Categorías
Música

Liliana Felipe

La voz del interior
 
“Hay cosas para festejar”
Por Germán Arrascaeta l De nuestra Redacción.

La cantautora Liliana Felipe vendrá en los próximos días con una mochila repleta de sensaciones. Es que, por un lado, la villamariense presentará su último disco, Matar o no matar, el 23 del corriente y en el Teatro del Libertador. Y, por otro, participará de la marcha del 30º aniversario del golpe militar del 24 de marzo de 1976.

Felipe está radicada en México desde los años de la “guerra sucia”. Por entonces, desaparecieron a su hermana y, de alguna manera, definieron lo que es hoy. ¿Y qué es hoy? La más lúcida activista pro Derechos Humanos, pro gay (Liliana se ha casado con su pareja, la performer mejicana Jesusa Rodríguez), anticlerical y antimilitar. De ahí lo de la “mochila de sensaciones” de cara a la efeméride por venir.

–¿Qué significa para vos estar en Córdoba un 24 de marzo?

–El hecho tiene implicancias históricas. Fue importante poder estar. Siento que no sólo pasaron 30 años sino que, en este momento, hay cosas que debemos empezar a festejar.

–¿Qué cosas, puntualmente?

–Lo que se ha logrado, el no a las leyes del punto final y de obediencia debida. Eso es algo muy importante a nivel legal. Me da mucho gusto. No hay muchos países en el mundo que puedan festejar una reivindicación así. Somos muy afortunados… No mucha gente en el mundo puede sentir que las leyes van avanzando. Me da mucho orgullo que en Córdoba haya ocurrido lo que ocurrió, que estén trabajando los chicos de Hijos, algunos de ellos ya abogados, que la fiscal López de Filoñuk desarrolle causas como lo hace. Todo me llena de mucha emoción.

Manos limpias

–Tu nuevo disco se llama “Matar o no matar” ¿Nunca tuviste sed de revancha; ganas de hacer justicia por mano propia?

–No, pero no vivo allá… No sé si se me aparecen Menéndez, Manzanelli o uno de esos pimpollos. Espero que no me pase nada. Me encantaría no ensuciar mi vida con semejante porquería. Espero tener la entereza de no ensuciar mi vida. No vale la pena.

–¿De qué está hecho el nuevo disco?

–De una música muy cabaretera. Es difícil de explicar… Tiene una marcha militar, un corrido, una canción muy desesperada, hay cosas que canto yo, otras que no. Hay algo muy barroco, otra canción muy alemana. Está todo basado en un escritor húngaro que se llama Georgy Konrad. Él escribió una vez una cosa que se llama Matar siempre es asesinar. Son 134 aforismos en los que me inspiré para hacer Matar o no matar.

–¿Qué plantea Georgy?

–Su visión es más europea: la bomba atómica, judíos, alemanes. Si uno trata de leerlo desde este lado de la guerra sucia y la dictadura tiene cosas que a mí me ayudaron mucho a poder decir “yo opino esto”. Mi idea sobre esto sería “esto”. Este hombre me ayudó mucho, porque es difícil conciliar en la vida cotidiana pensamientos sobre cuestiones extremas del tipo “¿cómo reaccionarías ante la tortura?”. Te sienta las bases, en general, de la postura de un ser humano ante un hecho así. Nadie tiene derecho a matar a otra persona. Chau, se acabó.

–Todo artista progresista reivindica a Kirchner por haber puesto mucho énfasis en la cuestión de los derechos humanos. ¿Estás de acuerdo con ellos?

–No estoy allá, así que no estoy tan al tanto. Pero, en general, lo que opinan León Gieco y Víctor Heredia es algo con lo que suelo estar de acuerdo. No estoy de acuerdo con que las Madres hayan puesto un fin a las marchas. Hay cosas que no las comprendo y, por eso, me siento incapacitada de opinar. Desde afuera, siento que lo que hace Kirchner, o lo que está permitiendo, es sólo su trabajo. Lograr que la gente esté bien y que quienes están en las leyes dicten lo que tienen que dictar, no es más que cumplir con su trabajo. No es un favor que el Presidente le hace al pueblo. Es lo que corresponde. Es su deber como mandatario. Pero hay otras cosas que me inquietan más…

–¿Cómo qué?

–Si uno ve el tarro de mierda que es la familia Pinochet, y piensa que fue la maestra de nuestros militares, lo que todavía no he visto es dónde está el dinero que pidieron al FMI. Menem paga con las empresas, pero el dinero de los militares, ¿dónde está? Necesito un documento detallado sobre eso. Fueron impecables y dicen haber matado por la patria. Ahora bien, ¿y el dinero?

El deliro de Bono

–Bono, de U2, calificó a México como el país del futuro. ¿Lo interpretó bien?

–¡¡¡Qué buena mota (marihuana) que le dieron a Bono!!! Si se refirió al mundo indígena, seguramente; pero no se refirió a él, según creo. En México sólo queda la esperanza de que gane Manuel López Obrador. El gobierno actual, tan cristiano él, sólo saca debajo de la alfombra pederastas, violadores… Una cosa tremenda. No hay correspondencia entre la realidad y lo que dijo Bono.

–¿Qué chances de ganar tiene López Obrador?

–Todas. Hay un graffiti, cerca de casa, que dice “Manuel es un hombre honrado y, con eso, ya tenemos la mitad del camino hecho”. Basta que alguien no robe, y ya está. Pero es un hombre que está solo… Y cualquier asociación que genere, siempre estará sujeta a sospechas. Tiene que armar su equipo, ensuciarse sus manos en el mundo de la política. Y allí, no todo el mundo quiere trabajar desde las cinco de la mañana como él.

–¿Cómo estás con el piano?

–Estoy estudiando mucho para que suene lo más ensamblado posible. Una cosa es tocar, divagar, y otra prepararse para interactuar con una banda. Estoy contenta al piano y muy contenta con el clarinete, también.

–En el rock le preguntan a las estrellas cuándo fue la última vez que tomaron drogas. A vos te pregunto: ¿cuándo fue la última vez que fuiste a misa?

–Hay algo seguro: fui muy pocas veces a misa. La última vez, creo, fue en Villa María, estaba el padre Farías y yo debo haber tenido unos 9 años. Al poco tiempo, se me acabó la sugestión.

–Hace poco reeditaron tu disco “Materia de pescado”, de los primeros ’80. ¿Recordás cómo lo concebiste?

–Conocí a una danzonera y dije “yo quiero trabajar como ella y su grupo”. En aquella época, la edad promedio de los danzoneros era de 75 años. Me puse a componer ese tipo de canciones, que después se empezaron a poner mejores. Ese fue mi primer intento. No estuve muy de acuerdo en que se reeditara este material, pero ahí está. Tampoco me gusta negar que lo haya hecho. Fue una época, de la que salieron ideas para otras cosas. Eso fue, y ya. Punto. Fue organizar un material que se hizo para un casete.

 

 

 

Por David Encina

Periodista

Ver perfil en LinkedIn / twitter.com/DavidEncina

Trabajador. Asesoría en comunicación social, comercial y política para el desarrollo de campañas. Análisis de servicios al cliente y al público. Aportes para la gestión de redes sociales con planificación estratégica.

Contacto: mencin@palermo.edu / david.encina@facebook.com / encina_david@yahoo.com.ar/ m.david.encina@gmail.com

Más información ver en David Encina V. - PRENSA.
http://cualeslanoticia.com/prensa/

Una respuesta a «Liliana Felipe»

¿Qué opinas? Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: