Categorías
POLÍTICA

ENCUENTRO DE PRESIDENTES: LAS CONSECUENCIAS DEL CIAGATE

Clarín.com

El «CIAgate» que explotó esta semana en Washington, puso un signo de interrogación en el futuro de la presidencia de George W. Bush y aumento aún más las dudas sobre su credibilidad y la falta de transparencia de su gobierno. En estas condiciones, ¿cuál será su papel en la Cumbre de Mar del Plata, donde, entre otras cosas, se discutirán los problemas de gobernabilidad y seguridad jurídica? ¿Cuál puede ser el impacto sobre la reunión que mantendrá con Kirchner?

Bush asumió la presidencia de EE.UU. prometiendo terminar con la falta de ética que, según él, había caracterizado la presidencia de su predecesor, Bill Clinton. Sin embargo, el procesamiento de Lewis «Scooter» Libby, el jefe de despacho del vicepresidente Dick Cheney, y uno de los mentores de la guerra de Irak, ha puesto sobre el tapete los problemas éticos de su gobierno. Todo indica que durante el juicio de Libby podría quedar expuesta la manera en que se manipuló la información sobre la presencia de armas de destrucción masiva en Irak para justificar su invasión, una sospecha que ha alimentado la ola de antiamericanismo que se observa actualmente en la región.

«La aprobación de EE.UU. en América latina se ha debilitado en todos los sondeos en los últimos años en parte por la guerra en Irak», reconoció a esta corresponsal el ex número dos del Departamento de Estado para América latina, Peter Deshazo.

En la Casa Blanca dicen que pese a la crisis política, la agenda de Bush se desarrollará como si nada hubiera pasado. Pero, ¿será así? Si uno de los objetivos de su asistencia a la Cumbre era revertir el antiamericanismo y su imagen de falta interés en la región, eso ahora será difícil de lograr.

Bush es el único que llega con problemas internos a Mar del Plata. También enfrenta desafíos políticos el brasileño Lula Da Silva. En cambio, la coyuntura hace que Kirchner tenga un margen de maniobra mayor, del que tal vez no hubiera gozado sin un triunfo electoral. Esto no sólo le servirá en las reuniones multilaterales sino también en el encuentro con Bush.

Claramente, ni el presidente George Bush ni el presidente de Brasil estarán en condiciones de desempeñar un papel realmente muy protagónico. A juzgar por las declaraciones de Thomas Shannon a este diario, EE.UU. tampoco quiere ejercer un rol hegemónico.

«Es feo decirlo pero un Bush debilitado no sólo le viene bien a la Argentina sino que a toda la región», dijo a Clarín un diplomático argentino. Otro diplomático, pero latinoamericano, aseguró que a Bush también le viene muy bien la cumbre para escaparse de Washington y para mostrarse que no está aislado en su propia región en una foto que sin duda dará la vuelta al mundo.

Por David Encina

Periodista

Ver perfil en LinkedIn / twitter.com/DavidEncina

Trabajador. Asesoría en comunicación social, comercial y política para el desarrollo de campañas. Análisis de servicios al cliente y al público. Aportes para la gestión de redes sociales con planificación estratégica.

Contacto: mencin@palermo.edu / david.encina@facebook.com / encina_david@yahoo.com.ar/ m.david.encina@gmail.com

Más información ver en David Encina V. - PRENSA.
http://cualeslanoticia.com/prensa/

¿Qué opinas? Deja un comentario