Categorías
Federal

Córdoba: el misterio de las tumbas robadas en el cementerio de Calchín

Clarín
¿BUSQUEDA DE UN TESORO O DE ELEMENTOS PARA RITOS ESOTERICOS?
 
Fueron violentadas varias bóvedas. Creen que los ladrones buscaban dinero.

Nadie quiere hablar en voz alta para no ser señalado o tildado de loco. Pero en Calchín, un pueblo agrícola de 3.000 habitantes, a 110 kilómetros al sudeste de Córdoba, se habla en voz baja del misterio de los panteones.

Hace ya algunos días, en el cementerio del pueblo, a unos dos kilómetros del centro, la gente que visitó las tumbas de sus seres queridos encontró unos treinta panteones abiertos y con los candados rotos.

"Misteriosamente no robaron nada más que las cortinas: ni robaron placas, ni candelabros, ni cruces, ni las manijas de los ataúdes, sólo las cortinas", explicó a Clarín el subinspector Martín Tamaín. El oficial estuvo asignado en la comisaría 18 de Córdoba, que tiene en su jurisdicción al cementerio del barrio San Vicente. "Conozco la modalidad del robo en los cementerios: los ‘chorritos’ se alzan con placas, candelabros y otros objetos de plata o bronce en bolsos, pero nunca cortinas. Es muy sospechoso".

En la esquina del Banco Nación, unos viejos vecinos, a modo de usina de rumores, fueron los primeros en largar la versión más osada: "Buscaban plata guardada". La especie, aunque rara, tiene rasgos de verosimilitud. "Es cierto que después del 2001, los gringos no creen más en los bancos; entonces se llevaron la plata a la casa. Pero hubo asaltos y secuestros y los panteones son un buen lugar para guardar dinero.", dijo un vecino a mitad de camino entre creer o no la ola de versiones.

Parado en el extremo de la incredulidad, el secretario de Gobierno, Osvaldo Paoletti da por tierra con la versión de la plata guardada. "Lo desmiento totalmente. Sí hay un hecho que fue comprobado y denunciado: la rotura de los candados y el robo de las cortinas de los panteones. Pero de ahí a decir que en el cementerio se guarda plata… Lo desmiento. No entra en la cabeza de nadie."

En la denuncia policial sólo figuran algunos de los panteones violentados de las familias Boggio, Bertea, Alvarez, Melano, Gsponer, Bongiovani y Pairetti, entre otros. Paoletti pidió atenuar la repercusión de la noticia "porque no quiero que vengan y me rompan el cementerio; van a querer abrir otros panteones y vamos a tener que poner policías las veinticuatro horas".

Pese a ser un escéptico, el secretario de Gobierno de Calchín dejó una hendija abierta: "Lo de la plata puede haber nacido por una vieja historia de un escrito que alguien dejó a sus familiares, donde decía que la plata de la herencia estaba en el panteón. Pero eso fue hace años."

El jefe de la comisaría de Calchín, oficial principal Javier Portella, también sembró dudas sobre los panteones guardavalores: "Es descabellado. Si bien hubo crisis económica y secuestros y la gente sacó la plata de los bancos y de sus casas, no creo que vayan a ponerla en los panteones. Hicimos una campaña para que la gente volviera a confiar en los bancos y hoy los productores han vuelto a depositar sus valores, usan créditos y otras operaciones, no andan con plata encima".

Pese a haber desconfiado del rumor que habla de grandes sumas atesoradas en el cementerio, el jefe policial aventuró otra hipótesis no menos increíble. "Tal vez las cortinas se usaron para hacer magia negra", deslizó tímidamente Portella.

La teoría se apoya en que años atrás, "vivía en Calchín un hombre que hacía brujería. Prendía velas y hacía ritos; pero después se fue y nunca más supimos de él". Osvaldo Bottero, intendente de Oncativo, una ciudad que integra la Comunidad Regional de Río Segundo, también abonó la hipótesis religiosa: "En la reunión que tuvimos con los intendentes, Paoletti nos contó ese caso y yo recuerdo que en Oncativo había pasado algo parecido con una experiencia macumba. Esa vez robaron las cortinas y las mantillas que cubrían los féretros. Siempre que uno preguntó, dijeron que eran ritos religiosos no católicos", explicó.

Los intendentes del departamento Río Segundo dijeron que les resultaba conocido el rumor de que alguien guardara dinero en los panteones. Pero, aclararon que si había habido un robo, "nunca nadie se iba a enterar".

¿Botines cuantiosos o ritos umbandas? La duda está instalada en este tranquilo pueblo cordobés. Tanto que sus habitantes se sienten observados por los circunstanciales curiosos que llegan atraídos por la historia.

"El panteón de mi abuelo también fue abierto, pero no sé qué buscaban. Allí no tenemos plata guardada; y tampoco sé si iban a hacer algún rito de magia negra con las cortinas. Todas las versiones son válidas y ninguna está firme", concluyó Ricardo Bongiovani, encargado de la confitería del Club Atlético Calchín y privilegiado escucha de las conversaciones de café que trataban de buscarle una explicación al misterios de las tumbas robadas.

INFORME: Gustavo Molina

 

 

 

 

 

 

Por David Encina

Periodista

Ver perfil en LinkedIn / twitter.com/DavidEncina

Trabajador. Asesoría en comunicación social, comercial y política para el desarrollo de campañas. Análisis de servicios al cliente y al público. Aportes para la gestión de redes sociales con planificación estratégica.

Contacto: mencin@palermo.edu / david.encina@facebook.com / encina_david@yahoo.com.ar/ m.david.encina@gmail.com

Más información ver en David Encina V. - PRENSA.
http://cualeslanoticia.com/prensa/

¿Qué opinas? Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: