Categorías
POLÍTICA

Miceli prevé inflación alta para los próximos tres años

La Nación
La marcha de la economía: habrá un nuevo índice de precios en 2007
Sostuvo que es parte del proceso de ajuste de los precios relativos que comenzó en 2002

La ministra de Economía, Felisa Miceli, admitió que habrá que convivir con niveles de inflación similares a los actuales durante los próximos tres años, como resultado del proceso de ajuste de precios relativos que se disparó tras la devaluación del peso en 2002.

«El proceso de reacomodamiento de precios continuará hasta 2008, y eso es positivo, porque evita que haya ajustes muy fuertes», dijo Miceli a LA NACION durante el coctel del Día del Periodista que se llevó a cabo ayer en el Palacio de Hacienda. Miceli no está de acuerdo con la idea de aplicar una política que pueda moderar el nivel de la demanda para aplacar la inflación, que llegaría al 11% este año.

Por otra parte, Miceli negó que se pueda llegar a frenar la suba de precios en los próximos meses, tal como imaginó el secretario de Coordinación Técnica, Guillermo Moreno. «No hay que esperar indicadores deflacionarios», sentenció Miceli, que ayer pareció estar bastante cómoda durante su diálogo con la prensa, pese a la estrategia de bajo perfil que se impuso la actual gestión económica.

Mientras los mozos pasaban a su lado para servir abundante bebida y comida a los periodistas, la ministra oscilaba entre brindar definiciones sobre la política económica e intentar cambiar abruptamente de tema, aunque en tono amable. «Hoy es el Día del Periodista, hay que hablar del periodismo, no de economía», comentó la ministra con una amplia sonrisa, mientras a un costado la observaban sus colaboradores: los secretarios de Finanzas, Alfredo Mac Laughlin; de Industria, Miguel Peirano, y legal y administrativa, Estela Palomeque; los subsecretarios de Política Económica, Martín Abeles; de Provincias (a cargo de Hacienda), Carlos Fernández, y de Financiamiento, Alejandra Scharf.

De todos modos, la funcionaria se explayó sobre varias cuestiones, entre ellas sobre sus diferencias «públicas y notorias» con el ex ministro Roberto Lavagna, la situación confortable de la Argentina para enfrentar la actual crisis de los mercados internacionales, la importancia de la relación con Venezuela y, por supuesto, la evolución de los precios. En relación con esta última cuestión, Miceli negó que el Gobierno esté llevando adelante un control de precios, ya que no se ha producido «desabastecimiento, especulación ni ningún problema de mercado negro», tal como ocurrió en el pasado. Sin embargo, el Ejecutivo ha fijado valores de referencia y observa con lupa cada uno de los costos del sector privado, gestos que responden a una estrategia de control.

Por otro lado, Miceli informó que el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) ya culminó la elaboración de la encuesta que permitirá poner en marcha el nuevo índice de precios al consumidor (IPC) el año próximo, con una ponderación que volvería a enfatizar el peso de los bienes en la canasta. «La última medición se hizo en 1996, y desde entonces la economía cambió mucho», aclaró la ministra, para despejar cualquier intencionalidad política luego de los cruces entre el poder político y el Indec la semana pasada, por el IPC.

Aval de los analistas

Tras las palabras de Miceli, los economistas Jorge Todesca y Alejandro Vanoli coincidieron en diálogo con LA NACION con el pronóstico de la ministra sobre las perspectivas del proceso de ajuste de precios relativos, aunque no sobre su efecto. Vanoli dijo que si se intentara bajar «en forma abrupta» la inflación, «habría pérdidas en términos del PBI y de la inversión», mientras que Todesca destacó que «debería haber un crecimiento menor del gasto público, para que la inflación no anule por completo los beneficios de la devaluación».

Por Martín Kanenguiser
De la Redacción de LA NACION

Apoyo a una nueva ley laboral

  • La ministra dijo que hace falta una nueva ley de riesgos del trabajo, que reduzca los juicios laborales a través de la doble vía -justicia civil o ART- «excluyente», tal como lo propusieron los empresarios. Miceli dijo que el proyecto debe ser equilibrado entre las aspiraciones de todos los sectores, para que no haya excesivas concesiones para los sindicatos o los empresarios. El proyecto mencionado está bajo análisis de Economía y Trabajo, a la espera de que el presidente Kirchner decida su eventual envío al Congreso, luego de los fallos de la Corte que declararon la inconstitucionalidad del régimen actual.

La marcha de la economía: calma en el Gobierno frente al mal clima internacional

Ya se cubrieron las necesidades financieras hasta fin de año

 El secretario de Finanzas dijo que no colocará bonos durante la «tormenta»

Seis meses después de asumir como secretario de Finanzas, Alfredo Mac Laughlin habló ayer por primera vez a la prensa y aseguró que las necesidades financieras «ya están cubiertas hasta fin de año», gracias a los recursos provenientes del superávit fiscal primario y de las dos colocaciones de títulos Bonar V que hizo este año en el mercado por US$ 1000 millones. «Podemos vivir con lo nuestro -bromeó el ex secretario de la Bolsa porteña en el cóctel del Día del Periodista que organizó el Ministerio de Economía-. Eso no quiere decir que no pueda salir otra vez [al mercado] para gastarme la plata.»

El programa financiero le permite la emisión de bonos por otros US$ 1000 millones, pero Mac Laughlin no planea hacer nada por el momento, dada la incertidumbre en los mercados internacionales (ver página 5). «No saldremos, hay que esperar hasta que pase la tormenta. Si hoy saliera, debería pagar más del 9 por ciento [de tasa de interés]», comentó el funcionario. A principios del mes pasado, en la última colocación de Bonar se pagó un 8,09 por ciento.

El secretario considera posible que vengan tiempos de tasas altas, pero opinó que eso no alterará los buenos precios de las materias primas, más dependientes de la demanda asiática. En el mismo cóctel, la ministra de Economía, Felisa Miceli, opinó que «si el mundo sigue creciendo, tendremos algún impacto positivo», y añadió que no advierte nada en contrario porque «China está creciendo sólidamente, Japón también y lo mismo Europa y Estados Unidos». La ministra destacó además la solidez financiera de la Argentina «después de la reestructuración de la deuda pública y de la cancelación de la deuda con el Fondo Monetario Internacional».

Club de París

El secretario de Finanzas también se refirió a la negociación de la deuda impaga con el Club de París, que agrupa a 19 países acreedores: negó que ese organismo fuera a recibir el mismo tratamiento que los bonistas privados que entraron en el canje -con una quita del 70% en el valor real de los títulos- y explicó que busca un «arreglo» que reconocerá no sólo el capital adeudado, sino también los intereses vencidos -otra diferencia con la renegociación de los bonos-. Mac Laughlin puntualizó que a los países del Club de París se les debe en total US$ 6000 millones, de los cuales un 60% está en manos de cuatro países: Japón, Alemania, España y Holanda. El funcionario dijo que, entre el Mundial de fútbol y las vacaciones del verano boreal, hasta septiembre próximo no habrá novedades en esta negociación.

Los tenedores de bonos que rechazaron la quita -el 24% de ellos- deberán esperar aún más. «No hay nada con los holdouts . En el presupuesto no hay nada», contestó el sucesor de Guillermo Nielsen.

Antes de comenzar a hablar de la actualidad, Mac Laughlin reconoció que, cuando asumió el cargo público -el primero de su vida-, renunció a todos los puestos en la actividad privada, no sólo a la Bolsa sino también al directorio de varias empresas, y ahora gana un 20% de lo que facturaba antes. Sus finanzas personales no irán tan bien, pero las de la Nación, en cambio, están mejor, según él: «En este gobierno, el superávit es un objetivo, no un resultado. Pero a pesar de tenerlo y de que el país está desendeudándose, había que salir al mercado después de tantos años».

Hasta las dos colocaciones de este año, el Gobierno se financiaba con ventas directas de bonos a Venezuela y a los bancos públicos para evitar el pago de las tasas que le demandaban los inversores para colocaciones en el mercado voluntario. El país ya emitió este año bonos 2012 y 2011 en dólares por un valor nominal de US$ 2475 millones de dólares, incluyendo las ventas a Venezuela. El plan original del Gobierno era colocar antes del final del año otros US$ 500 millones en el Bonar V, con un cupón del 7 por ciento.

Mac Laughlin dijo que durante su gestión se respetarán siempre las reglas del mercado, diferenciándose de lo ocurrido el año pasado, «salvo que hubiera una crisis, que no está en la mira». Por eso pidió al Banco Nación que redujera al mínimo su participación en las licitaciones de Bonar. Pero no descartó colocar bonos al gobierno de Hugo Chávez, aunque con las condiciones de mercado.

Por Alejandro Rebossio
De la Redacción de LA NACION

Por David Encina

Periodista

Ver perfil en LinkedIn / twitter.com/DavidEncina

Trabajador. Asesoría en comunicación social, comercial y política para el desarrollo de campañas. Análisis de servicios al cliente y al público. Aportes para la gestión de redes sociales con planificación estratégica.

Contacto: mencin@palermo.edu / david.encina@facebook.com / encina_david@yahoo.com.ar/ m.david.encina@gmail.com

Más información ver en David Encina V. - PRENSA.
http://cualeslanoticia.com/prensa/

2 respuestas a «Miceli prevé inflación alta para los próximos tres años»

¿El índice de precios al consumidor será a gusto del consumidor o a gusto del gobierno, o sea una mezcla que se ajuste a la necesidad de mostrar un índice menor?

¿Qué opinas? Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: