Magistratura: el proyecto de Cristina para controlar la Justicia

Clarín
UNA INICIATIVA DEL OFICIALISMO QUE GENERA RECHAZOS

Los senadores dieron media sanción al proyecto que reduce la Magistratura

Pese a las críticas de los jueces y otros sectores, los senadores oficialistas aprobaron esta madrugada la iniciativa. Ahora pasa a Diputados, donde hay más resistencia. Cristina Kirchner defendió los cambios.
El Senado aprobó esta madrugada, con mayoría del oficialismo, el polémico proyecto de reducción del Consejo de la Magistratura que impulsó la senadora Cristina Fernández de Kirchner y ahora pasa a Diputados.

A las 2 de hoy, el oficialismo logró 45 votos a favor (necesitaba 37) y hubo 16 votos en contra.

Pese a las fuertes críticas de los jueces, los abogados, unas cuantas organizaciones no gubernamentales (ONG) y la mayoría de los partidos de la oposición, los legisladores del Justicialismo-Frente para la Victoria lograron así imponer la iniciativa.

Las principales críticas están centradas en que el gobierno de turno tendrá capacidad para bloquear designaciones o acusaciones de jueces, y que deja afuera a las minorías políticas como el ARI o partidos de centroderecha.

En un extenso discurso, la senadora Kirchner se encargó de defender su proyecto y aseguró que "es falso que el oficialismo tendrá mayor control". Según la primera dama, la integración actual del Consejo "lesiona el criterio de representación popular" mientras que la reducción "va a agilizar las decisiones".

"Sé de lo que estoy hablando", afirmó la esposa del Presidente. Y enseguida agregó: "Estoy sentada aquí en nombre de más de tres millones de bonaerenses". Al mismo tiempo, destacó los cambios realizados por el Gobierno en el terreno judicial, como la autolimitación presidencial para designar a los integrantes de la Corte Suprema de Justicia.

La primera dama respondió también las críticas que le había hecho al proyecto Hilda "Chiche" Duhalde, a quien se refirió como "la senadora por la minoría de la provincia de Buenos Aires". De paso, señaló que en el Consejo de la Magistratura de la provincia —creado durante la gestión de Eduardo Duhalde como gobernador— 10 de sus 18 integrantes son "representantes políticos".

Al argumentar en contra, el senador del Partido Renovador de Salta, Ricardo Gómez Diez, recordó que en 1994, cuando la Constituyente creó el Consejo de la Magistratura, "existía un fuerte reclamo por revertir la injerencia de la política en la Justicia. De reducir la intervención política". Y agregó: "El equilibrio que manda la Constitución se destruiría si se aprueba esta ley".

El proyecto del Gobierno reduce de 20 a 13 los integrantes del Consejo de la Magistratura. Así aumentaría del 25 al 38 por ciento el peso del oficialismo. Esto sucede al pasar de 8 a 6 legisladores (tres por cada una de las cámaras), quedaría sólo una representación bipartidista de 4 oficialistas y 2 radicales.

Sumados al enviado del Poder Ejecutivo, el Gobierno tendrá 5 sobre 13 miembros. Si bien ese número no es suficiente para designar jueces o para enjuiciarlos —ya que en esos casos se necesita una mayoría especial de dos tercios— alcanza para bloquear este tipo de decisiones.

Las principales reformas en la integración del Consejo son:

  • Los jueces pasan de 4 a 3 miembros, los abogados de 4 a 2 y los académicos de 2 a 1. Los legisladores, de 8 a 6. Y se mantiene el representante del Ejecutivo.

  • El presidente de la Corte, que también preside el Consejo de la Magistratura, deja de formar parte del organismo.

  • Se unifican las comisiones de Acusación y Disciplina.

    Según Cristina Kirchner, el proyecto debería ser convertido en ley antes de junio de 2006. Sucede que, en la segunda mitad del año que viene habrá elecciones entre los jueces y abogados para reemplazar a los actuales miembros, y —según la primera dama— "el proceso electoral debe realizarse con la nueva composición del Consejo".

    En tanto, el Comité Nacional de la UCR volvió a cuestionar la iniciativa al considerarla "un nuevo avasallamiento al sistema republicano de la división de poderes, que implica un funcionamiento independiente y control recíproco".

    Al mismo tiempo, rechazó "cualquier intento de subvertir el orden constitucional a través de formas encubiertas del poder hegemónico".

    Ahora, en Diputados el oficialismo deberá trabajar intensamente para conseguir el respaldo de 129 legisladores.

  • ¿Qué opinas? Deja un comentario