Categorías
POLÍTICA

Presionado, Vázquez frena el acuerdo

La Nación
Conflicto diplomático: sorpresivo viraje del presidente uruguayo

Dijo que su reunión con Kirchner fue sólo un "diálogo" y advirtió que Uruguay no negociará hasta que se levanten los cortes
 

  • El cambio respecto del sábado último se debió a las fuertes críticas que recibió de la oposición y de la sociedad de su país
  • Señaló que las fábricas "se van a instalar"

 
 
 

MONTEVIDEO.- Las imágenes de ayer revivieron las del último viernes, cuando el presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, se mostró firme ante el reclamo argentino de parar las obras de las plantas de celulosa. Como aquel día, Vázquez dijo ayer que no negociaría mientras se mantuvieran los cortes de ruta en la frontera argentino-uruguaya.

Todo como si no hubieran existido las imágenes del sábado, cuando anunció en Chile una tregua acordada con su par argentino, Néstor Kirchner, con quien pidió "un gesto" simultáneo a las papeleras y a los asambleístas para que unos y otros suspendieran sus actividades: la de construir plantas de celulosa, los primeros, y la de cortar el acceso a dos puentes binacionales, los segundos.

Para el gobierno uruguayo está todo muy claro, aunque para la oposición, cuanto más se aclara, más oscuro queda todo. Ahora, según la versión oficial, Vázquez aceptó dialogar con Kirchner como una cortesía, pero le ratificó su postura y admitió que para facilitar el inicio de las negociaciones se pidiera a las empresas "un gesto" de paralización voluntaria de las obras. Por esto, dicen, no se dio un paso atrás, sino que se mantuvo la condición inamovible de que para conversar sobre una salida se exige el desbloqueo de los puentes.

Pero aquel pedido de parar las obras por "un máximo de 90 días, no más que eso", y la reunión con el presidente argentino, que había sido descartada pocas horas antes de que sucediera, generaron una lluvia de críticas a Vázquez no sólo de los partidos de la oposición, Colorado y Blanco, sino también de sindicalistas y de gente común que, a través de los medios, se expresó con bronca por lo que consideró una derrota política ante el gobierno argentino.

En la coalición gobernante fueron muy comentadas esa reacción contraria al acuerdo y una ilustración de Arotxa, el caricaturista local más destacado, que pintó a Vázquez en el diario El País sin sus pantalones y con sus carpetas bajo el brazo.

Las primeras aclaraciones, en verdad, surgieron el mismo sábado, cuando Vázquez, desde Chile, dijo que no iban a necesitarse 90 días de paralización de las obras, sino que todo podía arreglarse con un par de semanas o incluso algunos pocos días. Lo necesario para destrabar el corte de rutas y negociar una salida técnica.

Instrucciones

Ayer, en la residencia presidencial, el consejo de ministros discutió el tema. Algunos miembros compartieron lo que habían conversado con Vázquez. "Tengo instrucciones precisas de Tabaré para que haga declaraciones y pueda dejar algunas cosas claras", dijo el ministro de Educación y Cultura, Jorge Brovetto, a sus colegas.

Brovetto es, además, el presidente del Frente Amplio, la coalición de izquierda fundada en 1971 que ganó las elecciones de 2004.

En la conferencias de prensa, sorprendió a todos: "Primero, no hubo ningún acuerdo entre ambos presidentes. Fue un diálogo resultante de encontrarse obviamente en una misma instancia ambos y señalar la preocupación por la situación existente", sostuvo Brovetto ante decenas de miradas incrédulas, similares a las del sábado último, cuando se realizó el anuncio de los dos jefes de Estado.

El sábado, la oficina de prensa de Vázquez había emitido un comunicado titulado "Posible solución sobre las plantas de celulosa en Fray Bentos", en el que se decía: "Uruguay les pedirá a las empresas ENCE y Botnia que posterguen momentáneamente las obras en construcción, mientras que la Argentina solicitará a los ambientalistas que depongan su actitud en referencia al corte de las rutas".

Ayer, el comunicado con las declaraciones de Brovetto tenía otro título para el recuerdo: "Encuentro Vázquez-Kirchner no es un acuerdo, sino un diálogo". O sea que no hubo "acuerdo", sino sólo un "encuentro" que debe interpretarse como "un diálogo".

Para que no quedaran dudas, Tabaré Vázquez aprovechó luego una conferencia conjunta con el nuevo presidente de Bolivia, Evo Morales, para dar su versión: "No vamos a negociar bajo presión. Mientras los piquetes de ciudadanos argentinos estén cortando los puentes, el gobierno uruguayo no va a negociar este tema".

"Dijimos que el gobierno uruguayo no va a detener la construcción de las plantas de celulosa (…) porque legalmente no lo puede hacer y porque entiende que no se ha actuado dentro del plano del Derecho", agregó.

Precisó que lo que había hecho el sábado era sólo "pedir un gesto a las empresas" para "detener por un tiempo la construcción de estas plantas" por "si ellas quieren" y "lo entienden oportuno", de manera de "colaborar para que se pueda establecer un diálogo entre los dos gobiernos".

Afirmó que las fábricas cuestionadas "se van a instalar en el Uruguay" y para eso destacó: "El presidente argentino me reconoció que Uruguay tiene derecho, que Uruguay va finalmente a instalar sus plantas".

Por Nelson Fernández
Corresponsal en Uruguay

 

 

 

 

Los asambleístas no levantarán los cortes

Impusieron duros condicionamientos
 
 
 GUALEGUAYCHU.- El pedido del presidente Néstor Kirchner no fue suficiente para destrabar el conflicto en esta ciudad. Los manifestantes no hicieron caso del acuerdo alcanzado por el mandatario argentino y su par uruguayo, Tabaré Vázquez, uno de cuyos pilares debía ser el levantamiento de los cortes de rutas en dos pasos internacionales hacia Uruguay. Los asambleístas votaron anoche que se mantuviera el tránsito bloqueado.

Con más de mil manifestantes sentados en la banquina de la ruta nacional N° 136, una asamblea conjunta de los manifestantes de Gualeguaychú y de Colón ratificó el corte de las rutas. La exigencia es clara: las papeleras no deben instalarse.

Tras 38 días de tránsito interrumpido en esta zona, los asambleístas cuestionaron los vaivenes de los presidentes Kirchner y Vázquez, y pusieron sus propias condiciones para suspender los bloqueos.

La asamblea insistió en que solamente se levantarán los cortes de rutas si se cumplen tres premisas: la paralización de las obras en las papeleras, el cumplimiento por parte de Kirchner de la prohibición para el tránsito de materiales para esas plantas mediante el uso del código aduanero, y la garantía de que se realizará un serio estudio del impacto ambiental.

Marcha atrás

Al mediodía, algunos dirigentes esperaban acordar posibles salidas al conflicto, pero todo volvió atrás cuando se enteraron de las últimas expresiones del presidente de Uruguay, que ayer, en Bolivia, antepuso el fin de los bloqueos en los caminos para cualquier diálogo posterior.

"No tenemos que responder nada porque no hay nada nuevo; nadie nos trajo propuestas para analizar", resumió un joven asambleísta durante la jornada de deliberación, que se extendió casi hasta la medianoche.

Con generalizadas expresiones de incertidumbre y de confusión respecto de la posición real de los presidentes, los asambleístas terminaron bromeando y riendo sobre las expresiones presidenciales que consideraron contradictorias.

"Parece que Kirchner y Tabaré juegan partidos al truco, a ver quién miente más a su pueblo", expresó Nelly, una de las manifestantes más entusiastas.

Posiciones de fuerza

"De acá no nos vamos hasta que se vayan las fábricas", se escuchó una y otra vez durante la asamblea. Pocos expresaron su posición en favor de terminar con las medidas de fuerza. "Démosles una oportunidad porque, si no, vamos a entrar en un callejón sin salida", manifestó otro joven, y el 90 por ciento de la asamblea rechazó su opinión con abucheos.

"Yo tengo mucho miedo a las plantas y no creo en ninguno de los presidentes", expresó una mujer, mientras que una señora uruguaya aseguró que en Buenos Aires y en Montevideo no entienden el eje del conflicto: "Los estamos echando de nuestro río".

Antes de comenzar la asamblea, un grupo de periodistas uruguayos intentó observar las deliberaciones, pero esa acción fue impedida por los manifestantes, con la excusa de que los asambleístas no habían sido bien tratados por la prensa uruguaya.

También se expulsó de la asamblea a los que habían sido señalados como "operadores políticos".

Por Daniel Tirso Fiorotto
Para LA NACION

 

 

 

 

Habrá un paro y una marcha en Fray Bentos

Pasado mañana, contra el acuerdo
 
(Télam).- Todas las expresiones de la sociedad de Fray Bentos, en el Uruguay, donde se construyen las dos plantas de celulosa cuestionadas desde la Argentina, pararán y se movilizarán pasado mañana con la consigna "en defensa del trabajo y por un país productivo", como respuesta al acuerdo alcanzado por los presidentes Néstor Kirchner y Tabaré Vázquez.

Así fue informado por el intendente del departamento de Río Negro -cuya capital es Fray Bentos-, Omar Lafluf, quien aseguró que "la movilización será total, empezando por la municipalidad, que estará cerrada".

El intendente, del opositor Partido Blanco, sostuvo que "el presidente Vázquez debería regresar al Uruguay [está de gira por países de la región] y explicar el acuerdo que firmó con Néstor Kirchner, porque hasta ahora sólo sabemos lo que informaron los medios periodísticos".

"El presidente nos sorprendió y lo que está consiguiendo es resquebrajar la unidad política que habíamos conseguido. Esta unidad es un valor que no quiero, e imagino que nadie quiere, perder", se explayó.

Al precisar el porqué de la sorpresa que le provocó el acuerdo formalizado en Santiago, Chile, el sábado pasado, ayer relativizado por Vázquez, el jefe comunal dijo que "el presidente siempre dijo que la paralización de obras no sería una moneda de canje".

"Lo que es ilegal es el piquete, no las obras que se están haciendo en territorio uruguayo", subrayó.

Indicó que en Fray Bentos "reina el nerviosismo" y agregó: "Estamos hablando de 1500 puestos de trabajo en la obra de Botnia y 300 en la de ENCE, más las múltiples inversiones que se están haciendo en la ciudad y que peligran".

Sobre las inversiones, Lafluf detalló que son "al menos 7 u 8 en términos generales, entre las cuales están la construcción de tres nuevos barrios con 200 viviendas, la remodelación de un hotel de 4 estrellas y la venta de numerosos terrenos en la rambla costanera".

El intendente señaló que "la movilización del jueves será total, una cabal expresión de cómo ve la situación toda la sociedad de Fray Bentos, que quiere trabajar y que se respete la palabra empeñada".

 

 

 

 

 

 

 

Por David Encina

Periodista

Ver perfil en LinkedIn / twitter.com/DavidEncina

Trabajador. Asesoría en comunicación social, comercial y política para el desarrollo de campañas. Análisis de servicios al cliente y al público. Aportes para la gestión de redes sociales con planificación estratégica.

Contacto: mencin@palermo.edu / david.encina@facebook.com / encina_david@yahoo.com.ar/ m.david.encina@gmail.com

Más información ver en David Encina V. - PRENSA.
http://cualeslanoticia.com/prensa/

¿Qué opinas? Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: