Categorías
Defensa y Seguridad

Padres adoptivos matan a golpes a su hijo de 8 años

La Nación
Conmoción en Córdoba

La pareja tenía "excelentes datos de todo tipo", explicó el juez
 
 
 
 

CORDOBA.- "Aposté a la vida y el resultado fue exactamente el inverso", dijo, consternado, el juez de Menores Daniel Strasorier tras enterarse de que el niño de 8 años que dio en guarda judicial en diciembre último murió como consecuencia de los golpes que le habrían dado sus padres adoptivos.

Lucas Flores fue dado en adopción el 22 de diciembre último a Walter Alberto Bernaola, de 42 años, y a su pareja María José Bustos, de 39, por decisión del juzgado de Villa Carlos Paz a cargo de Strasorier. Pero anteayer, a los dos meses de vivir con su familia adoptiva, ingresó en el hospital municipal de La Calera sin vida y con moretones en todo el cuerpo.

"Lamentablemente no se pudo hacer nada, ya la criaturita no tenía pulso; calculamos que hacía una hora que había muerto porque tenía las extremidades frías", explicó el pediatra del hospital La Calera, Mario Hilal. En tanto, el administrador general del centro médico, Daniel Brizuela, dijo que "el chiquito tenía hematomas en numerosas partes del cuerpo" y que el padre adoptivo, que lo llevó al hospital junto a un amigo, "admitió que lo había castigado".

Bernaola fue detenido casi de inmediato y su mujer, algunas horas después. Ambos están imputados por el delito de homicidio simple. La fiscal Dolores Romero Díaz, que calificó el caso de "aberrante", confirmó que "el menor llegó al nosocomio ya fallecido" y que "presentaba numerosos golpes y hematomas, recientes y antiguos".

Strasorier afirmó que desde el Registro Único de Adoptantes le fue remitida una carpeta con los antecedentes de la pareja que contenía, de acuerdo a su criterio, "excelentes datos de todo tipo, sociales, ambientales, económicos y psiquiátricos". Y agregó que, por esas razones, "se tomó la decisión de otorgar la guarda provisoria con fines de adopción, manteniendo un estricto seguimiento de ley para eventualmente proceder a la adopción".

Sin embargo, ayer trascendió que Bernaola, que trabaja como guardia de seguridad en el Instituto de Menores Domingo Cabred de esta capital, tendría antecedentes por un robo cometido en 1983. La mujer, en tanto, es empleada de comercio y la pareja no tiene otros hijos.

Enterado de este desenlace, el juez dijo que "es muy difícil reflexionar en un estado de shock", aunque luego añadió: "A mí me golpean estas cuestiones, es una criatura que no se merecía en modo alguno tener este final, al contrario". Y cuando se le preguntó si sentía el peso del fracaso por su gestión, Strasorier respondió: "Yo no diría un fracaso, pero uno no puede dejar de sentir una gran angustia, una desazón, porque se apostó a la vida y el resultado fue exactamente el inverso".

En relación con cuál fue el error que derivó en esta tragedia, el juez señaló que "los informes [de la pareja] fueron inobjetables, y si me preguntan qué pasa por la cabeza de un ser humano que llega a golpear a un niño de esta manera, yo no tengo explicación".

En el mismo sentido, Strasorier indicó que haber encontrado una familia para Lucas fue, en su momento, "una gran satisfacción" y que los controles periódicos que establece la ley no se habían realizado aún por lo reciente de la decisión.

Por Jimena Massa
Para LA NACION

 

 

 

 

 

 

 

Por David Encina

Periodista

Ver perfil en LinkedIn / twitter.com/DavidEncina

Trabajador. Asesoría en comunicación social, comercial y política para el desarrollo de campañas. Análisis de servicios al cliente y al público. Aportes para la gestión de redes sociales con planificación estratégica.

Contacto: mencin@palermo.edu / david.encina@facebook.com / encina_david@yahoo.com.ar/ m.david.encina@gmail.com

Más información ver en David Encina V. - PRENSA.
http://cualeslanoticia.com/prensa/

¿Qué opinas? Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: