Categorías
Rel. Internacionales

Francia: lanzan un ultimátum al gobierno

La Nación
 
El gobierno de Chirac, en problemas: amenazan con nuevas protestas y huelgas

Los sindicatos y las organizaciones estudiantiles pusieron el 17 de este mes como fecha límite para retirar la polémica ley
 
 
 

PARIS.- Un día después de la huelga general que paralizó a Francia, los sindicatos y las organizaciones estudiantiles subieron la apuesta y lanzaron ayer un ultimátum al cada vez más debilitado gobierno francés: exigieron que la polémica ley de flexibilización laboral juvenil sea revocada antes del 17 del actual.

Seguras de su poder de presión, las organizaciones sociales endurecieron el tono el mismo día en que comienzan las negociaciones con el gobierno. En una declaración común, las 12 principales entidades que agrupan a empleados y estudiantes prometieron que si la ley no es derogada antes de esa fecha lanzarán una nueva ola de manifestaciones, paros y protestas.

"El objetivo de las organizaciones sindicales y estudiantiles no es negociar puntos del Contrato de Primer Empleo (CPE), sino obtener su abrogación", subraya este texto, que consiguió también el visto bueno del Partido Socialista, la principal fuerza de oposición.

En caso contrario, se dijeron dispuestos a organizar nuevas movilizaciones "sin descartar ningún tipo de acción". Al respecto, el presidente de la Unión Nacional de Estudiantes de Francia (UNEF), Bruno Julliard, instó a "intensificar la protesta" en las universidades y seguir adelante con las huelgas.

Según la policía, 3682 personas fueron detenidas en el último mes en Francia durante las manifestaciones contra el CPE, en las que más de 500 policías y gendarmes resultaron también heridos en enfrentamientos con agitadores violentos.

Ayer, sindicatos y organizaciones estudiantiles comenzaron a reunirse con los representantes del UMP (partido conservador en el poder), pero no para negociar, sino para dejar en claro sus exigencias.

En palabras del secretario general del sindicato CFDT, François Chereque, los representantes del gobierno se limitaron a "escuchar" y las discusiones continuarán hoy.

Por su parte, el presidente Jacques Chirac pidió a los sindicatos y responsables gubernamentales que van a renegociar la ley que muestren un espíritu "constructivo".

"Cada uno debe asumir su parte de responsabilidad para que las discusiones sean constructivas", recordó Chirac, que instó a los estudiantes a volver a las aulas y terminar su año escolar.

En tanto, el primer ministro Dominique de Villepin, con la popularidad más baja (24%) de su gestión, dijo: "Como jefe de gobierno sacaré todas las conclusiones necesarias en los próximos días de los debates".

Algunos analistas franceses estimaron que esa declaración representa un aviso implícito de una eventual dimisión. Un reciente sondeo muestra que un 45% de los franceses desea la renuncia de Villepin a su cargo, frente a un 49% que prefiere que siga en su puesto.

Tras dos meses de manifestaciones multitudinarias y de repetidas huelgas, Chirac declaró el viernes pasado que estaba dispuesto a negociar los puntos más polémicos del CPE, que estipula que los empleadores pueden despedir a los menores de 26 años sin justificación durante los dos primeros años de contrato.

En concreto, el dirigente se refería a la duración del período de prueba, que pasaría de dos años a uno, y a la necesidad de que se explique al trabajador por qué es despedido, llegado el caso.

Por ahora, el CPE fue promulgado, pero su aplicación se encuentra suspendida.

Impulsado por Villepin, este contrato laboral era una de las medidas elaboradas por el gobierno para hacer frente al desempleo juvenil, que roza el 25% en este país.

Sin embargo, su aprobación ha terminado con el prestigio del premier y ha provocado una crisis política inesperada cuando falta exactamente un año para las elecciones presidenciales en este país.

"No seremos nosotros los que renunciaremos. La abrogación del CPE no es algo negociable", prevenía el jueves Bernard Thibault, líder de la CGT, principal sindicato francés.

En este contexto difícil, Villepin -delfín de Chirac- fue apartado discretamente de las negociaciones y sus adversarios consideran que esta crisis podría poner fin a sus aspiraciones presidenciales.

Por David Encina

Periodista

Ver perfil en LinkedIn / twitter.com/DavidEncina

Trabajador. Asesoría en comunicación social, comercial y política para el desarrollo de campañas. Análisis de servicios al cliente y al público. Aportes para la gestión de redes sociales con planificación estratégica.

Contacto: mencin@palermo.edu / david.encina@facebook.com / encina_david@yahoo.com.ar/ m.david.encina@gmail.com

Más información ver en David Encina V. - PRENSA.
http://cualeslanoticia.com/prensa/

¿Qué opinas? Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: