Llega a la Tierra el polvo espacial más antiguo

Clarín
LA NAVE ATERRIZARA EL PROXIMO DOMINGO
 

Warren E. Leary. THE NEW YORK TIMES ESPECIAL
Debería ser un regreso a casa espectacular después de un viaje muy largo. Después de recorrer más de 4.600 millones de kilómetros en siete años, la nave espacial Stardust se está acercando a la Tierra con su carga diminuta pero valiosa: muestras de lo que se cree son los materiales más antiguos del Sistema Solar.

En un recipiente que parece un matamoscas gigante hay polvo que cayó de un encuentro cercano con el cometa Wild 2 y una acumulación de partículas recogidas en tres circuitos del Sol.

"Fue una oportunidad maravillosa de recoger el material más primitivo del Sistema Solar", dijo Donald Brownlee de la Universidad de Washington, el principal investigador de la misión. "Creemos que algunas de las partículas del cometa son más antiguas que el Sol".

Los cometas, cuerpos de hielo que normalmente residen en una región cercana a la órbita de Plutón, están compuestos por material que, según muchos científicos, prácticamente no se modificó desde que el Sol y los planetas se formaron hace unos 4.600 millones de años. Estudiar los cometas no sólo ofrece claves sobre cómo se creó el Sistema Solar, sino que también permite ayudar a explicar cómo se combinaron ciertos materiales y condiciones para formar la vida, dijeron los investigadores.

Después de su lanzamiento en 1999, la nave Stardust viajó alrededor del Sol y voló junto a la Tierra hasta un encuentro con el Wild 2 cerca de Júpiter. El 2 de enero de 2004, la nave Stardust estuvo a 240 kilómetros del cometa, desplegando escudos para protegerse del polvo del cometa mientras extendía un recipiente de 4 metros cuadrados con un material llamado aerogel.

Este material siliconado de baja densidad, compuesto por 99,8% de aire, redujo la velocidad de las partículas y las atrajo sin alterarlas o dañarlas significativamente. Stardust también pasó 195 días recogiendo partículas interestelares que fluyen por el Sistema Solar.

El desafío ahora consiste en traerlas a salvo a casa. Si todo sale como fue planeado, una cápsula que trae el polvo espacial entrará en la atmósfera en la mañana del domingo y hará que las muestras caigan con paracaídas en el desierto de Utah.

Pero traer a la Stardust a casa requerirá de una secuencia orquestada de acontecimientos, muchos de ellos realizados autónomamente por la nave espacial. A la tensión se suma el hecho de que el regreso de la cápsula de la Stardust es similar a uno realizado por una sonda anterior de la NASA llamada Génesis, que se estrelló en la Tierra en 2004 cuando le fallaron los paracaídas.

Especialistas abordo de helicópteros o vehículos todo terreno van a asegurar la cápsula. De allí, la carga espacial será transferida temporariamente a una "sala limpia" para evitar que se contamine y luego será trasladada a un laboratorio especial en el Centro Espacial Johnson, en Houston.

El doctor Brownlee dijo que la carga de Stardust debería contener más de un millón de partículas que pesan, en total, menos de una pequeña fracción de una onza (30 gramos) y sólo unas 2.000 son grandes como el diámetro de un cabello humano. Pero como los científicos las van a examinar en una escala molecular, dijo, "parecerán rocas gigantes".

 

¿Qué opinas? Deja un comentario