Categorías
Rel. Internacionales

Nadie quiere a Bush

( Fuente: Reuters)
 
 
Bush recibe más abucheos que aplausos en su gira por Sudamérica
 

Por Julio César Villaverde

RIO DE JANEIRO (Reuters) – El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, fue testigo del rotundo fracaso de una cumbre continental y de otra postergación de las conversaciones de libre comercio hemisféricas, que él promueve con vehemencia, durante su breve gira por América del Sur.

También fue blanco de protestas callejeras a su paso por Argentina y Brasil, y apenas se llevó promesas de trabajo conjunto para impulsar el comercio global de su colega brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, el principal líder regional según Washington.

Y, en un hecho inédito, un presidente, su enemigo el venezolano Hugo Chávez, fue el principal orador de un multitudinario acto en su contra en la ciudad argentina de Mar del Plata, donde se celebró la IV Cumbre de las Américas.

La reunión prácticamente fracasó por falta de consenso en la reanudación de las conversaciones sobre el Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA), promovida por Washington desde hace más de una década y defendida por Bush en Argentina y Brasil.

El ALCA debió lanzarse en enero del 2005, pero desde hace dos años las conversaciones para su formación están paralizadas, principalmente por diferencias entre la unión aduanera Mercosur -Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay- y Estados Unidos.

Los sudamericanos exigen el levantamiento de los subsidios agrícolas vigentes en Estados Unidos y Washington la apertura de sus mercados industriales y de servicios.

El Mercosur, cuyas economías dependen en gran parte de la agropecuaria, planteó a Estados Unidos "que tiene un sistema de protección agrícola muy fuerte, que para poder pensar en un acuerdo de libre comercio es necesario que esos sistemas de protección se caigan," dijo a una radio el jefe del Gabinete de Ministros de Argentina, Alberto Fernández.

INSISTENCIA CONTRAPRODUCENTE

La insistencia de Washington de llevarse de Mar del Plata una promesa de reapertura de las negociaciones provocó en cambio más divisiones entre los mandatarios de América Latina, donde es creciente la crítica a la política externa de Bush.

El presidente mexicano, Vicente Fox, pidió a sus pares actuar "con seriedad" y sentarse a dialogar. Chávez tuvo un duro intercambio con su colega peruano, Alejandro Toledo.

También hubo una dura exposición del anfitrión, el argentino Néstor Kirchner, hacia Fox, por el mismo tema, según varias fuentes diplomáticas.

El documento final marcó esas divisiones, al indicar que un grupo de 29 países pidió reanudar las conversaciones sobre el ALCA, y los miembros del Mercosur esperar el resultado de la Ronda de Doha de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Pero, el tema del ALCA en la cumbre habría servido para eludir asuntos de interés para América Latina, que se siente relegada por el gobierno de Bush y donde muchos critican la guerra en Irak, principal preocupación en política exterior de Washington.

"Washington logró instalar un tema comercial que dista de materializarse y, al mismo tiempo, eludir los asuntos políticos claves que más aquejan a América Latina," dijo Juan Tokatlian, director de Ciencia Política y Relaciones internacionales de la Universidad de San Andrés, en Argentina.

Una reunión entre Kirchner y Bush tampoco habría sido un éxito, según dijo el gobierno argentino.

"Mire, usted no espere encontrar en mí las posiciones de un alcahuete," dijo Kirchner a Bush, luego de calificar el mandatario argentino a las políticas de Washington para la región como "hegemónicas."

¿APENAS "CHURRASCO" EN BRASIL?

Tras dejar Mar del Plata, donde las protestas de miles de personas derivaron en violencia y el incendio de una sede bancaria, Bush encontró cierto alivio en Brasilia, donde sólo un centenar de personas se manifestaron contra su presencia.

Bush tuvo un encuentro privado de 90 minutos con Lula, y varias horas compartidas en un retiro campestre donde se sirvió un típico "churrasco" (barbacoa) brasileño.

Por otro lado, la visita de casi 24 horas pareció dejar apenas declaraciones de propósitos, como un compromiso de trabajar en conjunto para impulsar las negociaciones globales de comercio y, en una declaración, menciones a coincidencias generales en una serie de asuntos internacionales.

Bush ratificó su visión de Brasil como líder regional, lo que puede aumentar cierto resquemor percibido en algunos vecinos, principalmente en Argentina, por esa pretendida posición, dijeron fuentes diplomáticas.

"Basta ver la profundidad y la confianza con que dialogó en Brasil y la tensión que hubo en Argentina, la dificultad de Kirchner en conducir los debates en la Cumbre. Eso marca una diferencia, aunque en la superficie el Mercosur aparezca unido," evaluó una fuente diplomática que pidió no ser identificada.

(Con reportes adicionales de Guido Nejamkis y Damián Wroclavsky en Argentina)

Por David Encina

Periodista

Ver perfil en LinkedIn / twitter.com/DavidEncina

Trabajador. Asesoría en comunicación social, comercial y política para el desarrollo de campañas. Análisis de servicios al cliente y al público. Aportes para la gestión de redes sociales con planificación estratégica.

Contacto: mencin@palermo.edu / david.encina@facebook.com / encina_david@yahoo.com.ar/ m.david.encina@gmail.com

Más información ver en David Encina V. - PRENSA.
http://cualeslanoticia.com/prensa/

¿Qué opinas? Deja un comentario