¿De la desaceleración a la recesión?. Panorama económico

Por Gerardo Uceda para Alternativa Socialista, publicación del MST en Proyecto Sur.

Desde que saltó la crisis de la economía mundial en 2008, Cristina y los suyos salieron por un lado a dar consejos de cómo conducir la crisis a los países europeos e incluso al propio EEUU. Y por el otro a insistir que la Argentina estaba blindada ante la crisis. Por diversos motivos la crisis no pegó tanto en los países de Latinoamérica, incluso Brasil nuestro principal socio comercial siguió creciendo, por lo que el impacto en nuestra economía no fue tan marcado y parecía que el gobierno tenía razón y podríamos escapar de la crisis.

Sin embargo las reglas de la economía mundo son implacables, no hay forma de estar “blindados” si las principales economías imperialistas están en crisis o peor aún si entran en recesión. Y el año pasado, mostró claras señales que la crisis se estaba instalando fronteras adentro, aunque fueron ocultadas sistemáticamente por la proximidad de las elecciones.

Pero la inflación creciente, la fuga de capitales al exterior, el déficit fiscal superior a los $20.000 millones y las presiones sobre el dólar adelantaban que el gobierno tendría que realizar un ajuste al pueblo luego de las elecciones. Tomar medidas para corregir el rumbo, o de lo contrario se podrían agravar aún más los problemas estructurales de la economía. Por eso apenas pasó octubre salieron a anunciar que quitarían los subsidios a las empresas de servicio y transporte lo que llevaría el precio del boleto a $ 4 o más y deberíamos pagar el gas, la luz y el agua entre el 200 y 300% más caro. La presidente salió a decirle a los maestros que no podían pretender un aumento (que alcanzara la canasta familiar!!) salarial porque trabajaban 4 hs y tenían 3 meses de vacaciones!! Y advirtió a los demás gremios que no podían pedir más del 18% porque de lo contrario boicoteaban al modelo!! La masacre de Once, la reacción en contra de la gente y el “inoportuno” aumento del 100% que se autoasignaron los legisladores, frenaron por ahora estas medidas antipopulares, que el gobierno necesita como el aire porque ya se acabó la época de la plata dulce.

Ante los parches de Moreno para intentar frenar las importaciones, y lograr una balanza comercial positiva (es decir que entren más dólares de los que salen) generan gran revuelo en la burguesía, porque Brasil nos pone trabas también y entonces no pueden exportarle 30.000 autos y cientos de productos argentinos más. Aparecen las amenazas de despido en las texitiles como Alpargatas y suspensiones en las automotrices.

El dólar paralelo que habían logrado contener en octubre-noviembre vuelve a trepar a más de $ 5,60 y ya hablan un doble tipo de cambio para frenarlo. Es que la disparada del dólar refleja la desconfianza de la burguesía en las medidas económicas del gobierno y como siempre la burguesía se cubre comprando dólares y fugándolos al exterior por un lado y por otro saben que al aumentar el paralelo objetivamente están logrando una presión para el alza del dólar oficial. A largo plazo no servirán los “corralitos” de la AFIP, ni perseguir a los arbolitos en la calle, porque las grandes transacciones se realizan en los grandes bancos, financieras y empresas que cuentan con la complicidad del gobierno.

Ante este panorama, Cristina terminó reconociendo que cuando creía que estaba blindada, “la crisis del mundo se nos vino encima”. Hoy, pasados 5 meses del 2012 el panorama parece empeorar día a día, el déficit fiscal calculado es de $ 45.000 millones (el doble del 2011), la inflación sigue en espiral ascendente fundamentalmente por las expectativas de alza del dólar y por la especulación de los grandes grupos industriales-comerciales (que hacen que la yerba o el aceite dupliquen su precio de la noche a la mañana, sin ninguna razón económica seria). A lo que se agrega que baja la inversión en bienes de capital, cae la construcción privada y también la obra pública y se prevé caída en las ventas automotrices. La “caja” de YPF no alcanza para revertir la falta de inversión en el sector energético producto de la estafa por años de Repsol en complicidad con los gobiernos incluido el actual. Esto es lo que hace que los más optimistas cálculos de crecimiento hablen de un 3,5% en lugar del 7-8 y hasta 9 de los años anteriores, muchos ya abren el paraguas de una posible recesión. En este panorama de desaceleración o estancamiento el gobierno tiene que hacer frente a los pagos de la Deuda, por eso tendrá que hacer recortes y las más perjudicadas serán las provincias. Por eso recorta los fondos de la coparticipación a las provincias (es lo que está sufriendo hoy Scioli que recibe mucho menos de lo que le corresponde a la Provincia y lo trata de compensar con el impuestazo inmobiliario) y bajarán los ATN, con lo que ya hay más de 10 provincias en rojo y muchas están lanzando bonos para poder pagar sus obligaciones.

Pero la cosa no acabará aquí, como ya dijimos muchas veces desde esta páginas, el gobierno volverá a la carga para intentar descargar la crisis que “ya se le vino encima”, directamente sobre los trabajadores y el pueblo, por eso insta a burócratas sindicales y empresarios para que no pidan ni den aumentos por encima del 18% (cuando la inflación fue del 25%), por eso insistirá con la quita de los subsidios y los tarifazos. A esto tendremos que sumarle las suspensiones, los despidos y los cierres de empresas que todos sabemos que se vienen con la recesión.

Para impedirlo los trabajadores y el pueblo necesitamos medidas de fondo para que esta vez la crisis la paguen los que la generaron.

 

Por un plan económico de emergencia

Por un plan económico de emergencia

Como todos los gobiernos, el de Cristina se prepara para descargar la crisis económica que se instala en el país sobre los hombros de los trabajadores y el pueblo. Intenta poner techo a las paritarias, vuelve a la […]  Más»

 

 

Un comentario en “¿De la desaceleración a la recesión?. Panorama económico

  1. Pingback: Economía. Fundamentos de economía y finanzas (Apuntes) | CELN - ¿Cuál es la noticia...?

¿Qué opinas? Deja un comentario