La socia de Frida

Clarín.com
ARTE

Frida Kahlo, recuperada por una mujer que la odió

Por Cristina Civale.

conexiones@claringlobal.com.ar
  La mujer que más odió a Frida Kahlo es paradójicamente la mayor y más importante coleccionista de su obra, parte de la cual puede verse hasta enero de 2006 en la Fundación Caixa de Galicia, en Santiago de Compostela, España. La coleccionista que odió se llamó Dolores Olmedo Patiño y compró las obras de Kalho aconsejada por el propio Diego Rivera, el impresionante muralista mexicano que fue compañero de ruta de Frida, el amor de su vida. “La antipatía entre ambas venía de la rivalidad que las dos mujeres tuvieron por Alejandro Gómez Arias, el primer novio oficial de Frida”, recuerda el hijo de Dolores, Carlos Phillips Olmedo, actual director del Museo Olmedo en México.

Olmedo Jr. afirma, además, que su madre era maestra de profesión y conoció a todos los grandes intelectuales mexicanos. “Rivera fue un caso especial, y aunque mi madre tuvo numerosos amantes, en la familia estamos convencidos de que nunca tuvo nada con Rivera. Pero Frida no lo creía así. Ambas se detestaban. Un día, Diego convenció a mi madre para que comprara esta colección de 27 obras en total y sin dudarlo las compró, pero las guardó durante muchos años bajo llave. No quiso que se expusieran junto a las más de 200 de Rivera que mi madre tenía y que ahora forman el corazón del museo –en México–, junto a las de la propia Frida”.

La exhibición gallega que cuenta con 26 piezas es parte de la exitosa muestra que organizó este verano europeo la Tate Modern de Londres y que fue visitada por casi medio millón de personas. Frida Kahlo (Coyoacán, 1907-1954), conocida por la singularidad y personalismo de su obra constituye una de las leyendas de la historia de la pintura del siglo 20.

En una época de ebullición en todos los sentidos, los importantes cambios sociales y culturales no dejaron de influir en la vida y obra de la artista, que hizo de sus vivencias personales el material principal de sus cuadros. Tras un grave accidente de tráfico, la vida de Kahlo se transformó desde su adolescencia en una penuria constante a la que se incorporó más tarde la difícil relación que llevó con Rivera. Amante de su cultura, y en particular del mundo azteca, la autodidacta pintura de esta creadora se convirtió en la presentación del mundo mexicano. Así, con un vibrante uso del color, todas las imágenes –de orden figurativo– describen su drama personal desde una visión local de carácter incisivamente crítico.

Con esta gran exposición, se revisan varios de los aspectos de un trabajo artístico que desde la sencillez y la carencia de academicismo, se planta como un hito único e influyente en lo que será el arte latinoamericano posterior y la historia de la pintura de su siglo. Lo que fue el universo torturado de la gran pintora mexicana se completa con fotografías, documentales y actividades paralelas sobre los grandes mitos que cimentaron su vida legendaria.
El historiador y ensayista mexicano Carlos Monsiváis, especialista en la obra de Frida, considera que es una artista absoluta que se ha ido agrandando con el tiempo fuera de la gran obra de su marido, Diego Rivera.

La última vez que la vio, estaba muerta. “El velorio fue en el Palacio de Bellas Artes. Los dolientes tomaban tequila y cantaban rancheras. Estaba bellísima. Con ella estaban sus amigas Chavela Vargas y Concha Michel. Había una bandera rojinegra que un militar intentó retirar. Diego dijo que si tocaban la bandera se llevaba el cadáver, y nadie se atrevió a tocar nada”. Las pinturas de Frida no están solas en la muestra de Santiago. Imágenes sobre su vida, su música favorita, sus trajes o las comidas que compartía con sus amigos se podrán conocer por estos días.

Lo primero es la colección de fotografías que recorre su vida, desde su infancia hasta el lecho de muerte, pasando por su época escolar, su adolescencia y su madurez.
Tienen espacio propio sus vestidos de Tehuana, los trajes suntuosos que vistió hasta su muerte. Y además de música y comida, su mundo se completa con un gran altar de muertos construido para la exposición.



Un comentario en “La socia de Frida

  1. Pingback: #Amor | CELN - ¿Cuál es la noticia...?

¿Qué opinas? Deja un comentario