Organicémonos contra el ajuste.

unnamedComunicado. Inflación, devaluación, crisis fiscal, crisis energética, tarifazos y topes salariales. El 2013 está cerrando con una pronunciada agudización de la crisis.

La escalada inflacionaria de los últimos años ha colocado a nuestro país en el cuarto lugar a nivel mundial (sólo tienen mayor índice inflacionaria Venezuela, Irán y Bielorrusia). La inflación del mes de noviembre es la más alta desde la hiperinflación de 1990. Para este año, se calcula un 30% de inflación, lo que implica una alta desvalorización de los salarios.

A esto debe agregarse la creciente devaluación del peso frente al dólar que se estima por encima del 40% anual, que acicatea la confiscación de los salarios que cobramos en pesos cada vez más devaluados y con menos capacidad de compra.

La crisis fiscal que azota tanto al gobierno nacional como a los gobiernos provinciales es afrontada por éstos con endeudamiento, recortes presupuestarios, tarifazos y ajuste.

La extendida crisis energética que sufrimos en forma brutal a través de los cortes de luz y agua dimensionan el alcance de la desorganización econonómica general y desnudan las políticas oficiales de subsidios, desinversión y privilegios para las empresas privatizadas.

La ‘salida’ que prepara el gobierno es un ajuste, recortando subsidios y aplicando un tarifazo generalizado colocándonos al borde de una escalada inflacionaria sin control.

Acabamos de conocer un nuevo tarifazo: el transporte público de colectivos aumentará desde enero un 66%. Se prepara un aumento generalizado para todas las empresas de servicios, encareciendo significativamente el costo de vida de los trabajadores.

En este escenario caótico, el gobierno intenta pactar con el sindicalismo oficial topes salariales en las paritarias 2014.

La lucha salarial es un eje central de la lucha contra el ajuste y el intento de descargar la crisis sobre los trabajadores.

Diversos sectores de trabajadores estatales y docentes salieron a la lucha por la reapertura de las paritarias, un aumento de emergencia y el cobro de un doble aguinaldo.

La CTA conducida por Pablo Micheli ha planteado $8000 como salario mínimo, vital y móvil -que hoy se encuentra en $3300. Lo mismo han votado centenares de delegados de la oposición de los Sutebas combativos: $8000 de inicial para el cargo testigo. El sindicato neuquino ATEN viene desarrollando paros provinciales y movilizaciones masivas por $10.000 de sueldo mínimo -cuyo sueldo inicial se encuentra hoy por debajo de los $5000.

Ademys presentó formalmente al Ministro de Educación, Esteban Bullrich, el pedido de inmediata reapertura de la mesa salarial, un aumento salarial de emergencia y el cobro de un doble aguinaldo o bono de fin de año, que ha sido otorgado a docentes y estatales en las provincias de Córdoba y Santa Fe.

Organicémonos contra el ajuste. La crisis no la debemos pagar los trabajadores.

¿Qué opinas? Deja un comentario