Categorías
POLÍTICA

El primer ajuste en autopistas desde que asumió Kirchner

La Nación
 
Aumentan los peajes 15% desde hoy
 
Se aplica en los accesos Norte y Oeste y afecta sólo a autos y motos; para camiones y colectivos la suba rige desde octubre
 

  • En los ramales a Pilar y Campana la tarifa pasa de 1,90 a 2,20 pesos
  • En el Acceso Oeste, de 3 a 3,40 pesos
  • La negociación con el Gobierno demoró 15 meses

Desde hoy, las tarifas de los peajes de los accesos Norte y Oeste a la Capital Federal aumentarán un 15 por ciento en promedio. La medida afectará sólo a los automóviles y motocicletas, ya que el Gobierno dispuso que sólo a partir del 1° de octubre el ajuste alcance a camionetas, camiones y colectivos, como una forma de no sumar presión a los índices de inflación.

La nueva tarifa en el acceso Norte (cuya concesión está a cargo de Autopistas del Sol) es de 2,20 pesos para circular en auto por los ramales Pilar y Campana, tramo que hasta ayer costaba 1,90 pesos. Los usuarios que cuentan con el sistema de telepeaje y que hasta ayer pagaban 1,70 pesos deberán abonar un valor de 1,95 pesos. Para el tramo Debenedetti-General Paz (entre Olivos y la Capital), el peaje costará 1,60 pesos (antes era 1,40) y para el caso del ramal Tigre, trepará hasta los 1,70 pesos (antes, 1,50).

En el acceso Oeste, que opera el Grupo Concesionario del Oeste, el peaje a pagar para el trayecto Liniers-Luján será de 3,40 pesos (hasta ayer era de 3 pesos), y, en consecuencia, será de 1,70 pesos cada una de las estaciones de peaje troncal que presenta esta autopista, que hasta ayer eran de 1,50 pesos cada una.

El ajuste dispuesto forma parte de las renegociaciones establecidas entre el Gobierno y las empresas concesionarias, ambas en manos del grupo español Abertis Infraestructuras.

En el caso de Autopistas del Sol, el consorcio también está integrado por Impregilo (19,82%), Sideco Americana (7%), Dycasa (5,83%) y el Grupo Dragados (5,71 por ciento).

Quince meses

La negociación con las concesionarias de las autopistas demoró quince meses. El ajuste de los peajes ya se había acordado a fines del año pasado mediante sendas cartas de entendimiento firmadas entre la Unidad de Renegociación de Contratos (Uniren) y las empresas.

Estos acuerdos se debatieron en audiencias públicas y luego fueron girados al Congreso, tal como establece la ley. Sin embargo, al no ser tratados en el término de 60 días fueron aprobados por "sanción ficta", un sistema también previsto por la ley de emergencia económica.

Este tipo de aprobación (y no su tratamiento explícito) podría generar presentaciones ante la Justicia; ya el ombudsman nacional, Eduardo Mondino, anticipó que irá a los tribunales para intentar frenar el aumento.

En marzo pasado, el Poder Ejecutivo ratificó los acuerdos mediante los decretos 296 y 298. Las empresas acordaron con el Gobierno que, si sus costos operativos registran una variación superior al 15 por ciento a diciembre del año pasado, podrán pedir una readecuación del valor de los peajes. Además, si sus gastos aumentan más de un 5 por ciento, podrán pedir un ajuste.

Los incumplimientos al contrato que hayan cometido las empresas a partir de enero de 2002 (luego de la pesificación de las tarifas y la salida de la convertibilidad) no serán penados.

El acuerdo firmado también contempla que antes del próximo 30 de junio se concretará la revisión tarifaria integral, que definirá el valor de los peajes y las inversiones necesarias hasta el fin de la concesión. Las empresas renunciaron a exigir un plan económico financiero con una tasa interna de retorno (TIR) calculada en dólares estadounidenses constantes a septiembre de 1993, como figuraba en el contrato original. Ahora, esa tasa se calculará en pesos.

Las concesionarias renunciaron también a la posibilidad de iniciar juicios por incumplimiento de contratos ante tribunales extranjeros.

La General Paz

En julio del año pasado, el grupo español Abertis, socio mayoritario de ambas autopistas, hizo conocer al ministro Julio De Vido un plan para ampliar la avenida General Paz, una obra que demandaría una inversión de 200 millones de dólares. El plan propuesto fue acercado a De Vido durante la última visita de éste a Madrid, y consiste en dotar a la avenida de circunvalación de la ciudad de Buenos Aires de cuatro nuevos carriles a lo largo de los 11 kilómetros que van entre los accesos Norte y Oeste, precisamente donde Abertis explota la concesión por peaje.

Esta inversión no se financiaría mediante el cobro de peajes, sino con el fideicomiso para obras públicas que administra el Banco Nación y por la propia empresa, según la carta de intención que autoridades del grupo constructor le entregaron al ministro de Planificación Federal. Hace dos semanas el plan fue presentado al presidente Néstor Kirchner.

Por David Encina

Periodista

Ver perfil en LinkedIn / twitter.com/DavidEncina

Trabajador. Asesoría en comunicación social, comercial y política para el desarrollo de campañas. Análisis de servicios al cliente y al público. Aportes para la gestión de redes sociales con planificación estratégica.

Contacto: mencin@palermo.edu / david.encina@facebook.com / encina_david@yahoo.com.ar/ m.david.encina@gmail.com

Más información ver en David Encina V. - PRENSA.
http://cualeslanoticia.com/prensa/

¿Qué opinas? Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: