Categorías
POLÍTICA

Miles de vecinos exigieron seguridad

La Nación
 
Seguidilla de delitos en la Capital: a una semana del asesinato de Alfredo Marcenac

 
En un clima de indignación, cuestionaron a funcionarios nacionales; Blumberg convocó a una marcha a la Plaza de Mayo
 
 
 

Unas 5000 personas reclamaron anoche justicia y seguridad en un acto convocado por los vecinos de varios barrios porteños y del Gran Buenos Aires realizado en plena avenida Cabildo al 1700, donde hace una semana un hombre tiroteó a los transeúntes, hirió a seis personas y mató a un joven de 18 años.

En el acto, el ingeniero Juan Carlos Blumberg llamó a todos los argentinos a participar de una gran marcha hacia el Ministerio de Justicia y otra hacia la Plaza de Mayo para exigir al gobierno nacional medidas para combatir la inseguridad, al tiempo que rechazaron el ahora congelado anteproyecto de reforma del Código Penal, por el que se bajaban penas a numerosos delitos.

Durante la protesta, los vecinos llevaron velas encendidas y carteles con fotos de las víctimas. En un grito casi unánime se unieron para recrear el pedido que se oyó con fuerza durante diciembre de 2001: "Que se vayan todos".

Esa frase, primero generalizada, fue después centrada en las figuras del ministro del Interior, Aníbal Fernández, y del jefe de Gabinete, Alberto Fernández. "Que se vayan los Fernández. Si no pueden dar seguridad, no los queremos en el gobierno", gritaban los vecinos.

El acto comenzó a las 19, sobre el 1700 de la avenida Cabildo. Allí, un grupo de madres y familiares víctimas de la delincuencia contó cómo los delincuentes habían matado a sus familiares. "A mi hijo lo secuestraron el 10 de diciembre de 2002. Pidieron un rescate de 500.000 dólares. Yo no podía reunir ese dinero. Me pidieron otra suma menor y cuando ya la había reunido, los secuestradores no llamaron más", dijo a LA NACION Benancio Ramírez, padre de Juan Marcelo, el joven de 27 años secuestrado hace cuatro años y desaparecido desde entonces.

Blumberg (que ayer declaró en el juicio por la muerte de su hijo Axel, sobre lo que se informa en la página 17) aseguró que en su fundación diariamente recibe entre 1000 y 1100 e-mails, fax y llamadas de vecinos que piden una nueva marcha contra la inseguridad, a la Plaza de Mayo.

"Son muchos los vecinos que se acercan de todas partes del país. Quieren que el Gobierno actúe de inmediato. Seguramente, la movilización al Ministerio de Justicia la haremos en los próximos días. La segunda, a la Plaza de Mayo, tomará un poco más de tiempo. Creo que alrededor del 15 de agosto sería una buena fecha para tener todo organizado", dijo Blumberg a LA NACION. Y añadió: "Vamos a pedir la cabeza del secretario de Política Criminal, Alejandro Slokar, y del ministro de Justicia [Alberto Iribarne]".

"Los últimos asesinatos y robos ocurridos en la ciudad fueron protagonizados por menores. La ley tiene que se ser más dura con ellos", dijo una vecina que sólo se identificó con el nombre de Susana.

Los manifestantes calificaron al presidente Kirchner como "un montonero" y pidieron que no sea garantista de los delincuentes.

Sobre el final los vecinos pidieron que, durante la noche, todos los habitantes de la Argentina prendieran una vela en las veredas y esquinas de su casa. "Tenemos que recordar a nuestras víctimas del delito. Y hacerle recordar al Gobierno que la seguridad es un deber que nos deben garantizar", dijo una de las madres de las víctimas del delito.

Ayer, antes de la marcha, fueron inhumados los restos de los dos hombres acribillados en una parrilla de Colegiales, sobre lo que se informa por separado.

Por Jesús A. Cornejo
De la Redacción de LA NACION

 

 

 

Fuerte reclamo en Necochea

Unas 5000 personas marcharon en silencio por la ciudad
 

En absoluto silencio y en un clima de emoción coronado por miles de velas encendidas en medio de la oscuridad de la noche, unas 5000 personas marcharon ayer en la ciudad de Necochea -de donde era oriundo Alfredo Marcenac, el joven asesinado en el barrio porteño de Belgrano por un hombre que hirió, además, a otras seis personas- para reclamar justicia y expresar su solidaridad con la familia del fallecido.

Toda la comunidad necochense caminó por el centro de la ciudad durante una hora, entre poco antes de las 19 y poco antes de las 20, encolumnada detrás de un sencillo cartel con la leyenda "Freddy presente".

Entre los presentes estaban los padres de "Freddy" (como llamaban a Alfredo en su ciudad natal), Adrián Marcenac y Mónica Boysebbes; los hermanos del joven, ex compañeros de colegio llegados especialmente a la ciudad balnearia para recordar a su amigo, alumnos de la madre de la víctima -que da clases en varios establecimientos locales-, vecinos, el intendente radical Daniel Molina y concejales de distintos partidos políticos.

El cierre estuvo cargado de emoción. Al término de la movilización, que partió desde el Palacio Municipal y terminó en el mismo punto, los ex compañeros de "Freddy", allegados a la familia, las autoridades y otros necochenses aplaudieron sin cesar durante casi diez minutos.

Una mano de Dios

Los padres acababan de abandonar el lugar en un móvil policial que le había abierto paso a la marcha. "Con tanta gente que hay movilizada, si Dios no nos puede dar una mano para que realmente haya justicia, no sé… Creo fervientemente en la justicia divina y creo que nos va a acompañar", dijo la mamá del joven que murió tras recibir varios disparos, en un hecho que conmocionó a la opinión pública. La mujer también tuvo palabras de agradecimiento a quienes de una u otra forma expresaron su solidaridad con la familia. "Quiero agradecer profundamente a toda la comunidad, por supuesto a la de Necochea, e incluso a la gente de Buenos Aires que ni siquiera nos conoce", dijo Boysebbes.

En su derrotero, la marcha en memoria de Alfredo y en reclamo de justicia por su muerte pasó por el gimnasio donde el adolescente practicaba natación y por el colegio donde cursó sus estudios, el Nuestra Señora del Rosario.

La presencia de la comunidad educativa fue tal vez la más fuerte, impulsada por el recuerdo del joven y por la profesión de la madre. Es más: fueron los alumnos de la Escuela Técnica N° 3, uno de los establecimientos donde Boysebbes da clases, los que impulsaron la realización de una marcha cuando se cumpliera una semana del asesinato. La propuesta fue bienvenida por todos.

 
 
 
 

Por David Encina

Periodista

Ver perfil en LinkedIn / twitter.com/DavidEncina

Trabajador. Asesoría en comunicación social, comercial y política para el desarrollo de campañas. Análisis de servicios al cliente y al público. Aportes para la gestión de redes sociales con planificación estratégica.

Contacto: mencin@palermo.edu / david.encina@facebook.com / encina_david@yahoo.com.ar/ m.david.encina@gmail.com

Más información ver en David Encina V. - PRENSA.
http://cualeslanoticia.com/prensa/

¿Qué opinas? Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: