Categorías
CONOCIMIENTO CULTURA Y COMUNICACIÓN Medios - Diseño - Imagen y Sonido

Comienza hoy en Espacio Plasma el Ciclo Calamar Radioactivo: un acercamiento al Cine Oriental y Animé de ultima generación

Ciudad.com
 
 
Para los amantes del animé de calidad y el cine oriental contemporáneo, comienza hoy en el Club de Cultura Plasma (Piedras 1856) el ciclo Calamar Radiactivo.

Cóctel explosivo de guerreros de ojos grandes, más el cruce de géneros que caracteriza a las producciones de la última generación de oriente: entre dramas ultra-violentos, comedias absurdas con toques gore y heroínas sangrientas y tecnológicas “como nunca se han visto”, prometen los organizadores.

En el estreno, a las 18:30 puntual, los primeros tres capítulos de Blood+, una de vampiros con buena historia y de animación de calidad, según los entendidos. Made in Japan del año pasado, la serie de varios episodios está basada en Blood: The Last Vampire, un manga y también película donde la joven Saya, a causa de una amnesia, no recuerda que es la última guerrera contra los demonios,

 

hasta que recupera su arma asesina. Corre el año 1966, durante la Guerra de Vietnam, cuando la heroína se infiltra en una base militar norteamericana para investigar a los Chiropterans, seres extraños de fuerza sobrehumana que parecen vampiros, pueden transformarse, volar, todo en pos de su fanatismo por la sangre.

En continuado, a las 20:30, a no dejarse engañar por la belleza de los dibujos de Uzumaki, la película también japonesa es una historia de terror. Y cuenta las desventuras de los habitantes de un pequeño pueblo de ese país que sufren una extraña y obsesiva atracción hacia los espirales. Espeluznantes crímenes comienzan a ocurrir y mutaciones inexplicables amenazan con destruirlo todo. Desde el laboratorio Higuchinsky, prometen 90 minutos de sobresaltos y sustos de lo más entretenidos.

 

Programado para todo el mes de marzo, en los domingos siguientes el Calamar radiactivo exhibirá –entre otros– Takeshi Kitano. El Imprevisible; el único documental hasta la fecha del siempre controvertido director japonés; Tom Yum Goong, película del tailandés Prachya Pinkaew: acción y acrobacias sin efectos digitales ni cables; y la película de animación 3D Final Fantasy: Advent Children, basada en el popular videojuego Final Fantasy VII.

Más que recomendable para exorcizar las tardes de domingo, con guiño de los expertos: “El cine oriental es lo que viene…» firmó Quentin Tarantino en la entrevista que dio para el documental Katanas, Yakuzas y Cintas de video.

 
 
 
 
 

Por David Encina

Periodista

Ver perfil en LinkedIn / twitter.com/DavidEncina

Trabajador. Asesoría en comunicación social, comercial y política para el desarrollo de campañas. Análisis de servicios al cliente y al público. Aportes para la gestión de redes sociales con planificación estratégica.

Contacto: mencin@palermo.edu / david.encina@facebook.com / encina_david@yahoo.com.ar/ m.david.encina@gmail.com

Más información ver en David Encina V. - PRENSA.
http://cualeslanoticia.com/prensa/

¿Qué opinas? Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: