Categorías
CONOCIMIENTO CULTURA Y COMUNICACIÓN Rel. Internacionales

El nuevo diccionario de americanismos ya tiene 100.000 palabras

Clarín.com
 

LAS ACADEMIAS DE LA LENGUA, INCLUIDA LA ARGENTINA, PREVEN TERMINAR LA OBRA EN 2008

 

Son vocablos que no se usan en España o que allí tienen otros significados. Y en cantidad superan a las 88.431 palabras del Diccionario de la Lengua Española.

Patricio Downes.

pdownes@clarin.com

Un "pico" o un "piquito" son términos casi románticos en la Argentina, pero sonarían como una grosería en Chile y Costa Rica, donde todo el mundo asocia esas palabras con el pene. Lo mismo ocurriría con vocablos como "bicho", "lora", "araña" o "bollo" que, según cada país, remiten al órgano sexual femenino.

Distinguir esas palabras tan inocentes en un país o región, de otras que son tabúes para muchos pueblos, es parte de la tarea iniciada por la Academia Argentina de Letras y sus 19 hermanas americanas. Juntas trabajan para completar el primer Diccionario Académico de Americanismos (DAA), que tendrá 100.000 palabras y casi medio millón de acepciones o significados. Estará listo en dos años, pero su caudal ya supera las 88.431 entradas del Diccionario de la Lengua Española (la edición de 2001 fue la última con el nombre de Diccionario de la Real Academia Española).

"Es que el sexo y el dinero reúnen las palabras con la mayor cantidad de acepciones de nuestra lengua", dijo a Clarín el presidente de la Academia Argentina de Letras, Pedro Luis Barcia.

Los ejemplos son abundantes en el caso del dinero, al que llaman "tululús" en República Dominicana, "lana" en México; "guita", "pasta", "plata" o "toco" en la Argentina. También es notable el parecido en el uso de la palabra "gamba" para el billete argentino de 100 pesos, para la moneda de 100 pesos en Chile y el billete uruguayo de 100 pesos. "Palo" indica el millón de pesos en la Argentina e idéntica cantidad de soles en Perú. Y "luca" equivale a mil pesos argentinos y uruguayos, al nuevo sol peruano y a la moneda de 10 centavos en Bolivia.

La Argentina integra la región lingüística del Río de la Plata, junto a Uruguay y Paraguay. Las demás regiones que participan son las de Chile, la andina (Bolivia, Perú y Ecuador), la caribeña (que suma a Colombia y Venezuela), la centroamericana (incluye a México) y la norteamericana. Todas trabajan en registrar términos que no se usan en España o que tienen un significado diferente al que se les da en la Península.

El primer trabajo de lexicógrafos, académicos y expertos en lengua española es analizar la vigencia de las 26.299 entradas que llevan la marca "americanismo" en el Diccionario de la Lengua Española. Entre ellas hay 2.342 argentinismos. Por ese motivo, Barcia señaló que la Argentina llega con un interesante aporte previo —se ubica después de México, Cuba y Honduras—, con términos como "chimichurri", "autopartista", "choripán" e "imbancable". Se agregan también los 2.600 vocablos ("jagüel", "repulgue" o "remera", entre otros) del Diccionario del Habla de los Argentinos, editado en 2001 por la Academia Argentina de Letras.

La misión de Barcia, junto a un grupo de lexicógrafos, es revisar cada día un listado de palabras que llegan "vivas" a su mesa de trabajo, en algunos casos. Pero, en otros, se trata de términos envejecidos, a punto de morir, o de palabras que hace tiempo han dejado de respirar en el habla cotidiana de argentinos, uruguayos y paraguayos. También chocan con algunas palabras que parecen embalsamadas. Entre ellas, algunas como "paquetería", "pituco", "petitero" o la misma "biyuya", que denomina al dinero.

El director del proyecto para toda América es el titular de la Asociación de Academias de la Lengua, Humberto López Morales, y el respaldo económico proviene de Repsol YPF que financió la impresión de la "planta", una especie de plano arquitectónico del diccionario. A fines de octubre, en Tordesillas, España, durante el VI Congreso Internacional "El español en América", se discutió el mejor sistema para completar la obra.

"Cuando este diccionario se termine, vamos a advertir que no son tantos los vocablos peculiares de cada país, sino que se ha expandido el uso de muchos de ellos, compartidos en muchos ámbitos", explicó Barcia. Como ejemplo, mencionó "bacán", que en otros países también indica a alguien adinerado o de buena posición.

La participación de las 22 academias (las 19 latinoamericanas, la de Estados Unidos, la de Filipinas y la española) indica una "política lingüística panhispánica" de la Real Académica Española, señaló Barcia. Agregó que en este sentido el Diccionario de la Lengua Española es un "giro copernicano, sin autoritarismo, hecho por consulta y por consenso".

 
 

Por David Encina

Periodista

Ver perfil en LinkedIn / twitter.com/DavidEncina

Trabajador. Asesoría en comunicación social, comercial y política para el desarrollo de campañas. Análisis de servicios al cliente y al público. Aportes para la gestión de redes sociales con planificación estratégica.

Contacto: mencin@palermo.edu / david.encina@facebook.com / encina_david@yahoo.com.ar/ m.david.encina@gmail.com

Más información ver en David Encina V. - PRENSA.
http://cualeslanoticia.com/prensa/

Una respuesta a «El nuevo diccionario de americanismos ya tiene 100.000 palabras»

¿Qué opinas? Deja un comentario