Categorías
POLÍTICA

EMPLEO E INFLACION: BUSCAN EVITAR PRESIONES INFLACIONARIAS

Clarín

El Gobierno intenta que los sueldos no suban más del 20%

En el Ministerio de Trabajo están pensando en una banda de discusión para las paritarias que vaya de 10 a 20%. Los gremios pretenden extenderla a 35% y los empresarios, atarla a los acuerdos de precios.

Alejandra Gallo y Mariano Thieberger.

agallo@clarin.com; mthieberger@clarin.com

Ante el comienzo de una nueva ronda de negociaciones colectivas de trabajo, el Gobierno apuesta a que durante 2006 los aumentos de sueldos se muevan entre un piso del 10 por ciento y un techo que no supere el 20 por ciento para evitar que se dispare la inflación.

La CGT pretende arrancar la discusión en un 15% —para cubrir la inflación de los últimos doce meses— y, en la medida de lo posible, llegar hasta un 35 por ciento —para superar incluso la inflación prevista para este año—.

Para los empresarios, en cambio, las subas salariales deberían estar atadas a la suerte que tengan los acuerdos por el congelamiento de precios. Prefieren que los ajustes no sean generalizados porque, sostienen, no todos los sectores estarían en condiciones de pagar los mismos aumentos.

«Hay sectores, como los exportadores, que tienen posibilidades de dar aumentos sin complicar ni los precios ni sus ecuaciones de costos. Pero para otros, como los servicios, sería más difícil», sostiene Ernesto Kritz, de Sel Consultores.

El laboralista de la UIA, Daniel Funes de Rioja, cree que habrá más presiones salariales en el 2006 y que el resultado «dependerá de la rentabilidad de los sectores y de la firmeza que adopte el Gobierno para encauzar la discusión». En algunas empresas ya habrían denunciado tomas de plantas o interrupciones en el traslado de mercaderías por parte de los gremios para meter presión a la discusión salarial.

Entre enero y noviembre de 2005 (último dato oficial), los sueldos en blanco subieron un promedio del 24%, según el INDEC. Pero hubo paritarias que registraron alzas por arriba del 40%. A fines del mes pasado comenzó la negociación de los lácteos y esta semana se sentará a la mesa el autotransporte de corta distancia. En los próximos días los seguirán los subterráneos, los gremios de la construcción, los camioneros, los metalúrgicos, los bancarios, las bebidas gaseosas, los petroleros y las automotrices.

Por eso, en algunos sectores privados consideran que marzo será el «mes D», es decir el período que definirá el tenor que tendrán las discusiones salariales frente al congelamiento de los precios y a la proliferación de los reclamos en distintos gremios.

Sucede que muchos de los acuerdos de precios firmados hasta ahora por el Gobierno —por ejemplo con los supermercados y las alimenticias— tendrán una revisión bimensual, por lo que los que se cerraron en enero volverán a discutirse en marzo.

De hecho, en los anexos de los acuerdos algunas compañías incluyeron su preocupación de no poder continuar con las mismas rebajas de precios en caso de que haya retoques salariales.

El asesor legal de la CTA, Horacio Meguira, considera que «los acuerdos de precios serán una clara restricción para la negociación colectiva. Seguramente, el Ministerio de Trabajo va a intervenir para fijar un límite en los aumentos salariales».

En el Gobierno dicen que no miran a marzo como un punto de inflexión y que se preparan para negociaciones que atravesarán todo el 2006. «Hay sectores empresarios que pueden subir los sueldos sin tocar los precios,» repiten.

Las fuentes del Ministerio de Trabajo señalan que «vamos a tratar de que la negociación colectiva sea racional y civilizada. Está claro que una mejora de los salarios del 40 por ciento podría complicar todo». Y agregan: «Algo racional sería cubrir la inflación más algún puntito más de lo atrasado. Todos deberíamos hacer un esfuerzo por quebrar la expectativa inflacionaria».

Lo que parece quedar claro es que mientras las discusiones que se dieron en 2005 para mejorar los salarios estuvieron atadas a la rentabilidad de las empresas, este año cualquier negociación tendrá como contrapartida la pulseada por los precios.

EMPLEO E INFLACION: DIFERENCIAS CON LAS ESTADISTICAS DE ENERO 2005

Los alimentos suben más que un año atrás

Ismael Bermúdez.

ibermudez@clarin.com

El 1,3% de inflación de enero resultó más bajo que el 1,5% de igual mes de 2005. Pero entre los precios de los alimentos básicos las cifras son inversas: el mes pasado subieron el 1% cuando en enero de 2005 aumentaron apenas el 0,3%. Así, los productos que consumen en mayor proporción a sus ingresos los sectores de menores recursos tuvieron un incremento de sus precios que más que triplica el de un año atrás.

Al mismo tiempo mientras la inflación promedio de los últimos 12 meses se redujo del 12,3 al 12,1 por ciento, los precios de los alimentos básicos se aceleraron: subieron del 15 al 15,8 ciento.

Los datos del INDEC marcan que el mes pasado el arroz aumentó el 3,4 ciento, la papa el 9,1% y las frutas el 5,9%, cuando en enero de 2005 esos productos tuvieron bajas del 1,2, 1,8% y 0,8%. Con las carnes no hubo mayores cambios porque tanto en enero de 2006 como de 2005 tuvieron un leve retroceso del 0,5 por ciento. Los productos de panificación, cereales y pastas subieron el 0,5% cuando en enero de 2005 aumentaron apenas el 0,1%.

Algo similar pasó con azúcar, miel, dulces y cacao: subieron el 0,4% contra el 0,2% de enero de 2005. Las excepciones fueron los lácteos y huevos que ahora bajaron el 0,3% y en enero de 2005 habían subido el 0,8% y grasas y aceites que no modificaron sus precios y un año atrás habían subido el 0,7%.

Una parte de las variaciones de esos precios puede deberse a factores climáticos que ayudan o entorpecen el ingreso de frutas, verduras o carnes en los centros urbanos. Pero otra parte son alimentos elaborados. Y por eso todo el rubro alimentos y bebidas tuvo el mes pasado, a pesar de los acuerdos de precios con supermercados y varias cadenas de producción, un alza del 0,9% cuando en enero de 2005 había sido del 0,7%. Y en los últimos 12 meses acumula un 15,9% cuando la inflación promedio se ubica en el 12,1%. Así, los precios de alimentos —que en promedio aumentaron más del 100% desde la devaluación, liderados por los aceites, las carnes, las frutas y los lácteos— siguen empujando la inflación, mientras que otros que estaban rezagados empezaron a recuperar terreno. Un ejemplo son los alquileres de vivienda, otro rubro que pesa más sobre los que menos ganan: el mes pasado subieron el 2% y enero de 2005 habían subido apenas el 0,3%. Y en los últimos 12 meses acumulan casi un 20%.

Por David Encina

Periodista

Ver perfil en LinkedIn / twitter.com/DavidEncina

Trabajador. Asesoría en comunicación social, comercial y política para el desarrollo de campañas. Análisis de servicios al cliente y al público. Aportes para la gestión de redes sociales con planificación estratégica.

Contacto: mencin@palermo.edu / david.encina@facebook.com / encina_david@yahoo.com.ar/ m.david.encina@gmail.com

Más información ver en David Encina V. - PRENSA.
http://cualeslanoticia.com/prensa/

¿Qué opinas? Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: