Los chinos están con todo

Anuncios
Clarín
EL PRODUCTO BRUTO INTERNO AUMENTARA UN 9% ESTE AÑO

China no detiene su crecimiento: será la cuarta economía en el mundo

Beijing presentará una revisión del PBI de 2004, que sería un 20% más alto: US$ 300.000 millones más de lo que se creía.

BEIJING . AFP Y EFE

Se sabe. El imparable crecimiento de la economía de China, que superará este año el 9%, ha llevado a ese país al primer plano de la escena mundial. Pero hay más: una revisión de su Producto Bruto Interno (PBI) del año 2004 muestra que el gigante asiático pisa más fuerte de lo que se pensaba y pasará a ser oficialmente la cuarta economía del mundo, según adelantaron funcionarios y expertos.

Beijing dará a conocer hoy un estudio en el que, según trascendió, corregirá los datos referentes a su PBI del año pasado. El nuevo número superaría en cerca de 20% al que se manejaba hasta ahora. Esto es, unos 300.000 millones de dólares más, el doble del PBI total de la Argentina.

Así, señalan varios economistas, China, que se ubicaba como la séptima economía del mundo, se adelantaría a Gran Bretaña, Francia e Italia en el nivel de riqueza. Quedaría sólo detrás de Estados Unidos, Japón y Alemania.

El análisis —basado en el sector de la agricultura, industria y servicios— debe permitir "afinar el PBI de 2004 y corregir los datos históricos", explicó la Oficina Nacional de Estadísticas china, aunque no adelantó más detalles.

"El principal cambio consistirá en incluir de forma más precisa la riqueza producida por el sector de los servicios, difícil de cuantificar" sin un análisis profundo, explicó Andy Xie, economista jefe de Morgan Stanley.

En 2004, el PBI del gigante asiático se ubicó en 1,65 billones de dólares, el mayor crecimiento en los últimos siete años. Pero en realidad, se sabe ahora, ese número sería aún más alto. "Me dijeron que el PBI fue en realidad de 2 billones de dólares", señaló Xie. De este modo, el PBI per cápita pasaría de los actuales 1.268 dólares a cerca de 1.500 dólares, de acuerdo con la agencia Reuters.

"Se podría decir que China es en realidad un 20% más rico de lo que todos creían inicialmente", declaró a Associated Press el economista Qu Hongbin, de la filial de Hong Kong del banco HSBC.

La revisión tiene dos objetivos básicos: aumentar la confianza de los empresarios extranjeros y reducir el porcentaje del PBI destinado a la inversión, juzgado demasiado alto por los economistas, de acuerdo con el economista Xie.

El analista político Avery Goldstein, de la Universidad de Pennsylvania, especialista en China, confirmó que la movida de la Oficina de Estadísticas se debe a que "los dirigentes chinos quieren disponer de las mejores estadísticas posibles para tranquilizar a la comunidad internacional".

Otro de los motivos que mueve a Beijing a revisar su PBI es el deseo de las autoridades de disponer de un mayor control de la riqueza en las provincias. "La economía china no ha acabado su mutación hacia el mercado, hay mucha corrupción y la ausencia de reformas políticas no favorece la transparencia", estimó Goldstein.

Sin embargo, señalaron varios analistas, el anuncio de que la economía China es más fuerte de lo que se estimaba podría inquietar a sus competidores extranjeros, como la Unión Europea y EE.UU., que en 2005 se mostraron conscientes de la "amenaza china".

En tanto, un día después del cierre de la cumbre de la Organización Mundial del Comercio en Hong Kong, el ministro de Comercio chino, Bo Xilai, anunció ayer que el crecimiento económico de 2005 será mayor al 9%.

Pero no todas son buenas noticias. Las desigualdades sociales y la pobreza reinan en China, donde más de 85 millones de personas viven con menos de un dólar diario, de acuerdo con el último informe de la ONU, difundido la semana pasada. De ellas, 26 millones viven en "extrema pobreza" en las zonas rurales.

Los profundos desequilibrios entre el el campo pauperizado y las ciudades se materializan en los salarios: en las zonas rurales la renta anual per cápita es de 300 dólares, contra 1.000 dólares anuales en los centros urbanos, de acuerdo con la ONU. Un crecimiento veloz pero injusto, alertó el organismo.