Categorías
POLÍTICA

Lejos del naranja de Scioli, Buenos Aires está al rojo vivo.

Por Francisco Torres para Alternativa Socialista, publicación del MST en Proyecto Sur.

Lejos de la “ola naranja” y el pedido a que “Creamos!” con que Scioli tiñó la campaña, la provincia está en rojo. Y al rojo vivo están los docentes, auxiliares, trabajadores de la salud, judiciales, legislativos y hasta los policías que podrían acuartelarse. Al rojo está también la interna entre Cristina y Scioli, fogoneando un fortísimo clima de conflicto. La provincia arde, cruzada por paros, cortes, marchas, tomas, asambleas y plenarios a lo largo de la semana. ¿No hay otra salida que licuar los aguinaldos?

Lamentablemente y como veníamos alertando, la crisis terminó por materializarse. Con una crudeza que a algunos les hizo rememorar los símbolos del 2001. Recetas viejas, actualidad dolorosa. Para el gobierno de Scioli, el pago del aguinaldo en cuatro cuotas -del 15 de julio hasta octubre- era el mal menor. No aclaren que oscurece… Dijeron que era eso o pagar los sueldos atrasados de acá a fin de año. Y descartaron “por ahora” los Patacones… Palabras y medidas que calan hondo en el imaginario social; de allí lo potente de la lucha en curso.

Con su medida, Scioli postergó y licua el aguinaldo frente a la inflación. Cristina le envió sólo $1.000 millones, consciente que eso era apenas un tercio de lo necesario para pagar los salarios y aguinaldos a tiempo; como había prometido Mariotto, el vicegobernador K, cuando jugó a gobernador por un rato.

En la dura interna dentro del partido de gobierno, Cristina reta a Scioli para que “administre” mejor… Y Scioli parece descubrir recién lo que ahora explican sus ministros: que “la provincia tiene un déficit estructural de 25 años” por la pérdida de puntos de coparticipación y por “el congelamiento del Fondo del Conurbano desde 1996”. Explicando que el problema no sería la falta de administración sino de recursos a manejar.

Crisis política en el principal distrito del país.

Una comedia, si no fuese trágico. Con los 16 millones de bonaerenses de por medio, padeciendo lo que une a ambos gobiernos: el ajuste. Se pelean, sí. Pero coinciden en cargar la crisis al pueblo trabajador. Y se reparten culpas para evitar -cada uno por su lado- pagar el costo del ajuste. En eso también coinciden.

La cruenta interna desatada es combustible en la lucha. Algunos llegan a decir que los K podrían querer desgastar a Scioli hasta reemplazarlo por Mariotto, un incondicional de Cristina. Recordando a Ruckauf, que debió renunciar impedido de pagar sueldos a tiempo y con su Patacón. Temas que vuelven a sonar marcando la profundidad de la crisis. Pero juegan con fuego. Los tambores de guerra de trabajadores y gremios suenan con fuerza.

La crisis política se agudiza, nada menos que en el principal distrito del país con una alarmante realidad social . Concentrando el 39% de los habitantes, el 48% de las industrias, el 40% de la riqueza producida y el 34% de la población del país con necesidades insatisfechas. Con el ingreso por habitante más bajo del país, recibiendo de coparticipación sólo 1.444 pesos por persona, cuando el ingreso promedio por habitante de las provincias es 4.465 pesos.

Buenos Aires concentra 550.000 estatales, 5 millones de alumnos, la mitad del país; 350.000 docentes, 62.000 porteros y 21.000 escuelas; 77 hospitales y 58.000 policías. Poco menos de media Argentina. Y sólo la mitad de su población nació en el distrito, mientras el 37,5% viene de otras provincias y el 11,5% son extranjeros. Cifras que marcan las urgencias bonaerenses que los gobiernos del PJ, la UCR o la Alianza fueron acumulando.

Para justificarse, la Provincia dice que es la que más recauda en impuestos propios: un 60% del total de ingresos. Agregando que hicieron cinco reformas tri-butarias. Paquetazos que cuestionamos, alertando que no resolverían la crisis y eran una vuelta de tuerca más en el ajuste, al llevar a un mayor endeudamiento provincial, emitir bonos para los proveedores y más impuestos al pueblo y sectores medios.

Cuestionamos también a la oposición parlamentaria, no sólo por no plantear otra salida estructural, sino por haber acompañado esas leyes; de la UCR al PRO y el PJ disidente. Lamentablemente, senadores del GEN y diputados del FAP que responden a Binner y habían despertado expectativas de cambio en la última elección, apoyaron el mayor endeudamiento provincial a cambio de mayores fondos para los municipios que conducen. Y dieron el quórum necesario, sin el cual el PJ no podía hacer aprobar el último paquetazo impositivo.

Un nuevo proyecto político que dé salida a la crisis.

Por eso, junto a luchar, se impone debatir la necesidad de una alternativa política, un nuevo proyecto que vuelva a reunir a los sectores que enfrentamos consecuentemente el ajuste en las calles y al gobierno de Cristina y Scioli por aplicarlo. Acordando las medidas de urgencia para revertir esta crisis porque plata hay.

Formulando un proyecto alternativo que exija a Cristina los recursos para pagar ya los aguinaldos y sueldos. Pero sabiendo que los docentes y estatales piden a gritos reabrir la paritaria salarial. Ya que al aumento otorgado en marzo se lo comió la inflación o se lo llevaron Cristina y Scioli con el impuesto al salario o el tope en las asignaciones familiares.

Es falso que la coparticipación “aumentó exponencial-mente” como dijo Cristina. La Nación debería aportar el 34% a las provincias y sólo les envía el 24 a 25%. La coparticipación bonaerense cae fuerte desde el 2002. Mientras el Fondo del Conurbano quedó congelado en $650 millones cuando hoy debería ser de $12.450 millones, suma suficiente para paliar el rojo provincial que ronda los 15 a 16 mil millones.

Sucede que en 1996 se estableció que el excedente del tope de $650 millones se repartiera en otras provincias y así Bs. Aires recibe menos que Chaco, Salta o Santiago (ver cuadro).

Scioli ha salido a decirlo, pero no va a plantarse ante el gobierno nacional. Para ello se precisan la más amplia unidad en la acción y propuestas de fondo como las 10 medidas que planteamos ante esta crisis.

Semana de conflictos

La semana pasada fue de conflictos

La protesta comenzó en IOMA que sigue de paro. Solidarizándonos desde Desarrollo Social, la Sec. de Interior de la CTA La Plata Ensenada y los Trabajadores de Limpieza del IOMA. Luego, protestas del hospital de Niños y el […]  Más»

 

Para enfrentar la crisis 10 medidas de emergencia

En asambleas y plenarios, junto a la necesidad de un plan de lucha, se han empezado a debatir propuestas que apuntan a dar salida a la crisis. Para no caer en la trampa de Cristina y Scioli que […]  Más»

 

Por David Encina

Periodista

Ver perfil en LinkedIn / twitter.com/DavidEncina

Trabajador. Asesoría en comunicación social, comercial y política para el desarrollo de campañas. Análisis de servicios al cliente y al público. Aportes para la gestión de redes sociales con planificación estratégica.

Contacto: mencin@palermo.edu / david.encina@facebook.com / encina_david@yahoo.com.ar/ m.david.encina@gmail.com

Más información ver en David Encina V. - PRENSA.
http://cualeslanoticia.com/prensa/

2 respuestas a «Lejos del naranja de Scioli, Buenos Aires está al rojo vivo.»

¿Qué opinas? Deja un comentario