Estados Unidos. Informe Octubre 2013.

Siria y el resto del mundo.

Hace unas semanas el presidente de Estados Unidos, Barack Obama,  hizo una cruzada internacional para intervenir Siria y luego tuvo que cambiar de opinión para terminar firmando un pacto con Rusia que favorece al dictador sirio Bashar al Assad.

Por otro lado, Obama no se presentó en la cumbre de los países de la Cuenca del Pacífico donde Estados Unidos disputa con China la hegemonía de la zona económica más grande del mundo.

También se descubrieron las escuchas mundiales que este país hacía. La NSA realizaba el espionaje de mails  y de llamadas telefónicas de estadounidenses y de personas de todo el mundo. En Brasil, Dilma anunció un sistema de mails propio para evitar el espionaje de EE.UU.

 

Parálisis. Cierre del Gobierno Federal. 

800 mil trabajadores públicos están afectados, pasaron a licencia sin goce de sueldo. Un millón más siguen trabajando, porque cumplen funciones «esenciales» pero sin cobrar. Algunos de los programas claves del gobierno que están parados son: la seguridad fronteriza, la educación preescolar, las catástrofes naturales, el Instituto Nacional de Salud, museos,

La paralización le cuesta a la economía US$300 millones diarios, según la consultora IHSEl 70 por ciento en contra.

 

Presupuesto.

Gran déficit fiscal.

Los republicanos pretenden extorsionar al gobierno demócrata, exigiendo el desfinanciamiento de la nueva ley de salud ó la postergación de su aplicación por un año, a cambio de aprobar el presupuesto en la Cámara Baja, donde tienen mayoría. El mayor temor entre los economistas y empresarios es otro sobresalto por el techo de la deuda o, peor, un default. La táctica republicana no es nueva, a mediados de 2011 el gobierno de B. Obama necesitaba una ley que incrementara el techo de la deuda federal para que el estado no entrara en default. En aquella ocasión Obama ofreció un «gran acuerdo» que triplicaba los recortes ajustando los presupuestos de la Seguridad Social (jubilaciones) y Medicare (obra social de jubilados). Increíblemente los republicanos rechazaron la oferta por «insuficiente» y Obama terminó aceptando aún más ajustes.

Republicanos y demócratas coincidieron en esa oportunidad en ajustar los programas sociales y en mantener colosal presupuesto militar. Una encuesta de CNN revela que 7 de cada 10 estadounidenses consideran que los republicanos están actuando como «niños caprichosos».

¿Los republicanos han dejado de ser el partido de las empresas?  Si se tiene en cuenta los números, todavía no. La Cámara de Comercio de USA gastó en las elecciones federales de 2012 U$S 35.657.029 en apoyo a los republicanos y U$S 305.044 en los demócratas, según  el Center for Responsive Politics. Todo este dinero condiciona a ambos partidos.

El 17 de octubre el Congreso tiene que aprobar un nuevo incremento en el techo de la deuda federal ó el gobierno entrará en default por primera vez en su historia, con graves consecuencias para el sistema financiero mundial. La deuda de Estados Unidos asciende al 120% de su PBI – Producto Bruto Interno, solo superada por las de Grecia, Italia y Japón y pese a la leve «recuperación» de los últimos años, no logran controlar el déficit.

Si EEUU, que es el país más endeudado, no paga a China, a Alemania… y al resto del mundo,  se para la economía mundial. Es un capítulo más de la crisis política que vive tanto la clase dominante de los EEUU como del capitalismo mundial a partir de la crisis del 2007, señala el dirigente político socialista Pedro Fuentes. Inédito en la historia de EEUU, se empiezan a mostrar las fisuras que se han abierto en la burguesía imperialista.

 

Reforma Sanitaria.

Se dice que 45 millones de estadounidenses pobres se incluirían a los planes de salud. Según un análisis del Urban Institute serían 28 millones los que obtendrían seguro de salud con la nueva ley.

Se trataría de una ayuda financiera a un sector de la población desamparada (alrededor de 40 millones) para que pueda acceder a un plan mínimo de salud de los grandes prestadores privados. Con la Ley de Salud Accesible (ACA) se cambiaría la relación entre los trabajadores y el Estado. Y se atenta contra la idea de «estado mínimo» defendido por la mayoría de la clase política conservadora.

Por izquierda, señalan de igual modo que la ley es limitada y que republicanos y democratas acordarán seguir defendiendo un sistema de salud regido por los intereses de la industria farmacéutica y las aseguradoras privadas.

Seis de cada 10 estadounidenses no aprueba que se desfinancie al Estado para frenar la ley.

Según el censo de 2010, 49,9 millones de estadounidenses (16,3%) no tiene cobertura médica de ningún tipo. El 62% de las declaraciones de bancarrota individuales citan altos costos de servicios de salud en las razones de la bancarrota. 25% de todos los jubilados están en bancarrota y el 43% hipotecan ó venden su casa por los costos medicinales. Dos tercios de la población estadounidense requieren un sistema de salud único y estatal. Y esto, fue parte de la promesas electorales de Obama.

El ACA contiene un par de cambios progresivos, como la ampliación del Medicaid (prestador estatal para algunos sectores de bajos recursos), y algunas regulaciones como prohibir que las aseguradoras rechacen gente por «problemas de salud pre-existentes». Pero en esencia mantiene y profundiza el carácter privado del sistema de salud con medidas regresivas, como el «mandato individual» que obliga a comprar un seguro privado.

Se estaría creando un «mercado de seguros» donde algunos serían más económicos al reducir la elección de médicos y centros de salud; aumentar los premium (cantidad de dinero anual que el paciente paga antes de que la aseguradora empiece a cubrirlo) y co-pagos (porcentaje de cada servicio que el paciente debe abonar). Para las empresas de salud significa millones de clientes nuevos.

 

¿Qué opinas? Deja un comentario