Categorías
POLÍTICA

Levantaron el corte de ruta en Colón

La Nación
 
Conflicto bilateral: se normaliza el tráfico hacia Uruguay

Tras una fuerte presión del gobernador Busti, los vecinos despejaron el camino para permitir la negociación bilateral
 
 
 

COLON, Entre Ríos.- Presionados por el gobierno entrerriano y por sus vecinos de Gualeguaychú, los integrantes de la asamblea ambientalista de esta ciudad decidieron anoche levantar por tiempo indeterminado el corte que durante 34 días mantuvo cerrado el puente internacional que comunica con Paysandú como protesta por la instalación de dos plantas celulósica en Uruguay.

La medida se materializó minutos antes de la medianoche, al final de una extensa asamblea en la que un grupo de 12 personas tomó la decisión tras escuchar las opiniones de una veintena de vecinos. El debate se aceleró gracias a la presión ejercida por el ministro de Gobierno provincial, Sergio Urribarri, que se trasladó desde Paraná para negociar con los líderes de la asamblea el fin de la protesta.

"Lo que están haciendo es irracional. Si Gualeguaychú, que es la ciudad más perjudicada por la instalación de las papeleras, decidió levantar [el corte], ¿me quieren decir para qué siguen con esto?", fue el mensaje que transmitió Urribarri.

Varias horas antes de la asamblea nocturna se había diseñado el acuerdo para levantar el piquete: fue durante una serie de comunicaciones telefónicas que el funcionario mantuvo con los principales referentes de la asamblea, Silvia Echevarría y Carlos Serrati, entre otros.

Para atemperar un poco su duro mensaje, el funcionario les ofreció a los vecinos sumar a sus representantes en un encuentro que sus pares de Gualeguaychú sostendrán, posiblemente hoy, con el ministro del Interior, Aníbal Fernández, en la Casa Rosada.

Urribarri se reunió con los vecinos al mediodía -cuando el sol aún caía a plomo y elevaba la temperatura a cerca de 30 grados- en un galpón que la Gendarmería posee al costado de la ruta nacional 135.

De un lado estaban el ministro provincial; el intendente de Colón, Hugo Marsó; el jefe del destacamento de Gendarmería, Antonio Bogado, y un alto oficial de la policía de Entre Ríos. Del otro lado de la mesa se ubicaron siete representantes de la asamblea.

El mensaje caló hondo entre los manifestantes, que decidieron celebrar una improvisada asamblea para analizar el pedido de Urribarri. En ese momento parecía que el corte tenía los minutos contados.

Cuando todo se encaminaba a confirmar el fin de la protesta, una moción de esperar a la noche, para permitir la participación de más asambleístas, demoró la cuestión. "Hemos decidido pasar a un cuarto intermedio hasta las 21 para que la mayor cantidad de vecinos puedan reunirse a discutir", dijo Serrati.

Esta decisión fue comunicada a Urribarri en un nuevo encuentro en el galpón de la Gendarmería. Eran cerca de las 14. El ministro decidió instalarse en un hotel de las afueras de Colón a esperar la decisión.

Sin embargo, en diálogos telefónicos por la tarde Serrati y Echevarría le garantizaron a Urribarri que levantarían el corte. "No querían quedar como que la visita del ministro les había torcido el brazo, por eso postergaron la decisión para la noche", comentó una fuente de la asamblea.

El mantenimiento de la protesta en Colón provocó un fuerte malestar en el gobierno entrerriano, que creía que tras la decisión de despejar la ruta tomada por la asamblea de Gualeguaychú el conflicto por las papeleras comenzaría a encarrilarse hacia una nueva instancia de negociación entre los presidentes Néstor Kirchner y Tabaré Vázquez. Ambos líderes habían restablecido el diálogo en Santiago de Chile, hace 13 días, pero cualquier solución requería la liberación total del tránsito binacional.

"Irracional"

El malestar de las autoridades provinciales quedó reflejado en las palabras del vicegobernador Pedro Guastavino, que en diálogo con LA NACION había sostenido por la mañana que la intransigencia de Colón era insostenible. "Están planteando una posición muy dura, diría que hasta irracional, que no podemos entender", dijo Guastavino, en referencia al petitorio que los asambleístas le habían elevado el lunes al gobernador Jorge Busti.

Ese escrito pedía que se transmitiera a Kirchner un reclamo para que hiciera cumplir el Tratado del Río Uruguay: es decir que obligara a Uruguay a dar una definitiva marcha atrás a la instalación de las plantas de Botnia y ENCE. Esa postura chocaba de frente con cualquier posibilidad de negociación que, por lo pronto, aparece sólo como un paso más en el largo camino que queda aún por recorrer para resolver la controversia.

Por Gustavo Ybarra
Para LA NACION

Por David Encina

Periodista

Ver perfil en LinkedIn / twitter.com/DavidEncina

Trabajador. Asesoría en comunicación social, comercial y política para el desarrollo de campañas. Análisis de servicios al cliente y al público. Aportes para la gestión de redes sociales con planificación estratégica.

Contacto: mencin@palermo.edu / david.encina@facebook.com / encina_david@yahoo.com.ar/ m.david.encina@gmail.com

Más información ver en David Encina V. - PRENSA.
http://cualeslanoticia.com/prensa/

¿Qué opinas? Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: