Categorías
Turismo

Los 90 años de la Torre de los Ingleses, un símbolo porteño

La Nación
Patrimonio urbano de la ciudad. La estructura, de estilo renacentista, fue creada por el arquitecto Ambrose Poynter

La construcción costó, en 1910, unas 90.000 libras

Su inauguración estaba programada para 1914, pero se postergó hasta 1916 porque había estallado la Primera Guerra Mundial

Separados por 150 metros y equidistantes de la Avenida del Libertador y su continuación, Alem, el Kavanagh y la Torre de los Ingleses, en Retiro, son dos de los edificios más emblemáticos de la ciudad, hasta el punto de que en algunas fotografías tomadas desde un lugar estratégico figuran ambos, uno tras otro, como en una alineación planetaria.

Parece imposible disputarle «presencia» a la imponente mole de departamentos. Pero la torre tiene lo suyo. Sus características físicas y su nutrida historia, que incluye el efecto sobre ella de la muerte de un rey y de dos contiendas bélicas.

Las exequias de Eduardo VII, muerto el 6 de mayo de 1910, impidieron el viaje de una comitiva del Reino Unido que iba participar en las fiestas del Centenario, por lo que la colocación de la piedra fundamental de la «columna» (así la llamaban los residentes ingleses que la donaron, para ese festejo, en 1908) sólo se pudo concretar seis meses después. Y la inauguración, que iba a tener lugar en 1914, se debió postergar dos años debido al comienzo de la Gran Guerra.

El conflicto por las Malvinas, finalmente, obligó a rebautizarla Torre Monumental. Similar medida se tomó con el tradicional nombre de la plaza Británica que ahora se llama Fuerza Aérea Argentina. Entre 1983 y 1985, la torre fue objeto de varios ataques, incluida la detonación de dos bombas que provocaron recurrentes problemas en el funcionamiento del reloj.

Para llevar a cabo la construcción, tras haber sido aceptada la donación por el Concejo Deliberante, fue necesario demoler la Compañía de Gas, que desde la mitad del siglo XIX proveía de iluminación a la ciudad, por ese fluido. Se preservaron únicamente sus cimientos, aprovechados como basamento de la «columna».

El llamado a concurso para realizarla fue ganado por el arquitecto Ambrose Poynter, que le imprimió un estilo renacentista e hizo traer casi todos los materiales desde Londres. También de la capital británica era la empresa Hopkins & Gardom, que se ocupó de los trabajos, realizados por personal de la firma. El costo total de la obra llegó a las 90.000 libras.

Los seis pisos, que con el mirador -desde el cual se alcanza a divisar el Río de la Plata- se elevan hasta casi 76 metros de alto, exhiben una variada simbología. Sobre este mirador, en un capitel corintio, se halla emplazado el reloj, con esferas de 4,50 metros de diámetro, orientadas hacia los cuatro puntos cardinales. El carillón de bronce, réplica del de la Abadía de Westminster, posee cinco campanas, de las cuales la mayor pesa unos 7000 kilogramos. El remate consiste en una veleta que representa una fragata de tres mástiles de la época isabelina.

El 1° de abril de 1999, la torre fue reabierta al público, tras permanecer cerrada 31 años. En 1998 habían comenzado las tareas de reparación de muros, vitrales y ventanas y se colocó un nuevo ascensor.

El 24 de mayo de 1916, es decir hace 90 años, una multitud calculada en 4000 personas asistió a la ceremonia de inauguración. La encabezaron el presidente Victorino de la Plaza, el intendente Arturo Gramajo y el embajador inglés, sir Reginald Tower.

Ese día cambió la fisonomía de Retiro. Y con el tiempo, la singular estructura, a la que no le falta un toque de misterio muy british que se acentúa en noches neblinosas, se ganó el derecho de constituir un clásico del paisaje urbano.

Por Willy G. Bouillon
De la Redacción de LA NACION

Por David Encina

Periodista

Ver perfil en LinkedIn / twitter.com/DavidEncina

Trabajador. Asesoría en comunicación social, comercial y política para el desarrollo de campañas. Análisis de servicios al cliente y al público. Aportes para la gestión de redes sociales con planificación estratégica.

Contacto: mencin@palermo.edu / david.encina@facebook.com / encina_david@yahoo.com.ar/ m.david.encina@gmail.com

Más información ver en David Encina V. - PRENSA.
http://cualeslanoticia.com/prensa/

Una respuesta a «Los 90 años de la Torre de los Ingleses, un símbolo porteño»

¿Qué opinas? Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: