Categorías
CONOCIMIENTO CULTURA Y COMUNICACIÓN

Muerte de Alberto Olmedo

Wikipedia.

Alberto Orlando Olmedo, conocido también como El negro Olmedo (n. RosarioArgentina24 de agosto de 1933 – m. Mar del PlataArgentina5 de marzo de 1988) fue un actor y humorista argentino, considerado popularmente como uno de los «capocómicos» más importantes en la historia del espectáculo de su país, por su destacada labor en televisióncine y teatro.

Durante el verano en Mar del Plata estreno la obra Éramos tan pobres y filmó, junto a Jorge Porcel, la película Atracción peculiar, una de las mejores del dúo, que se estreno el 3 de marzo. Dos días después, en la madrugada del 5 de marzo, luego de una noche de muchos excesos junto a su pareja Nancy Herrera, cae involuntariamente desde el balcón de su departamento del piso 11 del edificio Maral 39, y fallece prácticamente en el acto. Aunque se tejen diversas hipótesis alrededor de esta tragedia, la única presente en ese momento fue su pareja, que en más de una oportunidad declaró que fue sólo un accidente, otros dicen que se suicidó.

Categorías
Estados Mis notas - Mis Escritos

23 de diciembre de 1986 – Posadas, Misiones

Categorías
Estados Mis notas - Mis Escritos

22 de Agosto de 1986 – Posadas, Misiones

Categorías
Historia - Antropología - Arqueología Mis notas - Mis Escritos

17 de Enero de 1985 – Posadas Misiones

Recuerdo a mi mamá leyendo esta carta en la casa de mis abuelos. Días después, viajamos a Posadas.

Recuerdo cuando estábamos llegando a la casa que mi papá había alquilado; él estaba lavando su ropa.

Categorías
Estados Mis notas - Mis Escritos

6 de Septiembre de 1981– Posadas, Misiones

Autorizan mi bautismo. En Octubre de 1981, me bautizarían en Itatí, Corrientes.

Años después, ya siendo adulto, conseguí la apostasía de la Iglesia Católica.

Mi papá terminó el curso pre bautismal para mi bautismo.

Categorías
Estados Mis notas - Mis Escritos

19 de Agosto de 1981 – Posadas, Misiones

Mi papá terminó el curso pre bautismal. En Octubre de 1981, me bautizarían en Itatí, Corrientes.

Años después, ya siendo adulto, conseguí la apostasía de la Iglesia Católica.

Categorías
Defensa y Seguridad Derechos Humanos Federal JUSTICIA POLÍTICA

Bombardeo de la Plaza de Mayo.

Wikipedia.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El bombardeo de la Plaza de Mayo, también conocido como la Masacre de Plaza de Mayo, fue el bombardeo cometido el 16 de junio de 1955 en la ciudad de Buenos Aires (Argentina). Ese día un grupo de militares y civiles opuestos al gobierno del presidente Juan Domingo Perón intentó asesinarlo y llevar adelante un golpe de estado y, si bien fracasaron en su propósito, durante el mismo varios escuadrones de aviones pertenecientes a la Aviación Naval, bombardearon y ametrallaron la Plaza de Mayo y la Casa Rosada, ubicada a su vera, el edificio de la Confederación General del Trabajo y el edificio que en aquella época servía como residencia presidencial, causando la muerte de 308 personas3 y más de 700 heridos siendo, irónicamente, el bautismo de fuego de la Aviación Naval (contra su propia gente).4 Perón se había retirado al Ministerio de Guerra ubicado a 200 metros de la Casa Rosada por lo cual no estaba en ella al comenzar los ataques aéreos y el intento de asalto por fuerzas de tierra. La violencia, de una magnitud nunca vista anteriormente en Argentina, con la cual se ejecutó el hecho y el desprecio por la vida de las personas hace que se lo vincule con el terrorismo de Estado aparecido años después en el país5 En febrero de 2008 el juez Claudio Bonadío, entendió que ese episodio no fue un genocidio, sino un intento de eliminación del entonces presidente, Juan Perón declarando que no fue un delito de «lesa humanidad«.4 como solicitaba que se declare un planteo presentado.

Categorías
Ciencia - Tecnología - Industria e Innovación Productiva CONOCIMIENTO CULTURA Y COMUNICACIÓN Defensa y Seguridad Educación Estados Historia - Antropología - Arqueología Libros - Periodismo - Publicaciones Mis notas - Mis Escritos POLÍTICA Rel. Internacionales

Semana Trágica de 1919

Cronología de los acontecimientos.

Semana Trágica

La revuelta y represión estatal  dejó entre 141 a 700 muertos (según la fuente que se tome) y centenares de heridos. Este suceso es  también conocido en América Latina como el primer pogromo, matanza y robo a un grupo determinado de personas,  ya que el grupo paramilitar fascista Liga Patriótica Argentina atacó a la comunidad judía local.Argentina. Desde diciembre de 1918 los obreros se encontraban en huelga. Los sucesos comenzaron en los Talleres Metalúrgicos Pedro Vasena, cuya fábrica se hallaba en Cochabamba y La Rioja de la Ciudad de Buenos Aires (donde actualemente se encuentra la Plaza Martín Fierro en el barrio de San Cristóbal). Los huelguistas, algunos de ellos afiliados a la FORA – Federación Obrera Regional Argentina del Vº Congreso (de tendencia anarquista), reclamaban la reducción de la jornada laboral de 11 a 8 horas, mejores condiciones de salubridad, la vigencia del descanso dominical, un aumento de salarios y la reincorporación de los delegados despedidos al iniciarse el conflicto. Vasena era una de las empresas más importantes de Argentina, con  2500 trabajadores, la mayoría de su paquete accionario era de origen inglés. 

3 de enero.

Durante la madrugada se produjo un tiroteo en las inmediaciones de los depósitos de la empresa en Pompeya, en Pepirí y Santo Domingo, entre  obreros que hicieron un piquete y agentes de la comisaría 34 y la guardia de Caballería que llegaron custodiando una chata de la fábrica.  Al día siguiente hubo otro tiroteo que causó heridos graves.

7 de enero.

Se inició en el puerto una huelga de obreros marítimos y se cortó el tránsito en la Ciudad de Buenos Aires. Hubo enfrentamientos entre obreros y la policía y en todos los barrios los transeúntes eran palpados.

Unos carneros, rompehuelgas, nuevamente manejaban vehículos custodiados por la policía hacia los depósitos de Vasena, se encontraron con piquetes de obreros con sus familias que les tiraron algunas piedras y maderas, la policía disparó contra la multitud, mató a 4 trabajadores y dejó más de 30 heridos graves.

La Sociedad de Resistencia Metalúrgica lanzó entonces un paro general en todo el gremio, apoyada por los obreros marítimos que también estaban en huelga. La FORA, la del V Congreso y la del IX Congreso de tendencia sindicalista, llamaron a una Huelga General para el 9 de enero, día del sepelio de las víctimas.

El Departamento Nacional del Trabajo había hecho lugar a los reclamos obreros y dispuso satisfacer las demandas que fueron desoídas por la parte empresaria. La empresa intentaba seguir funcionando con obreros rompehuelgas provistos por la Asociación Nacional del Trabajo, organización pro patronal.

El presidente HipólitoYrigoyen relevó al jefe de policía, nombró a Elpidio Gonzalez en ese puesto y prohibió a la Liga Patriótica Argentina, grupo paramilitar fascista. Ni bien entró en funciones, Elpidio Gonzalez comenzó a negociar -por instrucción del presidente- con dirigentes de la FORA IX° Congreso, de tendencia sindicalista. Rápidamente llegó a un acuerdo con Sebastián Marotta, secretario general de la entidad gremial, por el cual se aceptaban todos reclamos obreros, se establecía un plazo de 24 horas para su aplicación por parte de Vasena y se liberaban a los obreros detenidos durante los incidentes. A cambio, los huelguistas deberían desalojar el establecimiento ocupado.

Sin embargo, la tendencia anarquista de la FORA logró imponer el rechazo al acuerdo en el plenario de la agrupación gremial y la continuidad de la huelga.

Elpidio decidió entonces ir personalmente a los talleres para negociar con los manifestantes, antes de que la situación se torne más violenta. Los huelguistas desconocieron su autoridad y los sectores más radicalizados intentaron agredirlo, volcaron e incendiaron el auto oficial en el que había llegado. Esto causó la muerte de un custodio.

Ante el estancamiento de las negociaciones, la patronal decidió intervenir mediante grupos de choques y rompehuelgas, a los cuales se sumaron organizaciones de ultraderecha como la Liga Patriótica Argentina que produjeron violentos incidentes en toda Buenos Aires contra trabajadores, inmigrantes, judíos y cualquiera que fuese visto como una «amenaza para la patria» por parte de estos grupos.

Con la Policía de la Capital totalmente desbordada, el Gobierno decidió la intervención del Ejército y puso al frente al General de División, Luis Dellepiane.

9 de enero.

Piquetes de huelguistas se armaron en las calle para garantizar el paro, consiguieron la adhesión casi unánime de los trabajadores. Al medio día cerraron los comercios y pararon también los trabajadores del tranvía y del subterráneo. La Capital Federal quedó prácticamente paralizada.

La planta de Vasena fue bloqueada por los huelguistas y se construyeron barricadas. En el interior de la empresa la patronal estaba a la expectativa con una guardia armada provista por la Asociación del Trabajo.

Delegados de la FORA(IX Congreso) negociaron sin llegar a un acuerdo con la patronal.

A las 15 hs partió el cortejo fúnebre desde el barrio de Pompeya, donde estaban los depósitos. Decenas de miles de personas lo acompañaron, familias enteras con mujeres y niños. Se produjo un multitudinario sepelio para los obreros fallecidos. Más allá de un tumulto que se generó en la intersección de la Avenida Corrientes con Yatay, cuando algunos manifestantes cantaron consignas  al pasar por una iglesia y fueron repelidos desde la misma, la caravana logró llegar al Cementerio de la Chacarita sin mayores complicaciones.

A las 17 hs, sin embargo, cuando estaba por comenzar a hablar el tercer orador, miembros del Ejército, de la Liga Patriótica Argentina y algunos Bomberos comenzaron a disparar contra los manifestantes. Esta acción fue impulsada principalmente por sectores nacionalistas tanto militares como civiles. Se baleó impunemente a la multitud. La Vanguardia, un periódico obrero, habló de alrededor de 50 muertos.

Los obreros que bloqueaban la fábrica, enterados de lo pasado, abrieron fuego contra la misma. Alrededor de las 19 hs. intervino el Ejercito y los desalojó.

La ira de la masa trabajadora había estallado, se produjeron decenas de tiroteos en distintos barrios de la Capital, una guerrilla urbana en los barrios obreros, sobre todo en Barracas y La Boca, pequeños grupos de francotiradores disparaban sobre los patrulleros que no sabían desde dónde les caían las balas.

La FORA(IX Congreso) y el Gobierno negociaron; éste se comprometió a lograr que la empresa acepte las reivindicaciones, un aumento del 40% y la reducción de la jornada laboral, y a liberar a todos los detenidos.

10 de enero.

La Capital estaba totalmente paralizada. El paro ferroviario y marítimo había aislado por tierra y por mar a la Ciudad del resto del país.

En Santa Fe estaban en huelga Ferroviarios, municipales, portuarios y trabajadores de las máquinas trilladoras.

En Buenos Aires portuarios, ferroviarios, albañiles y trabajadores de obras sanitarias paraban en Mar del Plata; en Bahía Blanca ferroviarios y panaderos; en la zona norte de la provincia los trabajadores de las máquinas trilladoras.

Yrigoyen movilizó 30 mil hombres del ejército, 2 mil de la Marina y las tropas policiales. Dellepiane amenazó con «emplazar la artillería en la plaza del Congreso y atronar con los cañones toda la ciudad». Mientras tanto, un destacamento del ejército instalado frente a la fábrica, y comandado por el teniente Juan Domingo Perón, abrió fuego contra los obreros.

Continuaron los actos de guerra civil. Grupos armados de obreros enfrentaban a los fascistas de Liga Patriótica.

Yrigoyen citó a Pedro Vasena a su despacho y le exigió la aceptación total e inconcidional de lo que acordó con la FORA. Vesena no tuvo otra alternativa que ceder.

La FORA(IX Congreso) resolvió levantar la huelga para el día 11 de enero. El planteo fue apoyado por el PS y el PS Internacionalista (después comunistas).

Los obreros movilizados no acataron. La FORA anarquista (V Congreso) también rechazó el acuerdo y pidió la liberación de Simón Radowitzky, un anarquista que purgaba prisión perpetua en Ushuaia por haber matado al jefe de policía Ramón Falcón, 11 años atrás.

11 de enero.

Sólo volvieron a sus trabajos los obreros de los frigoríficos. En las provincias todavía proseguía la huelga. La FORA anarquista (V Congreso) llamó a proseguirla.

Comenzó la detención de dirigentes sindicales, militantes anarquistas y socialistas. Los detenidos llegaron a 5 mil.

La Liga Patriótica se lanzó a efectuar pogromos en los barrios judíos.

13 de enero.

La mayoría de los obreros ya trabajaban.

14 de enero.

Dellepiane se reunió por separado con las dos FORA en donde ambas pidieron «la supresión de la ostentación de fuerza por las autoridades» y el «respeto del derecho de reunión». Es decir, que el Gobierno garantice la normalización de la situación. El planteo es aceptado y ambas centrales finalmente levantan la huelga.

15 de enero.

Yrigoyen ordenó la puesta en libertad de todos los detenidos.

Algunos datos sobre las direcciones política y sindicales.

El movimiento obrero, las masas movilizadas.

Al momento de producirse la huelga, el movimiento obrero había llegado al pico más alto de sus movilizaciones, se encontraba en pleno ascenso. Con el fin de la guerra en 1918 se había desatado en Argentina una crisis coyuntural económica, los obreros venían luchando contra la intransigencia de la patronal que se había enriquecido a la sombra de la guerra.

Las masas fueron ganando confianza en sus fuerzas, lograron hacer retroceder a la burguesía. Cuando se generó el conflicto en Vasena en 1919, amplios sectores se encontraban en lucha ó al borde de ella. No es casual que no bien estallara la huelga éstos se plieguen en solidaridad. Incluso, luego de la levantada la medida, ésta prosiguió de hecho en las calles a pesar de los dirigentes.

La Semana Trágica, no devino en una insurreción generalizada porque sólo alcanzó a la clase obrera.

En 1919  hubo 367 huelgas.

FORAFederación Obrera Regional Argentina (IXCongreso – Sindicalista).

Se propuso desde un primer momento limitar los objetivos de la huelga general, dentro del marco reivindicativo que permitiese la negociación con el Gobierno y la patronal. En su seno había otras posiciones, como las de los ferroviarios que quisieron sumar otras reivindicaciones para obtener un triunfo solidario y en conjunto.

La sucesos rebasaron esta dirección, y pese a obtener las reivindicaciones de los metalúrgicos el resto de la clase, del movimiento,  prosiguió la lucha. Las masas comprendieron que habían arrinconado al Gobierno y a la Patronal y que podían obtener mucho más que lo logrado en un gremio aislado.

Manejaban la huelga general con cautela, ponían el acento en las reivindicaciones inmediatas, se desarrollaron en las provincias.

El Socialismo.

Estuvo en contra de las características que se le habían dado a la huelga. Coincidía con la FORA – Federación Obrera Regional Argentina (IXCongreso – Sindicalista). Sólo quería obtener los puntos de los metalúrgicos.

FORA – Federación Obrera Regional Argentina (V Congreso – Anarquista).

Se encontraron dirigiendo las acciones de enero de 1919 pero con su propia metodología individualista. El accionar de grupos aislados hizo más fácil la represión de la policía.

Coincidían con las aspiraciones de los trabajadores movilizados que le dieron el carácter de huelga general amplia, enfrentados también con el Gobierno y su represión, pero no les dieron un programa definido ni una organización adecuada.

La táctica anarquista se centró en 5 aspectos:

  1. La Violencia

  2. Ejercicio de la violencia por grupos aislados de las masas (las mismas no estarían en condiciones de accionar como un todo).

  3. Negación a todo objetivo intermedio, transitorio. Por ejemplo, 8 horas, aumento de salarios…etc. (esto sería rebajar al movimiento). Liberación de Simón Radowitzky. Huelga Revolucionaria.

  4. Oposición a toda política de negociación con el Gobierno

  5. Diferenciación de las corrientes reformistas. No acordar sobre la huelga con sindicalistas y socialistas.

Llamaron a huelgas sin términos que hicieron que los obreros se cansen y vuelvan atrabajar desilusionados sin haber logrado conquista alguna.

Presidencia de Hipólito Yrigoyen.

Obraba de árbitro. Apenas apareció la insurreción obrera violenta, apeló a la represión.
Política de dos caras. Más tarde directamente fusiló obreros en la Patagonia.

Durante las presidencia de Hipólito Yrigoyen se conquistaron varias leyes a favor de la clase obrera, como la ley de organización gremial, la ley de contrato colectivo de trabajo, la adhesión de la República Argentina a las Convenciones Internacionales del Trabajo, la jornada de trabajo de 8 horas, el descanso dominical, el seguro por accidentes de trabajo, el salario mínimo, la ley de jubilación, entre otras.

Se reconoció al Gobierno Provisional Ruso y se mantuvo a los funcionarios diplomáticos luego del triunfo bolchevique.

Bibliografía:

– Historia del Movimiento Obrero Argentino. Héctor A. Palacios . Tomo I Ed. Gráficas Mundo Color.1992.

– La Fotografía en la Historia Argentina. Clarín – Proyectos Especiales. Tomo II. Arte Gráfico Editorial Argentino. 2005

–  Peña, Milciades (1973). Masas, Caudillos y Elites. Buenos Aires: Ediciones Fichas.

–  http://www.magicasruinas.com.ar/revdesto036.htm

–  http://el-linyera.blogspot.com/2009/01/pern-y-la-semana-trgica.html

–  http://www.argentinaarde.org.ar/index.php?option=com_content&task=view&id=38

Categorías
CONOCIMIENTO CULTURA Y COMUNICACIÓN POLÍTICA Rel. Internacionales

PRIMERA GUERRA MUNDIAL