Categorías
Salud y bienestar

Hallan una proteína clave para el desarrollo de ciertas leucemias

La Nación
Aporte de un investigador argentino residente en EE.UU.

El trabajo se publica en la edición de hoy de la revista científica Cancer Cell
 
 

Un equipo científico liderado por un bioquímico argentino descubrió cómo hacen las células malignas de ciertos tipos de leucemia para salir indemnes de los tratamientos que se emplean para erradicarlas. El hallazgo no sólo abre la puerta al desarrollo de tratamientos más efectivos, sino que además plantea posibles terapias para acelerar la recuperación de quienes se someten a quimioterapia, radioterapia o a un trasplante de médula.

Lo que el doctor Daniel Lacorazza ha descubierto, junto con sus colegas del Baylor College of Medicine de Houston, Estados Unidos, es el "gatillo" que hace que las células madre sanguíneas entren en reposo, a la espera de que el organismo reclame la producción de glóbulos rojos, blancos o plaquetas. Este es el mecanismo que se pone en funcionamiento luego de una agresión al sistema inmunológico, como la que supone una quimioterapia.

"Conociendo cuáles son los genes que están involucrados en el proceso de recuperación sanguínea luego de la quimioterapia o un trasplante de médula ósea en el futuro será posible diseñar terapias que reduzcan el período de depresión inmunitaria [en el que los pacientes tienen un mayor riesgo de sufrir infecciones]", dijo a LA NACION el doctor Lacorazza, en comunicación telefónica desde su oficina en el Hospital de Niños de Houston.

"Al mismo tiempo -agregó-, estamos investigando cómo las células tumorales usan este mecanismo para evadir los efectos de la quimioterapia, que actúa sólo sobre las células en división y aumenta las probabilidades de relapso [reaparición de la enfermedad], lo que sugiere que la terapia convencional debería ser acompañada con drogas que aumentaran la expresión de ELF4 sin afectar a la médula ósea."

ELF4 es, justamente, la proteína cuya presencia decide si la células madre de la sangre deben entrar o salir de esa suerte de estado de animación suspendida. La descripción de ELF4 que publica hoy la revista Cancer Cell abre numerosos caminos para la investigación y el desarrollo de futuros tratamientos para las enfermedades malignas de la sangre.

Un interruptor celular

"Los procesos celulares están regulados por la expresión de distintos genes, y estos a su vez están controlados por factores de transcripción, que son proteínas que actúan prendiendo o apagando la expresión de genes", explicó el doctor Lacorazza, bioquímico de 41 años, nacido en Gualeguay, que desde 1992 trabaja en los Estados Unidos.

El ELF es eso: un factor de transcripción que prende o apaga los genes que deciden si las células madre de la sangre permanecerán en reposo o, por el contrario, si comenzarán a dividirse y diferenciarse en glóbulos blancos, rojos y plaquetas.

Los estudios previos habían mostrado que los pacientes con leucemia mieloide aguda presentaban niveles reducidos de ELF4. En el estudio que publica Cancer Cell, Lacorazza describe el resultado de experimentos en ratones que demuestran que la ausencia de esa proteína da lugar a la acumulación de células madre en la médula ósea, al disminuir su capacidad de diferenciarse en los distintos componentes de la sangre.

Para Lacorazza, las células madre leucémicas, que son las que producen las células malignas características de esta enfermedad, aprovecharían ese mismo recurso: "Cuando el ELF4 no está presente, las células madre no se dividen tanto, lo que les permite escapar del efecto quimioterapéutico que está diseñado para eliminar células en activa división", explicó el investigador.

Esto explica por qué, años después de una quimioterapia o de una radioterapia, las células madre leucémicas pueden despertar y reanudar su producción de células sanguíneas malignas y provocar las recaídas tan frecuentes en algunos tipos de leucemia.

"En estos pacientes, inducir niveles bajos de ELF4 podría ser de utilidad para evitar las recaídas -comentó Lacorazza-. Actualmente estamos estudiando si el uso de drogas que modulan la expresión de ELF4 pueden usarse en forma conjunta con la quimioterapia convencional."

Por Sebastián A. Ríos
De la Redacción de LA NACION

 
 
 
 
 
 
 
 

Por David Encina

Periodista

Ver perfil en LinkedIn / twitter.com/DavidEncina

Trabajador. Asesoría en comunicación social, comercial y política para el desarrollo de campañas. Análisis de servicios al cliente y al público. Aportes para la gestión de redes sociales con planificación estratégica.

Contacto: mencin@palermo.edu / david.encina@facebook.com / encina_david@yahoo.com.ar/ m.david.encina@gmail.com

Más información ver en David Encina V. - PRENSA.
http://cualeslanoticia.com/prensa/

¿Qué opinas? Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: