Categorías
POLÍTICA

Nuevas críticas desde el exterior: fondos por US$ 3300 millones hasta 2009

 

El Banco Mundial da crédito, pero ve riesgos económicos

Cuestionó los controles de precios y puso en duda la sustentabilidad del crecimiento
 
 
WASHINGTON.- Con elogios para el Gobierno por la recuperación de la economía y el desarrollo social observado en los últimos tres años, pero también con cuestionamientos explícitos sobre la solidez del modelo actual, el Banco Mundial (BM) aprobó ayer un programa de créditos por US$ 3300 millones para el país, que se extenderá hasta mediados de 2009.

El directorio del banco planteó sus dudas sobre la eficacia de las medidas oficiales impuestas para luchar contra la inflación, mejorar el clima local de inversiones y resolver los nudos aún irresueltos en el sector productivo que dejaron la salida de la convertibilidad y la ruptura de los contratos, indicaron a LA NACION funcionarios del organismo.

"La recuperación de la Argentina ha sido más rápida y fuerte de lo esperado y se han realizado progresos sustanciales en diferentes áreas desde la crisis", dijo el management del banco al presentar la nueva estrategia de asistencia al país (CAS, por sus siglas en inglés) ante el directorio, y citó, entre otros, "la reducción de la pobreza y los niveles de desempleo".

Pero a continuación el equipo técnico aclaró, sin embargo, que "no puede asegurarse la perspectiva a mediano plazo de un crecimiento sostenido ( ) dada la persistente incertidumbre respecto del rumbo que tomarán las autoridades" en su política económica. El director por la Argentina, Alieto Guadagni, citó a Platón para rebatir los planteos. "Contra hechos no valen argumentos", parafraseó, y enumeró varios datos de la economía local.

El director por Francia pidió, de todos modos, al delegado del Fondo Monetario Internacional (presente en la reunión) que comunique al Banco Mundial los resultados de la revisión macroeconómica "del artículo IV", que comenzó días atrás en Buenos Aires, una vez que esté aprobada. Entonces el directorio reabrirá el debate sobre la situación argentina. El CAS prevé que se desembolsarán créditos por US$ 205 millones hasta fines de este año y por 1115 millones, 1190 millones y 790 millones de dólares en los años siguientes, hasta mediados de 2009, centrados en las áreas de infraestructura, salud y redes sociales. Todos los préstamos serán de asignación específica, es decir que por primera vez en 25 años el Gobierno no podrá disponer libremente de los fondos, lo que sólo es factible cuando se trata de créditos "de ajuste". Estos, a su vez, sólo son aprobados por el directorio del BM si el país cuenta con un aval del FMI.

Apoyo para los "desafíos"

La premisa del nuevo programa trienal, según consta en la copia en poder de LA NACION, es apoyar al Gobierno para que encare los "desafíos" que afronta el país, que incluyen lograr un "crecimiento sustentable, inclusión social y mejora de la gobernabilidad". A lo largo de más de 220 carillas, los técnicos conducidos por el director para el Cono Sur del banco, Axel van Trotsenburg, mecharon elogios y advertencias, que se repitieron luego en la reunión del directorio, entre otros, por representantes de países del G-7, como Italia, Japón y Francia. "El progreso es evidente en toda la economía. En el frente político, el presidente Kirchner consolidó su importante apoyo popular en las elecciones legislativas de octubre de 2005", destacó el nuevo CAS, para de inmediato exponer a la inflación como "la principal preocupación de política macroeconómica por el momento". "El crecimiento de las presiones inflacionarias es generalizado", consta en el CAS. "Una demora en la respuesta de política aumenta el riesgo de una inflación acelerada y erosión a la competitividad, incrementando por lo tanto la posibilidad de un difícil resultado económico, el cual -si la historia sirve como guía- afectaría desproporcionadamente a los más pobres y vulnerables."

Los controles de precios figuraron entre los planteos escuchados en el directorio. También el reclamo del representante italiano por la falta de respuesta del Gobierno para los hold-outs , que rechazaron la única oferta de canje de la deuda en default. El directorio también pidió un marco jurídico estable y actualizar las tarifas que siguen congeladas, planteos que también figuran en el CAS. "Continuar con una gestión macroeconómica prudente requerirá una sostenida disciplina fiscal a nivel nacional y provincial", expresó la entidad. "De igual importancia es el compromiso con reformas estructurales, incluyendo ( ) el clima de inversión, el fortalecimiento institucional, la seguridad jurídica y los servicios públicos", añadió.

Los técnicos del Banco Mundial consideran que existe una "necesidad apremiante de inversiones en el sector de los servicios públicos", pero el arribo de nuevos capitales sólo será posible cuando "se adopte un marco de políticas claro y estable y se establezcan las condiciones apropiadas para la participación del sector privado". "En el mediano plazo hay importantes desafíos asociados al crecimiento económico y social", dijo Van Trotsenburg a LA NACION.

"Cómo mejorar el clima de inversión es uno, cómo potenciar al sector privado y resolver los cuellos de botella productivos son otros", enumeró. En el CAS, el Banco optó por aludir a las "oportunidades" que se abren para el Gobierno, que tuvo "un rol central en la rápida recuperación económica".

Por Hugo Alconada Mon
Corresponsal en los Estados Unidos

 
 
 
 
 
 
 
 
 

El BID pide más inversión privada

 El presidente del organismo sostuvo que el aporte del sector público no alcanza para crecer
 
 
El Gobierno no debería cerrarle las puertas al sector privado para lograr un crecimiento en la inversión de los servicios básicos de infraestructura, expresó ayer el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Luis Moreno.

Al presentar a través de una teleconferencia desde Washington una iniciativa para reducir la desigualdad y la pobreza, denominada "Construyendo oportunidades para la mayoría", Moreno dijo que en el caso de saneamiento, agua potable y electricidad, entre otros sectores, los emprendimientos deben ser "de carácter mixto". Ante una pregunta de LA NACION sobre las ventajas de que el Estado lidere la inversión en infraestructura en la Argentina, Moreno respondió que los proyectos "deben ser a través de alianzas público-privadas", ya que el objetivo principal debe ser "lograr escala" para llegar a los sectores más postergados de la sociedad. "El 65% de la población latinoamericana no tiene vivienda y 105 millones de personas carecen de agua potable", precisó el funcionario de nacionalidad colombiana.

De este modo, Moreno apuntaló la idea de las asociaciones público-privadas ( public private partnership o PPP), en las que el Estado otorga una concesión de un proyecto o comparte las acciones de una compañía. Hasta este año, el BID otorgaba unos US$ 7000 millones de su cartera de créditos al sector privado -por medio de la Corporación Interamericana de Inversiones (CII) y el Fondo Multilateral de Inversiones (Fomin)-, pero por pedido de la Argentina y de otros países fuertes en el banco, se decidió que las PPP también pudieran acceder a estos fondos.

El BID utilizará unos US$ 3000 millones para esta iniciativa presentada ayer a la prensa y que será lanzada el lunes próximo en forma oficial con figuras de renombre como el ex presidente de Estados Unidos Bill Clinton y el presidente de Colombia, Alvaro Uribe. Se trata de un paquete para el período 2007-2011, que "busca soluciones prácticas a problemas concretos". Así, Moreno intentó desmentir que este megaemprendimiento (focalizado en vivienda, infraestructura, servicios financieros, tecnología y documentación) haya sido generado para confrontar con las críticas de líderes como el presidente venezolano, Hugo Chávez, a la estrategia de los bancos multilaterales de crédito. En el caso de la infraestructura, en los próximos cinco años se destinarán 1000 millones de dólares adicionales.

Cambios

Convocado a liderar el BID con el apoyo de los Estados Unidos para superar la crisis que sobrevuela a estas entidades, Moreno se ha planteado un cambio que implicará sacudir una estructura acusada de excesiva burocracia y poca transparencia por gobiernos y organismos no gubernamentales.

Por esta razón, el funcionario reconoció que el BID deberá "trabajar creativamente" con gobiernos, sector privado y sociedad civil para ayudar a más gente a acceder a la economía formal. Según una plataforma de datos del organismo, este segmento marginado representa US$ 510.000 millones en activos no utilizados. "Esta gente paga una multa de pobreza que les encarece el costo de vida, les resta productividad y limita sus oportunidades de ahorro", afirmó Moreno.

De todos modos -para espantar críticas de algunos países-, el funcionario aclaró que el banco no dejará de financiar los proyectos que "tradicionalmente" apoyó, para ajustar cuentas fiscales o de balanza de pago. Con suma diplomacia, admitió que aún no existe una decisión respecto del pedido de Bolivia de que se le condone su deuda, tal como ocurrió con el FMI y el Banco Mundial.

Por Martín Kanenguiser
De la Redacción de LA NACION

Por David Encina

Periodista

Ver perfil en LinkedIn / twitter.com/DavidEncina

Trabajador. Asesoría en comunicación social, comercial y política para el desarrollo de campañas. Análisis de servicios al cliente y al público. Aportes para la gestión de redes sociales con planificación estratégica.

Contacto: mencin@palermo.edu / david.encina@facebook.com / encina_david@yahoo.com.ar/ m.david.encina@gmail.com

Más información ver en David Encina V. - PRENSA.
http://cualeslanoticia.com/prensa/

Una respuesta a «Nuevas críticas desde el exterior: fondos por US$ 3300 millones hasta 2009»

¿Qué opinas? Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: