Categorías
POLÍTICA

Papeleras: vuelven a suspender la cumbre

La Nación
 
Conflicto diplomático

Lo decidió Uruguay y culpó a Botnia
 
MONTEVIDEO.– La reunión entre los presidentes Tabaré Vázquez y Néstor Kirchner para tratar la crisis por las papeleras deberá seguir esperando: el gobierno uruguayo decidió ayer suspenderla al expresar su desazón por no haber logrado convencer a la empresa finlandesa Botnia de que detuviera las obras de su planta por un plazo mayor a 10 días, período considerado insuficiente por la Argentina.

Uruguay advirtió, además, que si los manifestantes de Entre Ríos volvieran a cortar las rutas de los puentes, iniciará demandas para que se respete la libre circulación en la frontera.

El sorpresivo anuncio del gobierno uruguayo se produjo cuando ya estaban muy avanzados los preparativos para la cumbre. “La idea era tener todo pronto para el miércoles y si eso no era posible, hacer la reunión al día siguiente", confió un funcionario del entorno presidencial.

Pero aun cuando había acuerdo entre los representantes de ambos países sobre la base del texto que iban a suscribir los jefes de Estado, el anuncio formal de Botnia sobre la paralización de sus obras entre el 8 y el 18 del actual determinó un giro en los planes. Para la Argentina ese plazo no es suficiente y consideró que "no están dadas las condiciones" para la cumbre.

El secretario de la Presidencia, Gonzalo Fernández (un cargo similar a jefe de Gabinete), fue el encargado de dar la noticia. "Lamentablemente, la empresa Botnia emitió un comunicado que dice que sólo acepta parar sus obras por diez días, y ese plazo, que prácticamente coincide con la Semana de Turismo [un feriado uruguayo que coincide con Semana Santa], ha sido considerado insuficiente por las autoridades argentinas porque no da para llevar a cabo el estudio de impacto ambiental", expresó el funcionario, mano derecha de Vázquez.

En la Casa Rosada sostuvieron ayer que la decisión de Botnia es "una muestra de debilidad" de Tabaré Vázquez, que -dijeron- luego de diez días sin cortes de ruta se quedó sin argumentos para no negociar.

"Ahora el problema está del lado uruguayo, entre Tabaré y Botnia", dicen en el gobierno argentino, y apuntan a que con la frustración de la cumbre, Botnia y Uruguay evitaron hacer el estudio de impacto ambiental que formaba parte del acuerdo.

Kirchner cree que quedó bien parado de cara a una futura negociación. El presidente argentino insistirá en un recurso ante la Corte Internacional de La Haya.

La frustrada reunión estaba prevista en el marco de lo acordado por Kirchner y Vázquez en Santiago de Chile el sábado 11 de marzo, luego de una serie de desencuentros.

Uruguay demandaba la liberación del tránsito, cortado en dos de los tres puentes binacionales, por los asambleístas de Entre Ríos, que rechazan la instalación de las plantas. Kirchner dijo a Vázquez en esa ocasión que estaba dispuesto a garantizar el pasaje fronterizo, pero a cambio de "un gesto" de las dos empresas, con paralización de sus obras. El fondo del acuerdo determinaba un estudio del impacto de las plantas en el medio ambiente y el seguimiento de la contaminación que podrían generar.

El propio Vázquez fue el que luego de la reunión anunció el acuerdo y expresó que en forma conjunta pedían a los entrerrianos que levantaran los cortes y a las empresas que pararan las obras "por un máximo de 90 días".

Por la tarde, ante la reacción en Uruguay porque el presidente oriental había cedido ante su par argentino, Vázquez aclaró que la detención de las obras tenía un tiempo máximo (los tres meses) pero en los hechos podía ser durante unos pocos días.

Las empresas que instalan plantas de celulosa, la española ENCE y la finlandesa Botnia, transmitieron al gobierno que estaban dispuestas a un gesto, pero que pretendían garantías y que no les agradaba parar sus obras. Según las compañías, el gobierno siempre les transmitió que no iba a ser necesario parar 90 días, pero que era importante que en su declaración pública manejaran ese plazo como tiempo máximo. Y que en los hechos la detención de trabajos iba a ser por un período que no complicara sus actividades.

Botnia aceptó emitir un comunicado en el que manejó ese plazo, aunque aclaró que era el tiempo máximo y que además podía seguir con algunas tareas no vinculadas con la planta. ENCE se resistió a hacerlo, hasta que la semana pasada el gobierno le transmitió que si no accedía no había cumbre Vázquez-Kirchner.

El CEO de Botnia en el nivel mundial, Erkki Varis, llegó la semana pasada de Finlandia y transmitió la preocupación por la incertidumbre que generaba para su empresa el conflicto con la Argentina y la necesidad de parar la obra. Decidió que "el gesto" se limitara a una pausa en la actividad de la planta durante la Semana de Turismo, que es feriado para el gremio de la construcción, y el lunes siguiente.

Por Nelson Fernández
Corresponsal en Uruguay

 
 

El Gobierno intentará una última negociación

 
Tras cancelar la cumbre con Tabaré Vázquez, el gobierno de Néstor Kirchner intentó demostrar "la debilidad del gobierno uruguayo" por no haber "podido convencer" a la empresa Botnia de que aceptara paralizar sus obras por 90 días.

La Casa Rosada -argumentan los funcionarios- había cumplido su compromiso de levantar los cortes de ruta en Entre Ríos desde hace 15 días.

La estrategia del Gobierno ahora consistirá en insistir ante Uruguay en el pedido de una tregua de 90 días para realizar un informe ambiental; seguir negociando con Montevideo, y, a la vez, contener a los asambleístas entrerrianos para que no reanuden los cortes de los pasos fronterizos.

Si no hubiera acuerdo, seguiría su curso la demanda argentina contra las papeleras ante la Corte Internacional de La Haya.

El canciller Jorge Taiana y el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, se reunieron anoche con el gobernador de Entre Ríos, Jorge Busti, y un grupo de asambleístas de Gualeguaychú y Colón. Intentaron convencerlos de que si ellos reanudan los cortes de las rutas debilitarán la posición negociadora del país. "El peor escenario es el corte de ruta, porque taparía la discusión por la negociación y pondría en la mesa el debate por el corte de ruta", dijo anoche Busti.

"Queda fortalecido el gobierno argentino porque cumplió con su compromiso de levantar los cortes, mientras que Botnia se negó a suspender sus obras por 90 días para realizar el estudio de impacto ambiental acumulativo que necesitan los argentinos para no ser contaminados", agregó.

Los asambleístas no adelantaron si resolverán regresar o no a los bloqueos de las rutas de Gualeguaychú y Colón, pero en principio aceptarían esperar. "La decisión argentina es seguir tratando el tema diplomáticamente para encontrar la solución. Pero no con un plazo muy largo", dijo Busti.

La decisión de Botnia estuvo amparada en el tratado de protección de inversiones (TPI) que Uruguay firmó en 2002 con Finlandia, que impide a Montevideo modificar cualquier pauta original en los contratos con la papelera. Si lo hiciera, Uruguay quedaría sometido a multimillonarios reclamos indemnizatorios. "Ahora el problema es interno: entre Uruguay y Botnia", dicen en el Gobierno.

 
 

Analizan en Entre Ríos volver a cortar la ruta

 PARANA.- La confusión se adueñó ayer de los vecinos de Gualeguaychú, por las versiones contrapuestas que se difundieron en Buenos Aires y en Montevideo sobre el contenido del acuerdo al que estaban arribando ambos gobiernos para encarrilar una solución en el conflicto por las fábricas de pasta celulosa que se construyen en la localidad uruguaya de Fray Bentos.

Las declaraciones de funcionarios uruguayos, en el sentido de que la Argentina aceptaba la instalación de las industrias en la margen oriental del río Uruguay, enardecieron los ánimos y todos los asambleístas consultados en Arroyo Verde se inclinaban anoche por iniciar de inmediato medidas de fuerza, pero esperaban aclaraciones de sus pares que participaron en la Capital Federal de la reunión en la Cancillería.

Cortar de inmediato todas las vías de comunicación terrestres y fluviales entre los dos países era la idea con mayor consenso, pero los vecinos de Gualeguaychú se preparaban para la asamblea que tendría lugar este mediodía, para evaluar con más detenimiento el camino por seguir, en virtud de las advertencias del canciller Jorge Taiana y del gobernador de Entre Ríos, Jorge Busti, que señalaron que una nueva interrupción del tránsito en la ruta que conduce al puente a Uruguay sería contraproducente en términos jurídicos para la Argentina.

La asambleísta Ana Angelini aclaró que los funcionarios de Buenos Aires no les pidieron que se abstuvieran de cortar las rutas, y que preferían no dar excusas a Uruguay para que presentara una demanda ante el Mercosur, lo cual dificultaría el camino hacia la tribunal internacional con sede en La Haya.

Los gualeguaychenses se expresaron por distintos medios con palabras muy duras contra el gobierno uruguayo, y muchos extendieron sus críticas a las autoridades argentinas porque entendían que en las negociaciones no quedaba claro su reclamo, que se sintetiza en un rechazo rotundo a la instalación de las pasteras en Fray Bentos.

La asamblea de anoche comenzó a las 22.20 y avanzaba al cierre de esta edición la idea de establecer un cuarto intermedio hasta el mediodía de hoy.

Por David Encina

Periodista

Ver perfil en LinkedIn / twitter.com/DavidEncina

Trabajador. Asesoría en comunicación social, comercial y política para el desarrollo de campañas. Análisis de servicios al cliente y al público. Aportes para la gestión de redes sociales con planificación estratégica.

Contacto: mencin@palermo.edu / david.encina@facebook.com / encina_david@yahoo.com.ar/ m.david.encina@gmail.com

Más información ver en David Encina V. - PRENSA.
http://cualeslanoticia.com/prensa/

Una respuesta a «Papeleras: vuelven a suspender la cumbre»

¿Qué opinas? Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: