Categorías
Defensa y Seguridad

Murió el joven boliviano golpeado en la cabeza en una bailanta de Once

Clarín
TENIA 24 AÑOS Y DOS HIJOS. LA FAMILIA ACUSA A UN PATOVICA

El Gobierno porteño clausuró anoche el local y entregó los nombres de sus empleados de seguridad a la Justicia. Según amigos y familiares, el muchacho fue atacado con una cachiporra. Agonizó tres días.

Pilar Ferreyra.

pferreyra@clarin.com

El joven boliviano Beimar Mamani murió a las 14.30 de ayer en el Hospital General de Agudos José Penna después de pasar 72 horas en estado de coma profundo. El muchacho, de 24 años, había ingresado en el hospital municipal a causa de un golpe de cachiporra asestado sobre su cabeza, presuntamente por uno de los patovicas del boliche de música tropical ubicado en Rivadavia 3475: Fantástico Bailable.

Anoche la Secretaría de Seguridad del Gobierno de la Ciudad clausuró el local bailable e informó que todos los patovicas del boliche fueron identificados y sus nombres entregados a la Justicia. La Fiscalía de Parque Patricios, a cargo de la investigación realizaba también anoche una serie de procedimientos en el boliche y en una agencia de seguridad a la que pertenecerían los miembros del equipo de seguridad sospechado. No había detenidos hasta última hora de ayer.

El trágico episodio está envuelto en un clima aún más grave por cuanto los amigos de Beimar, que lo acompañaron en el boliche,y sus familiares que arguyen que la brutal agresión responde en realidad a un acto de "discriminación".

"No nos vamos a quedar sentados. Vamos a hacer ruido. Esto no va a quedar así. Tenemos el apoyo incondicional del Vicecónsul de Bolivia, Bruno Guzmán Solís, y de otros grupos", aseguró a Clarín en diálogo telefónico un primo hermano de Beimar, Julio, que ayer acompañaba a la familia Beimar y a los amigos del muchacho asesinado cuando declaraban en el Juzgado de Instrucción Nº 14 a cargo de la jueza Fabiana Palmagini.

Mientras tanto, a las 17.45, en el segundo piso del Penna llegaba el personal del Instituto Nacional Central único Coordinador de Ablación e Implante (INCUCAI) y, a las 18, médicos y enfermeros del Hospital Italiano de Buenos Aires. Tras el informe del perito forense, se realizaría la ablación de los órganos de Beimar autorizado por su familia.

Pocos minutos después y en compañía de cinco amigos, ingresó por la puerta de Pedro Chutro 3380 del hospital, Edwin Mamani (22), uno de los tres hermanos de Beimar. No participó del trágico episodio porque "tenía que trabajar temprano al otro día" pero relató que seis muchachos, entre ellos Beimar, entraron al boliche cerca de las tres de la mañana. Allí se encontraron con cuatro amigas con las que comenzaron a bailar. "Uno de ellos, el Tata, se puso a bailar con María, cuando apareció un pibe que estaba muy borracho que le dice: ‘Correte que voy a bailar con ella’. Como estaba muy ebrio el Tata le respondió: ‘No, pará, andá con tu gente’. En ese instante el pibe le puso una mano al Tata. No se pelearon. Pero José María los separó", describió y, en un tono sorprendido concluyó: "Ahí fue cuando, de atrás, sin preguntar qué había pasado, ni nada, los patovicas del boliche empezaron a meter palos. Uno de esos palos mató a mi hermano", sostiene Edwin.

Después de la pelea, con la cabeza ensangrentada, pálido y casi en estado de shock, el joven Beimar, que desde hacia ocho meses trabajaba como operador de una fábrica de satinados del Partido de Avellaneda, regresó a su casa de la villa 1-11-14 del Bajo Flores para encontrarse con su mujer, de 21 años, y con sus dos hijos de cinco y tres años. Pero se sintió mal y fue trasladado al Penna donde lo operaron dos veces durante el fin de semana.

En la tarde del lunes, la madre de Beimar, Teófila Fernández, y otros familiares radicaron una denuncia ante la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires. Desde allí pidieron un informe a la Policía Federal sobre la actitud de sus efectivos en el caso, que no intervinieron ni derivaron a los heridos al Sistema de Atención Médica de Emergencia (SAME).

A la noche, con la suspensión de su inscripción, la Secretaría de Seguridad porteña decretó la virtual clausura del local.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Por David Encina

Periodista

Ver perfil en LinkedIn / twitter.com/DavidEncina

Trabajador. Asesoría en comunicación social, comercial y política para el desarrollo de campañas. Análisis de servicios al cliente y al público. Aportes para la gestión de redes sociales con planificación estratégica.

Contacto: mencin@palermo.edu / david.encina@facebook.com / encina_david@yahoo.com.ar/ m.david.encina@gmail.com

Más información ver en David Encina V. - PRENSA.
http://cualeslanoticia.com/prensa/

2 respuestas a «Murió el joven boliviano golpeado en la cabeza en una bailanta de Once»

¿Qué opinas? Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: