Categorías
POLÍTICA

Liberó el Gobierno un 40% de la exportación de carne

La Nación
 
Son unas 140.000 toneladas; por la veda, el paìs lleva perdidos unos US$ 200 millones
 
Ante la amenaza de un paro agropecuario y apenas un día después del masivo acto en la plaza de Mayo en el que prometió construir un país más plural, el presidente Néstor Kirchner anunció ayer a los dirigentes del campo la liberación del 40% de las exportaciones de cortes enfriados y congelados. También incluyó en el menú de medidas el levantamiento total de las restricciones para los embarques de carnes enlatadas, viandada y corned beef.

De esta manera se dejó sin efecto la resolución 114 por la cual se había suspendido en marzo pasado el comercio externo de carnes y que había sido adoptada en forma abrupta para aumentar la oferta en el mercado interno, impulsar así una rebaja de los precios en el mostrador y contener la inflación. Al mismo tiempo, el Gobierno buscó ahora descomprimir un conflicto que ya llevaba varios meses con el sector.

Todo empezó ayer por la mañana cuando Kirchner recibió a los dirigentes de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), una entidad que estudia desde hace un mes un paro nacional, dado que la veda a las exportaciones provocó un derrumbe en los precios de la hacienda. En cambio, por la tarde, Kirchner convocó a los representantes de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Federación Agraria Argentina (FAA) y Coninagro. El anuncio fue así: sorpresivo y a dos tiempos.

Anoche, el Ministerio de Economía informó que a través de la resolución 394, que se publicará pasado mañana en el Boletín oficial, se autoriza un cupo de exportación "equivalente al 40% del volumen físico total exportado" entre junio y noviembre del año pasado, lo que representa unas 140.000 toneladas para repartir entre unos 80 frigoríficos.

"El cupo se distribuirá entre los exportadores en forma proporcional a lo embarcado por cada uno de ellos en el periodo de referencia sin superar el 50 por ciento del cupo establecido", señala la norma, y añade que "la evolución reciente del mercado de la carne bovina justifica derogar la norma que suspendía transitoriamente las exportaciones".

A grandes rasgos, la medida estipula un sistema de cupificación de los embarques de carnes tal como habían propuesto las cámaras que agrupan a los frigoríficos y las entidades del campo poco antes de que se decidiera suspender en forma abrupta las exportaciones. La veda ocasionó una pérdida de ingresos de unos US$ 200 millones. En los considerandos de la resolución se expresa que "como es de público conocimiento el Gobierno está comprometido con una política destinada a mantener la estabilidad de precios a los efectos de no afectar la capacidad de compra de la población". Más adelante la resolución sostiene que "resulta procedente establecer transitoriamente cupos de exportaciones".

A Kirchner lo acompañaron la ministra de Economía, Felisa Miceli, el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, el secretario de Coordinación Técnica, Guillermo Moreno, y el subsecretario de Agricultura, Javier de Urquiza. El secretario de Agricultura, Miguel Campos, no participó. Según fuentes del campo, el Presidente habló en forma muy distendida de la necesidad de concertar un plan para aumentar la cantidad de ganado en el país y de asegurar, mientras tanto, el abastecimiento del mercado interno.

"Estamos todos de acuerdo en que el factor que desencadenó el conflicto fue la escasez de cabezas de ganado frente un aumento de la demanda interna y externa de carnes", dijo ayer un dirigente del sector que participó del primer encuentro. A la primera reunión con Kirchner asistieron los presidentes de CRA, Mario Llambías, y de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), Javier Jayo Ordoqui, y la vicepresidenta de la entidad, Analía Quiroga. Esta dirigente del agro había expresado, en enero pasado, que a Kirchner "le falta materia gris". Ayer, tanto funcionarios como dirigentes fueron testigos de una reconciliación: "Sin rencores", dijo Kirchner, y Quiroga ensayó unas palabras de disculpas.

"El objetivo nunca fue perjudicar a un sector, el paro no tuvo nada que ver con estas nuevas medidas; además después del masivo acto de anteayer no debería importarnos ningún paro", dijo una alta fuente del Gobierno, aunque reconoció que "se descomprime un punto de presión".

"Es una apertura y confiamos en que este sistema funcione porque tiende a recomponer los precios de la hacienda y asegura el abastecimiento del mercado interno", opinó el presidente de CRA, Mario Llambías. Aunque el dirigente no quiso manifestarlo taxativamente, con estas nuevas medidas la posibilidad del paro perdió fuerza: "Hay momentos y momentos para una protesta", relativizó.

Por Franco Varise
De la Redacción de LA NACION

Por David Encina

Periodista

Ver perfil en LinkedIn / twitter.com/DavidEncina

Trabajador. Asesoría en comunicación social, comercial y política para el desarrollo de campañas. Análisis de servicios al cliente y al público. Aportes para la gestión de redes sociales con planificación estratégica.

Contacto: mencin@palermo.edu / david.encina@facebook.com / encina_david@yahoo.com.ar/ m.david.encina@gmail.com

Más información ver en David Encina V. - PRENSA.
http://cualeslanoticia.com/prensa/

Una respuesta a «Liberó el Gobierno un 40% de la exportación de carne»

¿Qué opinas? Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: