Categorías
Defensa y Seguridad

Lo matan y después se comen parte de su cuerpo

La Nación
 
En Mendoza

 
Un detenido por el brutal asesinato
 
 
MENDOZA.- La policía detuvo ayer en General Alvear a uno de los dos sospechosos de asesinar, de 29 puñaladas, a Luciano Redemí, de mutilar parte de su cuerpo y de comer un trozo de piel y tejidos de la víctima.

El detenido habría sido identificado por fuentes policiales como Sergio Baigorria de 19 años y está sospechado de ser presunto partícipe en el crimen junto con el junto con un prófugo.

El sospechoso, que es intensamente buscado por la policía, habría sido identificado como Alejandro Reyna Mulena.

Importantes fuentes de la investigación indicaron que Baigorria se ocultaba en una propiedad rural del distrito Carmensa, al sur de la ciudad de General Alvear, pero tres personas que lo estaban encubriendo fueron descubiertas por la policía y revelaron el lugar donde estaba escondido.

Ayer, minutos después de las 7, en un allanamiento autorizado por el juez de Instrucción de General Alvear, Néstor Murcia, apresaron al sospechoso. El magistrado informó que por este caso ya son cinco las personas detenidas: Baigorria, los tres encubridores y un joven de 17 años que reveló detalles del crimen y quedó alojado en un Instituto de Menores.

Supuestamente, la disputa por una mujer habría sido el móvil del crimen. A partir de los testimonios de los sospechosos que rompieron el pacto de silencio, los investigadores pudieron determinar que la víctima fue abordada por los dos jóvenes que lo conocían y lo forzaron a ir hasta una bodega abandonada en las afueras de General Alvear.

Allí lo asesinaron con brutal ensañamiento. Además de asestarle 29 puñaladas, le arrancaron un tatuaje en la espalda y, según indicaron fuentes judiciales, Reyna Mulena habría comido parte de la piel y tejidos desgarrados. En procura de borrar toda sospecha enterraron el cadáver en un pozo cercano y los asesinos se ocultaron. Al no tener noticias del paradero de Redemí, de 22 años, sus familiares denunciaron la desaparición y recién lo encontraron cinco días después del homicidio.

Un presunto cómplice de los asesinos que habría presenciado el crimen se quebró ante el interrogatorio policial y condujo a los investigadores al lugar del hecho. El testigo que llevó al hallazgo del cadáver habría declarado a la Justicia que, supuestamente, luego de matar a Redemí y comer parte de su piel, Reyna Mulena habría dicho: "Un alma más para mí, y no crean que es la primera que me como, sólo que de las otras nadie se ha enterado".

Por Sergio Dimaria
Corresponsal en Mendoza

 
 
 
 
 
 
Más robos en casas del conurbano bonaerense
 

Horas de tensión durante una toma de rehenes en Quilmes

 Asaltaron a una familia; amenazaban con cortarles los dedos
 
 
 Una familia fue asaltada y tomada como rehén durante tres horas en su casa, en el centro de Quilmes, por un grupo de delincuentes, que luego de amenazarlos con cortarles los dedos y secuestrar al hijo menor, fueron detenidos, tras un intenso tiroteo, por la policía.

El hecho ocurrió anteayer, a las 22.30, cuando el padre de la familia, Daniel Bagnarelli, se disponía a ingresar con su Ford Eco Sport en el garaje. En ese instante, tres ladrones armados lo obligaron a bajarse del vehículo e ingresar en la vivienda, mientras otro de los asaltantes permanecía de "campana" en la puerta, sentado dentro del Renault Clio verde en el que se trasladaban.

En ese momento, en la casa, situada en Alsina 587, se encontraban la esposa de Bagnarelli, Laura Lorenzatti, y los tres hijos del matrimonio: Martín, de 20 años; Nicolás, de 18, y Mariano, de 10. "Me están robando", alcanzó a decir Nicolás a su novia antes de cortar la comunicación telefónica. Desde la ventana de su cuarto había visto cómo los asaltantes apuntaban a su padre y entraban en la vivienda. Luego de revisar la casa y tras hallar 800 pesos, los ladrones tomaron un hacha de cocina y amenazaron con cortarles los dedos y secuestrar al hijo menor de la familia.

Con chalecos antibalas

Con el objetivo de encontrar más dinero, los ladrones se dirigieron junto con el padre a la casa de la abuela materna, que se conecta por los jardines con la de los Bagnarelli. Después de sustraerle 500 pesos, la mujer fue llevada con el resto de los rehenes.

Los delincuentes estaban armados, llevaban chalecos antibalas y guantes. Según Nicolás, "actuaban como profesionales".

Alertada por los vecinos, la policía llegó al lugar en pocos minutos. Al ver al primer patrullero, los ladrones abrieron fuego y el que hacía de "campana" resultó herido, informó el capitán Javier Fredes, jefe de la comisaría 1a. de Quilmes.

Mientras tanto, la familia había logrado refugiarse en el segundo piso de la vivienda. "Cuando llegó la policía estábamos arriba, encerrados con llave", dijo Nicolás.

Una vez que personal del grupo de elite Halcón y de la Jefatura Departamental llegaron al lugar comenzaron las negociaciones.

"Después de 30 minutos de no recibir respuesta de parte de los delincuentes, entramos en la vivienda", afirmó Fredes. Allí lograron detener al ladrón herido y a otro de sus compañeros. Una hora antes, los uniformados habían apresado a un tercer asaltante, que se había fugado por los techos vecinos. A la 1.30 de ayer, todos los integrantes de la familia fueron liberados.

Eugenia Baliño

Por David Encina

Periodista

Ver perfil en LinkedIn / twitter.com/DavidEncina

Trabajador. Asesoría en comunicación social, comercial y política para el desarrollo de campañas. Análisis de servicios al cliente y al público. Aportes para la gestión de redes sociales con planificación estratégica.

Contacto: mencin@palermo.edu / david.encina@facebook.com / encina_david@yahoo.com.ar/ m.david.encina@gmail.com

Más información ver en David Encina V. - PRENSA.
http://cualeslanoticia.com/prensa/

¿Qué opinas? Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: