Categorías
POLÍTICA

El comienzo de clases: no haga de su hijo un estúpido

 

Aumentó 26% la canasta de productos escolares

Sí, por eso no le compre boludeces  a sus hijos. Recuerde que lo más importante para el chico debe ser aprender y sobre todo, por ende , los libros.
Espere a que la maestra se los  solicite,  no gaste en las pelotudeces que los comerciantes quieren vender a toda costa. Piense, lo más importante no es que su hijo tenga la última mochila de moda sino más bien los instrumentos necesarios para estudiar y aprender
Ayer daba lástima como manadas de padres hacían colas en los comercios para compras boludeces varias , mientras las librerias continuaban con su ritmo habitual de todos los días, evidentemente los libros no son tenidos en cuenta como lo más importante por los eñores padres.
 
 
Los mayores incrementos se registran en la indumentaria
  •  Para equipar a los hijos en útiles, ropa y calzado, los padres deben invertir este año $ 328,27
  • Todo ello sin contar los gastos en libros, que comprarán desde mañana
 
 
 
Clarín
RELEVAMIENTO ENTRE 355 EDUCADORES DE TODA LA ARGENTINA

Los maestros esperan que los padres les pongan más límites a sus hijos

Lo aseguró el 88 % de los docentes consultados en una encuesta. También piden que no los dejen ver tanta tele y que no les hagan los deberes.


Georgina Elustondo.

gelustondo@clarin.com

Que a sus hijos les faltan límites. Que no los dejen tantas horas frente al televisor. Que en sus casas falta diálogo. Que no hagan la tarea por sus hijos. Que no desautoricen a los docentes cuando los retan porque hacen algo mal. Que el chico vaya bañado al colegio. Que les enseñen buenos modales. Que no se quejen de que su hijo está sobrecargado de tareas y exámenes… Si no estudia ahora, ¿cuándo?

Esas son las principales recomendaciones de los maestros argentinos a los padres de sus alumnos, según una encuesta de D´Alessio Irol a pedido de la revista "Selecciones". El estudio abarcó a 355 maestros de todo el país: el 88% coincidió en que a los chicos "les faltan más límites en sus casas".

Los maestros recibieron un listado de afirmaciones y se les solicitó que indicaran su grado de conformidad o desacuerdo con ellas. El estudio concluyó en enero y el puñado de frases que los docentes no se atreven a decirles a los padres revela un diagnóstico que se repite en la mayoría de los consultados: desconocimiento de la autoridad por parte de los chicos y una creciente preocupación por la poca exigencia de los padres sobre el comportamiento de sus hijos.

"¡No deje tantas horas a su hijo frente al televisor!" y "en su casa no hay suficiente diálogo. Sólo quince minutos por día marcarían una diferencia", fueron las frases que escuchadas. Pero hubo más: el 83% de los maestros confesó que les diría a los padres que "no le hagan la tarea a su hijo"; y casi 8 de cada 10 les pedirían que no se quejen de que los sobrecargan con tareas.

"La falta de límites se ve muchísimo, y está muy relacionada al cuestionamiento a la autoridad —dice Liliana Morelli, maestra de 4º grado del Colegio Misericordia—. Muchos padres sobreprotegen a los hijos en cuestiones que los ayudarían a madurar y los abandonan en las áreas que necesitan protección. En lo que más deberían cuidarlos los dejan solos y en lo que deberían darle responsabilidad, los malcrían". Morelli también acuerda con el tema de la tarea: "muchos les hacen las cosas con tal de no sentarse 15 minutos a explicarles".

Otra frase aplaudida por el 77% de los docentes fue: "Cuando era chico y hacía algo mal, mis padres me retaban. No criticaban al maestro". Y más del 70% les pediría que les enseñen modales a los chicos y que los hagan bañarse antes de ir al colegio.

"Coincido con la percepción. Es lo que reflejan otros estudios. Pero los docentes, cuando somos mamás y papás, tenemos los mismos problemas. Es algo sociocultural, no es culpa exclusiva de la familia —dice Mariano Narodowsky, doctor en Educación—. El gran desafío para los docentes es hacer una alianza con los padres y compartir responsabilidades. Muchas familias no se van a hacer cargo, pero la escuela debe sustituirla, no puede dejar al chico en riesgo". Otra queja repetida da para pensar: "¿Por qué tengo que hacer reuniones de padres en mi tiempo libre si usted no se molesta en venir?", dijeron 6 de cada 10 maestros.

"Muchos chicos están muy abandonados afectivamente se los nota muy solitos. En las casas en las que se habla poco, no los acompañan a sus actividades, no se comparte. Hay dos aspectos que me sorprenden mucho: que manden a los chicos con fiebre, conjuntivitis, obligando a la escuela a cumplir una función que no le compete; y la alimentación. Menos de la mitad trae la vianda como corresponde. Los chicos comen cualquier porquería y muchos no desayunan y se sienten cansados a media mañana (también porque los padres los dejan mirar tele hasta tarde)", dice Leticia Balsarini, maestra de un colegio de Recoleta.

"Les diría a los padres que el sí sea sí y que el no, sea no. Que no negocien tanto, que no aflojen rápido para sacarse un problema de encima. Y que hablen: si hubiera más diálogo y se explicara por qué sí y por qué no, no habría tantos problemas con los límites", agrega. Las deficiencias del sistema educativo existen. Pero no son las únicas: el hogar tiene, según los maestros, mucho que reflexionar.


Por David Encina

Periodista

Ver perfil en LinkedIn / twitter.com/DavidEncina

Trabajador. Asesoría en comunicación social, comercial y política para el desarrollo de campañas. Análisis de servicios al cliente y al público. Aportes para la gestión de redes sociales con planificación estratégica.

Contacto: mencin@palermo.edu / david.encina@facebook.com / encina_david@yahoo.com.ar/ m.david.encina@gmail.com

Más información ver en David Encina V. - PRENSA.
http://cualeslanoticia.com/prensa/

¿Qué opinas? Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: