FESTIVAL DE JESUS MARIA

Clarín
LEON GIECO ERA EL NUMERO PRINCIPAL DE LA NOCHE

Se suspendió por mal tiempo la jornada en el Festival de Jesús María

El clima le jugó una mala pasada al Festival de Jesús María: las intensas lluvias que se registran desde esta mañana obligaron a suspender la séptima jornada, que debía cumplirse esta noche. Por ese motivo, León Gieco -quien debía cerrar hoy la programación- se presentará el lunes.

La suspensión de la jornada, algo inédito en la historia del Festival, fue confirmada pasadas las 17.45 por el titular de la Comisión Organizadora, Esteban Martos. Las pésimas condiciones meteorológicas -llueve desde las 11- y un pronóstico que amenaza con más precipitaciones obligaron a tomar la decisión.

Martos justificó la medida al afirmar que el mal tiempo no sólo afecta a Jesús María sino a toda la región, lo que tornaría peligroso el traslado del público al Anfiteatro José Hernández.

La decisión obligó a reprogramar para el lunes el show de León Gieco, quien debía cerrar la jornada de hoy. En esa noche extra -el Festival termina oficialmente el domingo- se presentarán, tal como estaba planeado, Vicentico y Flavio, dos ex Fabulosos Cadillacs.

De acuerdo a lo informado, a los restantes artistas que tenían previsto actuar en la noche de hoy se les ofreció realizar su presentación en las jornadas que restan del Festival.

El público que adquirió entradas generales para hoy, por su parte, podrá utilizarlas en cualquiera de las noches que faltan, incluso el lunes. Quienes compraron plateas anticipadas, en cambio, sólo podrán utilizarlas el 16.

Dónde todavía mandan las incógnitas es en el campeonato de Jineteada. Si bien los delegados de cada provincia no tomaron una decisión, se optaría por suspender definitivamente la ronda, por lo que sólo quedarían dos fechas para terminar el torneo.

La programación musical de mañana, en tanto, no mostrará variantes: se presentarán Estela Raval y los 5 Latinos, Los Patricios y Hugo Giménez Agüero, entre otros artistas.

Clarín 11/01  
El furor del Chaqueño Palavecino

Montado en un caballo negro, el cantante hizo su entrada triunfal en el Anfiteatro cordobés, ante 25 mil personas.

Marta Platía. CORDOBA CORRESPONSAL
Amor salvaje. Eso, y no otra cosa, es lo que se respira cuando se está en medio de 25 mil personas que rugen con premeditación y alevosía cuando el Chaqueño Palavecino, la nueva bestia festivalera desde hace algunos años, entra al Anfiteatro de Jesús María montado en un caballo negro y con unas espuelas de plata.

Amor salvaje, y nada más que eso, para el heredero que nos legó El Otro: el monstruo-decano Horacio Guarany. En la noche del martes, el Chaqueño le marcó un antes y un después a la edición 2006 de Jesús María.

"Lo que pasa es que El Chaqueño es el Gardel del folclore", intenta explicar Carlos Jiménez, de 52 años, remisero y homónimo de La Mona, el cordobés más famoso. Un ama de casa rebosante de hormonas que parecen haber entrado en erupción sólo por esa noche, lo interrumpe y apunta directa a "esa estampa de macho argentino y protector". Todas lo quieren como marido o amante. Y todos ellos quieren ser como él.

Es por eso que hicieron cola durante todo el día para entrar a verlo a 15 pesos por cabeza. Y por eso es que están ahí: para que el Chaqueño les cante durante dos horas desenfrenadas. Como si manejara su antiguo colectivo a toda velocidad, con todos ellos como pasajeros.

Palavecino es consciente de lo que genera. Con sus fieles en procesión y desplegando banderas argentinas, llega al escenario saludando como si fuera Perón: la sonrisa ancha, el brazo en alto, y la manito aquélla, la de compañeros. Nada que explicar. Todo para entregar. Todo para recibir.

Dos horas de recital a puro galope. "Soy nacido en cualquier villa,/ me llaman Juan de la calle,/ arriero por la mañana,/ y lustrabotas de tarde", canta el Chaqueño, y entonces la ceremonia se enciende.

Sobre el escenario, la estampa de siempre: el gaucho de negro, impecable, con su pañuelo blanco al cuello, y su poncho salteño al hombro. Carismático. Fuerte y tierno al cantar. Y sólido como una piedra.

El hombre que arrasó Jesús María parece ahora muy lejos del 26 de noviembre: cuando un "susto cardíaco" lo mantuvo internado por varios días en Río Cuarto. Se lo ve muy lejos de ese mal (el de Chagas) que, como él, padecen millones de personas en el centro y norte argentinos.

A los temas de su nuevo disco, Palavecino sumó sus éxitos de siempre: Puerto Libre, La Yapa y A don Amancio; y se le animó a una versión de Valderrama, del Cuchi Leguizamón, a quien nombró emocionado.

En las noches anteriores, sólo la apertura a cargo de Peteco Carabajal, que enamoró a su audiencia, y el payaso Piñón Fijo —con su encanto sobre los chicos y su talento para hacerlos pensar mientras los entretiene—, se destacaron en el festival que este año tiene un cierre diferente, el lunes 16: Vicentico y Flavio Cianciarullo, los dos ex Cadillacs.

¿Qué opinas? Deja un comentario