Categorías
POLÍTICA

Los diputados Laura Alonso (PRO) y Lousteau (UNEN) cobran hasta 19.300 pesos por pasajes que no usan.

La Política on line.

Los diputados pidieron transparencia junto a ONGs, pero aprovechan que no viven lejos para engrosar sus sueldos. Más casos.

Los diputados Laura Alonso (PRO) y Martín Lousteau (Suma + UNEN) cobran hasta 19.300 pesos por canjear pasajes que no usan y así engrosan más de un 50% sus salarios, que con los descuentos del impuesto a las ganancias oscila los 38 mil pesos.

Se trata de una práctica extendida en el Congreso que volvió a entrar en debate porque Alonso y Lousteau exigieron un mayor control de los gastos legislativos junto a otros cuatro diputados y la senadora Laura Montero.

Fue en un encuentro que tuvieron con ONGs, difundido por el diario La Nación y motivo de un duro cruce entre los jefes de los bloques, como reveló en exclusiva LPO.

Como resultado, Julián Domínguez avisó que está dispuesto a publicar con mayor detalle la contratación de personal y la entrega de becas y subsidios, algunos de los reclamos de este grupo de legisladores.

Pero ninguno habló del trámite más común que los legisladores de ambas Cámaras tienen para aumentar sus sueldos: Canjear por dinero los 20 tramos de pasajes aéreos y 20 terrestres que reciben por mes.

Ambas cámaras los entregan para que los legisladores y algunos de sus empleados se trasladen a sus domicilios. Y permite liquidar el dinero en caso de no usarlos.

Mientras que los legisladores del interior gastan la mayoría, los de Capital Federal y algunos de la provincia de Buenos Aires no tienen esa necesidad, excepto que quieran participar de algún evento.

Lo curioso es que cinco de los seis diputados enojados por la falta de transparencia son de Capital Federal y según pudo saber LPO en abril algunos no tuvieron problemas en aprovechar este resquicio para cobrar más.

De hecho, el cobro de desarraigo, que oscila los 8 mil pesos, sí está reservado a quien vive lejos y por eso los porteños no lo cobran. Con los pasajes no ocurre lo mismo pero los diputados que exigen transparencia no lo perciben como un problema.

Según fuentes de la Cámara, Laura Alonso no necesitó ningún pasaje el mes pasado y se llevó 19.300 pesos a su casa. Lousteau sí gastó un poco: cobró 16200.

Su ladera Carla Carrizo no necesitó aviones ni micros y también se cobró los 19.300 y lo mismo hizo el radical Manuel Garrido. Adrián Pérez, del Frente Renovador, viejo conocedor de estas mañas, se quedó con $ 13.940.

El único del interior que exigió ser controlado fue el santafesino Pablo Javkin. A Santa Fe hay micros, pero no rutas aéreas. Sí a Mendoza, donde viaja la senadora cobista Montero.

Lo llamativo es que las becas y los subsidios de la Cámara de Diputados son por montos mucho más bajos que los de las legislaturas provinciales, donde se entregan cantidades hasta diez veces mayores sin control alguno.

Esto hace que canjear los pasajes sea tal vez de las mejores coartadas para que un legislador agregue dinero a sus dietas. Sobre todo si vive cerca del Congreso.

Por David Encina

Periodista

Ver perfil en LinkedIn / twitter.com/DavidEncina

Trabajador. Asesoría en comunicación social, comercial y política para el desarrollo de campañas. Análisis de servicios al cliente y al público. Aportes para la gestión de redes sociales con planificación estratégica.

Contacto: mencin@palermo.edu / david.encina@facebook.com / encina_david@yahoo.com.ar/ m.david.encina@gmail.com

Más información ver en David Encina V. - PRENSA.
http://cualeslanoticia.com/prensa/

¿Qué opinas? Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: