Categorías
POLÍTICA

EL DIA DE LA CIUDAD : RADIOGRAFIA DE BUENOS AIRES, A 426 AÑOS DE SU SEGUNDA FUNDACION

Clarín
 
De a poco, el sur porteño busca emparejar la brecha con el norte
La zona ya da señales de recuperación. En el último año la ocupación comercial en el sur es la que más creció. Además, muchas obras públicas y proyectos privados prometen cambiarle la cara.

Nora Sánchez
nsanchez@clarin.com


Un día como hoy, en 1580 Buenos Aires se fundó por segunda vez. Juan de Garay plantó su "Arbol de la Justicia" donde está la Plaza de Mayo, más cerca del sur que del norte. Pero con los siglos, la ciudad se desarrolló desigualmente: el norte creció y el sur quedó relegado. Hoy, 426 años después, hay varios proyectos que pretenden equilibrar las asimetrías.

Dicen que las diferencias empezaron en 1871, con la epidemia de fiebre amarilla que estalló en San Telmo. En seis meses murieron 14.000 personas y los más pudientes huyeron hacia otras zonas. "No es verdad que todos se fueron a Barrio Norte —explica José María Peña, fundador del Museo de la Ciudad—. Muchos fueron cerca de la Iglesia de la Piedad. Y poco después San Telmo siguió desarrollándose".

Cuando la Ciudad se siguió expandiendo, los sectores más favorecidos prefirieron el norte. El sur, con su Riachuelo, era inundable. Además, tenía fábricas que contaminaban las aguas. Esto le quitó atractivo y, a fines del siglo XIX, en sus barrios se radicaban obreros e inmigrantes.

"En el sur también se levantaron áreas hospitalarias, como la que agrupa a los psiquiátricos. Desde la obra pública se lo estigmatizó. Para despegar, hoy necesita que el Estado haga inversiones", sostiene el urbanista Carlos Lebrero, director de la carrera de Gestión Ambiental Metropolitana de Arquitectura de la UBA.

"En 1956 se hizo un gran proyecto para hacer la parte moderna de la ciudad en el sur —recuerda Peña—. Y se sacó una ordenanza que permitía la expropiación y demolición de todo. Nadie iba a hacer arreglos en un lugar condenado. Nos salvó la falta de plata para concretar el plan".

Hoy, en Buenos Aires conviven dos ciudades. La consultora de investigación Equis las refleja en un estudio. Entre el norte y el sur, la tasa de pobreza salta del 7,7% al 30,4%; la de desocupación, del 3,9% al 13%; la de mortalidad infantil, del 6,7% al 12%, y la de necesidades básicas insatisfechas, del 5,6% al 18,1%.

Otros indicadores son más optimistas. Según cifras del CEDEM, la ocupación comercial del sur es la que más creció: si se compara el primer trimestre de este año con igual período de 2005, tiene un 1% más de locales abiertos. La tasa de ocupación del norte es mayor (97,6% contra 92,7%), pero se redujo en un 3,1% en el trimestre comparado.

En el norte hay 391 escuelas públicas para una matrícula de 139.922 alumnos y, en el sur, 357 para 189.144. Pero la cantidad se va a equiparar cuando el Ministerio de Educación porteño complete su plan de obras. En el sur se están levantando 15 escuelas y la construcción de otras 14 está en proceso de contratación.

Desde que la ciudad es autónoma, cada gobierno plantea terminar con las diferencias. En 2000, la Legislatura creó una sociedad del estado, la Corporación Buenos Aires Sur, para desarrollar el sur. Ahora, hay varios proyectos para la zona. Algunos son sólo ideas y otros, una realidad.

-La construcción de la línea H de subtes, que unirá Pompeya y Retiro por debajo de las avenidas Sáenz, Almafuerte, Caseros, Jujuy, Pueyrredón y del Libertador está avanzada. El primer tramo, entre Caseros y Once, se inaugurará en 2008. Y el siguiente, que incluirá la estación Hospitales bajo la avenida Almafuerte y Parque Patricios, en marzo de 2009.

-La mejora de las avenidas 27 de Febrero y Pedro de Mendoza, desde la General Paz hasta la autopista Buenos Aires-La Plata, facilitará el paso de camiones. Ya se habilitó el tramo desde Puente La Noria a Puente Alsina.

-La comuna compró la ex usina de la Italo, en La Boca, por $ 5 millones para convertirla en la Ciudad de la Música. Contará con una sala para música sinfónica con capacidad para 1.600 espectadores y otra de cámara para 500. Las obras empezarían en tres meses.

-En la ex fábrica Suchard, en Villa Soldati, se construyó un hotel de empresas, próximo a inaugurarse. Muy pronto, allí convivirán doce empresas Pymes.

-Antes de fin de año se desarrollará otro Polo Tecnológico Industrial para albergar empresas de informática. La idea es ubicarlo en algún edificio industrial en desuso en Barracas o Pompeya.

-Once laboratorios están construyendo un polo farmacéutico, en avenida Cruz y Escalada, Villa Soldati. Invertirán $ 138 millones. En 18 meses estará lista la infraestructura y, en tres años, las plantas farmacéuticas.

-En el ex Mercado del Pescado, en Barracas, se está levantando un Centro Metropolitano de Diseño. Pero las obras están paradas a la espera de una nueva partida de presupuesto.

-A principios de mes arrancó la construcción de un estadio para 14.000 espectadores en Parque Roca, Villa Soldati. Estará listo en septiembre, para la Copa Davis.

-De la mano de la restauración del Puente Transbordador Nicolás Avellaneda, en La Boca, el Gobierno porteño estudia construir un hostel y un polo de servicios turísticos en un enorme lote de Pedro de Mendoza al 1600.

-También proyecta otro hotel y un centro informativo en el edificio ex Padelai, en San Telmo.

-El sector privado, está invirtiendo en varios desarrollos inmobiliarios en Barracas. Uno es en la ex fábrica Bagley, donde se harán 225 departamentos de lujo. En la ex fábrica Canale (Martín García al 300) se proyecta un centro comercial y de oficinas. Y cerca se está levantando Solares de Montes de Oca, dos torres residenciales de 30 pisos cada una.

Las obras e ideas son muchas. Si se concreta la mitad, cuando cumpla 500 años Buenos Aires estará más cerca de alcanzar el desarrollo justo y equilibrado que anhelan los habitantes del sur.

 

 

 

 

 

 

LA FERIA DE MATADEROS FUNCIONA EN AVENIDA DE LOS CORRALES Y LISANDRO DE LA TORRE

El rincón de las tradiciones gauchescas festeja sus 20 años

Recrea la vida del campo en la Ciudad. Y los domingos es una atracción turística.

Laura Falcoff

lfalcoff@clarin.com


Cada domingo entre los meses de abril y diciembre, y desde hace exactamente 20 años, una inmensa cantidad de visitantes se acerca al porteño barrio de Mataderos y circula por la reducida trama de calles cuyo núcleo es el cruce de Avenida de los Corrales y Lisandro de la Torre. Siempre que no llueva, pueden ocupar su día allí de la manera más activa y placentera: bailar danzas nativas, escuchar conjuntos musicales en vivo, recorrer puestos de artesanías, ver avezados jinetes criollos en corridas de sortijas, comer empanadas, asado, locro, tamales y pastelitos de dulce, presenciar talleres gratuitos de telar, guitarra, charango, cestería y danzas.

¿Hay alguna manera de definir con precisión el indeclinable atractivo de la Feria de Mataderos? Esta cita dominical ofrece un abanico de diversiones que parecen pertenecer a otras épocas, otros tiempos y otras costumbres. Sin embargo, el encanto de la Feria —que depende del Ministerio de Cultura porteño— no es anacrónico: nada de conservadurismo apolillado, sólo el cariño por las mejores tradiciones, las más vitales. Retrocedamos veintiún años, cuando nació impremeditadamente el proyecto de la Feria: Sara Vinocur —que hasta hoy la coordina— estaba en 1985 trabajando en un flamante Programa Cultural en Barrios cuando le encargaron coordinar una mesa redonda de humoristas en Mataderos. Dice: "Confieso que no conocía el barrio. Al venir aquí, veo de pronto pasar un tipo a caballo, una figura fantasmal en medio del asfalto. Lo sigo y desemboco en el Mercado de Hacienda, que entonces no estaba privatizado. Allí descubro el campo en la ciudad: paisanos a caballo, mugidos de vacas, olor a bosta, un almacén de ramos generales, un bolichito para comer asado. Sí, era el campo en la ciudad pero al mismo tiempo no era la Exposición Rural. Juro que en ese momento imaginé la Feria, exactamente como es hoy y como lo fue desde el día en que se inauguró". La Feria de Mataderos abrió el 8 de junio de 1986, no sin que antes Vinocur tuviera que vencer una buena cantidad de resistencias: primero, las de la gente más tradicional del barrio, que veía con malos ojos este emprendimiento de alguien que no vivía en Mataderos, que tenía apellido judío, que era mujer y licenciada en Letras; luego, la resistencia de las agrupaciones más solventes de jinetes de corridas de sortijas, resueltos a excluir a sus colegas más pobres, con peores caballos y aperos más baratos; finalmente, las de quienes querían hacer de la Feria otro San Antonio de Areco, es decir, algo dedicado sólo al universo gauchesco. "Aquí no se cobra entrada —cuenta Vinocur—, las carreras de sortijas y los números artísticos son gratuitos, la gente viene y quiere quedarse. Es un lugar elegido por los turistas, no un lugar al que se los arrastra. Se ha visto paseando por aquí al cantante David Byrne con un tamal en la mano".

El escenario al aire libre se anima a partir del mediodía con música para que la gente baile. Luego de las 2 de la tarde son los números en vivo: toda suerte de conjuntos folclóricos de baile y música, desde los más ignotos o de escasa trayectoria hasta los profesionales ultraconsagrados. No hay cantante, instrumentista o grupo de música folclórica entre los más conocidos y populares que no haya pisado al menos una vez el escenario de Mataderos. El día inaugural actuó Cuchi Leguizamón. La conducción, a lo largo de la jornada entera, está en manos del insustituíble Julio Rodríguez, un santiagueño que conoce íntimamente el pulso de la Feria, que derrocha humor, conocimientos y el típico ingenio socarrón de su provincia para sostener el cambiante paisaje del escenario,—no menos de diez conjuntos se presentan por domingo—, conversar con el público y con los artistas. Rodríguez comenzó su trabajo en la Feria de Mataderos hace ya catorce años: "Como muchos de los que trabajamos en la divulgación folclórica, tuve que alternar con otras ocupaciones u oficios: operario, albañil, pintor, electricista; lo que cuadrara la situación en cada momento. Pero desde hace diez años me ocupo sólo de animar peñas, trabajar en radio y conducir el escenario de la Feria. No llego con ningún guión. La presentación surge de lo que conozco de los artistas, improvisando; y entre número y número entretengo a la concurrencia con cuentos o chascarrillos que vengan a cuento —valga la redundancia— de lo que se va a escuchar".

Las figuras más conocidas como Mercedes Sosa, Soledad Pastorutti, Chango Palavecino, Vitillo Abalos, elevan sin duda el promedio de gente. Pero también hay una "familia" estable de 6.000 visitantes que no faltan nunca actúe quien actúe y pase lo que pase con el clima. En una gran proporción esa "provincianía" encuentra en la Feria un lugar propio.

 

 

El escenario de todos

1986. Llega para actuar Vitillo Abalos, chispeante y haciendo unos pasos de chacarera.

1987.
La Feria otorga por primera vez el primer premio Folklore Argentino. Lo recibe Mercedes Sosa, que canta enferma.

1994. Entronizan a la Virgen Gaucha, inspirada en la Virgen de Luján. La llevan en una carreta antigua tirada por bueyes.

1995. Una nena de 14 años insiste para que la dejen actuar: es Soledad Pastorutti. Un año después gana en Cosquín.

1997. Un personaje desconocido aparece con su camioneta y quiere cantar. Se duda porque no está programado. Y lo aceptan: era el Chaqueño Palavecino, ya conocido en el interior.

2000. Invitan especialmente al pianista Miguel Angel Estrella, que toca en un piano de cola música de Bach, Mozart y Schubert. Ese mismo año convocan al cuartetero Rodrigo.

Por David Encina

Periodista

Ver perfil en LinkedIn / twitter.com/DavidEncina

Trabajador. Asesoría en comunicación social, comercial y política para el desarrollo de campañas. Análisis de servicios al cliente y al público. Aportes para la gestión de redes sociales con planificación estratégica.

Contacto: mencin@palermo.edu / david.encina@facebook.com / encina_david@yahoo.com.ar/ m.david.encina@gmail.com

Más información ver en David Encina V. - PRENSA.
http://cualeslanoticia.com/prensa/

¿Qué opinas? Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: