Jujuy: Se realizó la inspección ocular en el Triángulo, donde hoy casi un año después se levantan las casas de los ledesmenses.

Comunicado de la Corriente Clasista Combativa.

El martes 29 de mayo, se realizó por la mañana una inspección ocular en la zona de “El Triangulo” de Libertador General San Martín, en el marco de la causa judicial por los asesinatos de Alejandro Farfán, Ariel Farfán, Félix Reyes y Juan Velazquez, durante el desalojo del predio en julio del 2011.

Esta inspección ordenada por la Jueza Carolina Pérez Rojas, fue solicitada desde el año pasado por algunas querellas. Desde la CCC, se convocó por los medios de comunicación a vecinos, protagonistas y familiares de las víctimas, a fin de que pudieran aportar testimonios, señalamientos geográficos, etc.

Nuevamente Kike Mosquera de la CCC reiteró su testimonio (ya declaró dos veces en el expediente) dando cuenta de dónde cayeron asesinados con balas de plomo tres de los cuatro muertos, y donde se encontraba el pelotón de las fuerzas de seguridad desde donde provinieron las balas de plomo.

Estuvieron presentes víctimas directas, como Vidaurre y Méndez (baleados con balas de plomo por la policía, como ellos declararon en el expediente y al diario Clarín), los padres de Feliz Reyes y Ariel Farfán, y protagonistas de la lucha por la tierra coronada con la expropiación a Ledesma de varias hectáreas de tierra.

 

Llamativa actuación del fiscal Parentis.

Llamó la atención la actitud del fiscal Parentis, que a pesar de estar en la causa desde diciembre de 2011 (cuando cambió el código de procedimiento penal en la ciudad de San Pedro) no ha imputado ningún delito –al igual que su antecesor Cattan-; ni siquiera desobediencia judicial contra los funcionarios que habiendo recibido a las 9:30 horas de ese día la orden de suspender el desalojo, continuaron con el mismo, como se prueba con innumerables testimonios y actas judiciales, cayendo asesinados tres jóvenes luego de ello, a las 12:30 hs.

“Es el delito menos importante”, dijo en la inspección el fiscal. Sin embargo, es el delito a imputar “de taquito”. “Todavía no me corrió vista la jueza”, señaló también. Como si no tuviera acceso al expediente, en todas las audiencias en las que él es parte. “Son muchos cuerpos de expediente”. Lo cierto es que el fiscal fue prácticamente compelido a bajar del auto en el que se había sentado abstrayéndose de la inspección ocular. “Para qué hacemos el recorrido si esto es lo único importante”, dijo cuando la recorrida con los funcionarios y querellantes llegó al sitio exacto donde cayeron muertos tres de los cuatro jóvenes. Sin embargo, justo en el punto “importante”, él se encerró en su auto.

La impunidad de los crímenes empieza por la no acusación del fiscal. Es la impunidad que palpamos desde el 28 de julio de 2011. La que sigue. La que se preanuncia en cada acto procesal. Las muertes están escritas, profundamente sentidas por las familias, compañeros, amigos, por el pueblo. Los asesinos están libres, aunque las pruebas del expediente los señalen, porque la impunidad es un ACUERDO POLITICO desde las más altas esferas.

¿Qué opinas? Deja un comentario