegarse y rompieron el cerco policial.

La jornada de paro había sido ratificada anteayer después de que fracasara la mesa de diálogo de las autoridades con los estudiantes, quienes la abandonaron indignados, entre otros motivos, por la ausencia en la negociación del ministro de Educación, Martín Zilic. Ayer, el ministro, junto con otros representantes del gobierno, se reunió con 25 dirigentes estudiantiles para examinar las demandas de los alumnos, pero no llegaron a un acuerdo. La negociación continuará hoy.

Mientras se desarrollaba el diálogo en la Biblioteca Nacional, en el centro de Santiago, en las afueras del recinto, cientos de manifestantes se enfrentaron en una batalla campal con la policía, que sólo cesó al concluir la reunión. La intendencia de Santiago informó que en la capital los incidentes dejaron 509 detenidos, según un balance provisional. Entre los heridos por pedradas y golpes figuran nueve policías, dos camarógrafos, un fotógrafo y por lo menos dos estudiantes, señaló el informe.

Secundarios movilizados

Los jóvenes, cuyas edades van de los 14 a los 17 años, empezaron con protestas callejeras hace un mes para pedir pases escolares gratuitos en el transporte público y de la Prueba de Selección Universitaria (PSU), que deben rendir para ingresar en la enseñanza superior y que cuesta unos 50 dólares. Al no obtener respuesta por parte del gobierno, aumentaron sus demandas: más raciones alimentarias y cambios a la jornada escolar completa, aunque su principal solicitud se centra en cambios de fondo a la ley orgánica constitucional de enseñanza (LOCE), que fue firmada por el ex dictador Augusto Pinochet el día anterior a dejar el poder en 1990, la que entregó la responsabilidad de la educación a las municipalidades, algunas de ellas con abundantes recursos económicos y otras muy pobres. Hasta ese día las escuelas en Chile estaban a cargo del Estado.

El dirigente estudiantil Javier Romero dijo que los estudiantes quieren que "el Estado sea el único garante y administrador de la educación pública; sólo así se dará una mayor igualdad", agregó. El sistema educativo chileno se caracteriza por ofrecer una mejor enseñanza a quienes pueden pagarla.

La LOCE estableció la libertad de la libre empresa por sobre el derecho a la enseñanza, según los expertos. Empresarios particulares crean escuelas, cobran a los padres y a la vez reciben una subvención estatal por cada estudiante inscripto. Los estudiantes piensan que esto incide en la calidad de la educación, pues lo que prima es la búsqueda del beneficio económico.

Varios colegios particulares se adhirieron al paro en solidaridad con las protestas, incluso la escuela privada La Girouette, donde estudia la hija menor de Bachelet, Sofía. La presidenta dijo el lunes que su gobierno trabajará para que "la educación en Chile sea cada día mejor". Y agregó: "Que nadie se equivoque, esta presidenta se la va a jugar por la educación".

Agencias AFP, AP, Reuters y DPA

 
 
 
 
 
 
 

Por David Encina

Periodista

Ver perfil en LinkedIn / twitter.com/DavidEncina

Trabajador. Asesoría en comunicación social, comercial y política para el desarrollo de campañas. Análisis de servicios al cliente y al público. Aportes para la gestión de redes sociales con planificación estratégica.

Contacto: mencin@palermo.edu / david.encina@facebook.com / encina_david@yahoo.com.ar/ m.david.encina@gmail.com

Más información ver en David Encina V. - PRENSA.
http://cualeslanoticia.com/prensa/

¿Qué opinas? Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: