Por el pajonal, María va…

Por David Encina.

«Por el pajonal, María va… huele a duende…» Y yo me imagino y/o veo una siesta guaraní. Donde ronda el silencio, el sigilo, la brisa tibia del sol radiante.

Soy parte y soy el todo de esa siesta guaraní de María. Esa siesta es cambá pero María es Blanca.

El olor a duende lo llena todo. La llena toda. Me llena. Y el morbo empieza a fluir. El olor a kati envuelve, abraza, penetra.

Catinga por el sudor guaraní, por el esfuerzo del trabajo blanco impuesto, conquistador, imperial. Catinga que es payé. Que embruja, que enloquece, que excita y enamora.

El cabalgar de ese duende transgresor se siente en la piel. El llamado es un silbido. Que trae añoranza y no solo se lo escucha por las siestas. Quizá por las noches se lo añora, se lo desea hasta casi escucharlo…

Si, yo estoy, estuve y estaré en esa siesta guaraní.

Un comentario en “Por el pajonal, María va…

  1. Pingback: #Amor | CELN - ¿Cuál es la noticia...?

¿Qué opinas? Deja un comentario