Categorías
CONOCIMIENTO CULTURA Y COMUNICACIÓN Medios - Diseño - Imagen y Sonido

Rembrandt y la visita real

La Nación
 
Martes visuales

 
Para celebrar la visita real de su majestad la reina Beatriz de Holanda y de los príncipes Guillermo y Máxima de Orange, el Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA) ha preparado dos muestras consagradas al arte holandés, que toman como eje la celebración de los 400 años del nacimiento de Rembrandt.

Con la curaduría de Florencia Galessio, la primera muestra, que ocupará la sala que normalmente exhibe la obra de Tintoretto, reúne obras del patrimonio, analizadas de manera erudita por el profesor Angel Navarro en "El arte flamenco y holandés en la Argentina", libro editado por la Fundación Espigas.

Dadas la oportunidad del anunciado viaje de la reina Beatriz y la fuerza del vínculo de nuestro país con los Países Bajos, es una feliz coincidencia comprobar que la relación de los coleccionistas argentinos con el arte holandés tiene una larga tradición y no se trata, de ninguna manera, de una exhibición forzada por las circunstancias.

Tal como escribe Navarro, profesor de la UBA y hombre de consulta en el mundo entero cuando se trata de arte holandés, el MNBA es el principal referente del arte flamenco y holandés en nuestro país. Su colección incluye trabajos realizados entre los siglos XVI y XX, muchos de ellos adquiridos por los coleccionistas argentinos a fines del siglo XIX, cuando galerías europeas como la Bernheim abrieron sucursales en Buenos Aires. Más tarde serían el marchand Frederick Vermorcken y Federico Müller los encargados de vincular a los compradores con los artistas del norte de Europa. Angel Navarro cita como fecha clave el año 1943, cuando llegó a Buenos Aires Paula de Koeningsberg y vendió una celebrada colección que incluía pintura holandesa. Entre los coleccionistas seducidos por esta escuela sin duda el más importante fue Alfredo Hirsch.

Con la colaboración de la embajada real de los Países Bajos y de la Asociación de Amigos del MNBA, la muestra continúa en la sala Hirsch, donada en 1983, que los herederos han restaurado según los más exigentes estándares internacionales de exhibición. La curaduría, a cargo de Adriana van Deurs, pone en valor piezas fundamentales de Isenbrandt, Adriaen van del Velde, Moreelse y un magnético retrato de mujer de Rembrandt, probablemente de su hermana Elizabeth, realizado en 1630, que, según especulan varios especialistas, habría sido pintado por el maestro y su asistente Flinck.

La influencia de Rembrandt en el arte contemporáneo se verá reflejada en la exposición organizada por los curadores Julio Sánchez y Marjan Groothius, que busca la huella del holandés en la obra de 17 artistas argentinos con el título "Rembrandt examinado", con obras de Carlos Alonso, Facundo de Zuviría, Rubén Guzmán, Fabiana Barreda, Marcos López, Alicia Díaz Rinaldi y Eduardo Gil, que se expresan en distintos lenguajes: fotografía, instalación, grabado y pintura.

De punta en blanco, con su fachada recién pintada, el MNBA espera la visita real y sorprender a una audiencia tan calificada y amante del arte con obras maestras de su colección, como el "Moulin de la Galette", de Vincent van Gogh; el "Bois de Boulogne", según la mirada mundana de Van Dongen, y, como remate, "Jabón resbaloso", de un holandés con alma de argentino: Pat Andrea.

Por Alicia de Arteaga

Por David Encina

Periodista

Ver perfil en LinkedIn / twitter.com/DavidEncina

Trabajador. Asesoría en comunicación social, comercial y política para el desarrollo de campañas. Análisis de servicios al cliente y al público. Aportes para la gestión de redes sociales con planificación estratégica.

Contacto: mencin@palermo.edu / david.encina@facebook.com / encina_david@yahoo.com.ar/ m.david.encina@gmail.com

Más información ver en David Encina V. - PRENSA.
http://cualeslanoticia.com/prensa/

¿Qué opinas? Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: