Categorías
POLÍTICA

Kirchner recibe a Fradkov

La Nación
 
El primer ministro ruso llega en medio de un roce bilateral
 
 
 

Tras dos intentos fallidos, el primer ministro ruso, Mijail Efimovich Fradkov, llegará hoy a la Argentina. No bien baje del avión oficial que lo trae desde Brasil, una escolta policial lo guiará hasta la Casa Rosada: su primera cita será con el presidente Néstor Kirchner.

El hecho es un gesto político que ninguna de las partes pasará por alto en medio de las turbulencias que sacudieron la relación bilateral en los últimos tiempos. Sobre todo, días después de la dura queja de la cancillería rusa por el confuso episodio en el que un consejero de la embajada de ese país en la Argentina terminó hospitalizado a raíz de los golpes que recibió por parte de policías, que lo acusan de haber circulado ebrio y a alta velocidad.

Es cierto que el primer ministro y la numerosa delegación que lo acompaña vienen de una visita a Brasil que duplica holgadamente el tiempo que dedicará a la Argentina -estará aquí hasta pasado mañana por la mañana-, que es su segunda visita a ese país, que el presidente Vladimir Putin estuvo en Brasilia en 2004 y que Lula da Silva fue a Rusia.

Pero mientras el intercambio económico entre Brasil y Rusia supera los 3000 millones de dólares, el comercio con la Argentina fue el año pasado de 860 millones, buena parte de lo que se recaudaba con la exportación de carne local, ahora suspendida por orden del Gobierno.

"Con Brasil hay un diálogo más desarrollado. Esperamos que la relación con la Argentina alcance ese nivel con la visita del primer ministro", admitieron en la embajada rusa. Las fuentes consultadas por LA NACION se esforzaron por transmitir una idea: "La agenda con la Argentina es positiva. Queremos discutir proyectos de cooperación en temas que nos interesan mutuamente. Es cierto que hubo algunos episodios, pero son sólo eso, episodios".

En realidad, esa respuesta diplomática parece insuficiente para ocultar la sucesión de tragos amargos que incluyen desde decisiones políticas de fondo hasta episodios protocolares y policiales.

Podrían citarse el hecho de que la representación diplomática argentina en Moscú está sin embajador desde septiembre de 2004; que el diplomático Hernán Massini Ezcurra -propuesto para el cargo- recibió inmediato plácet ruso, pero aún no tiene firmada la designación presidencial, y que Kirchner haya dejado a Putin esperándolo durante dos horas en el aeropuerto de Moscú cuando el presidente ruso lo iba a recibir durante una escala hacia China.

Por David Encina

Periodista

Ver perfil en LinkedIn / twitter.com/DavidEncina

Trabajador. Asesoría en comunicación social, comercial y política para el desarrollo de campañas. Análisis de servicios al cliente y al público. Aportes para la gestión de redes sociales con planificación estratégica.

Contacto: mencin@palermo.edu / david.encina@facebook.com / encina_david@yahoo.com.ar/ m.david.encina@gmail.com

Más información ver en David Encina V. - PRENSA.
http://cualeslanoticia.com/prensa/

¿Qué opinas? Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: