Categorías
Salud y bienestar

CIENTIFICOS ESPAÑOLES Y ESTADOUNIDENSES LO INVESTIGARON EN RATONES

Clarín.com

El veneno de serpientes, contra los tumores

El veneno de serpientes vuelve a asociarse con el cáncer. Una información divulgada por la agencia EFE asegura que un equipo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSISC), de Valencia, España, descubrió que dos proteínas, la obtustatina y la jerdostatina, procedentes del veneno de serpientes, resultan eficaces contra el crecimiento de algunas células cancerígenas.

Las conclusiones del trabajo de investigación aparecieron publicadas ayer en The Journal of Bio logical Chemistry. Hasta el momento, la eficacia de esas sustancias sólo fue probada en ratones que padecían tumores de Lewis, pero los autores son optimistas sobre futuras aplicaciones: "Esto abre un abanico de posibilidades para la producción de fármacos de mayor potencial a partir de moléculas químicas sintetizadas en laboratorio y que reproduzcan los mecanismos de acción de las proteínas identificadas", sostuvo Juan Carlos Calvete, líder del equipo del Instituto de Biomedicina de Valencia.

El grupo trabaja desde hace más de 10 años investigando la evolución y las características funcionales de proteínas provenientes del veneno de víboras. Según los estudios, esas proteínas son capaces de bloquear en forma selectiva la función de receptores de la superficie celular de la familia denominada "integrinas". Calvete explica las claves de ese mecanismo: esos receptores cumplen papeles esenciales en varios procesos fisiológicos pero también en determinadas patologías. Algunas de ellas son la isquemia coronaria, la osteoporosis, las infecciones bacterianas, la artritis reumatoidea, las enfermedades autoinmunes, la inflamación y la angiogénesis, es decir la creación de nuevos vasos sanguíneos que alimentan a las células cancerígenas.

En los ensayos realizados con ratones, la aplicación de esa proteína logró reducir el tamaño tumoral en un 50%. Básicamente funciona bloqueando las vías de suministro de nutrientes para las células cancerosas. Así puede impedir el crecimiento del tumor.

La efectividad de la obtustatina animó a los investigadores a buscar otras moléculas similares en otros venenos. Fue a través de esa búsqueda que consiguieron que la bacteria Escherichia coli sintetizara otro análogo, la jerdostatina.

La comprobación de los españoles se pudo cristalizar con el apoyo de la Temple University, de Philadelphia, en los Estados Unidos. Cezary Marcinkiewicz, investigador de esa casa de estudios, fue fundamental para descubrir la proteína obtustatina en el veneno de la serpiente Vipera lebetina.

Ahora se espera que estas conclusiones ayuden a diseñar fármacos que sean eficaces para combatir tumores a través de la estrategia de bloquear sus vías de nutrientes. Calvete calificó a esta posibilidad como "fascinante" porque permitiría transformar toxinas letales en drogas que ayuden a salvar vidas.

Por David Encina

Periodista

Ver perfil en LinkedIn / twitter.com/DavidEncina

Trabajador. Asesoría en comunicación social, comercial y política para el desarrollo de campañas. Análisis de servicios al cliente y al público. Aportes para la gestión de redes sociales con planificación estratégica.

Contacto: mencin@palermo.edu / david.encina@facebook.com / encina_david@yahoo.com.ar/ m.david.encina@gmail.com

Más información ver en David Encina V. - PRENSA.
http://cualeslanoticia.com/prensa/

¿Qué opinas? Deja un comentario