Categorías
POLÍTICA

Río Negro: Advierten sobre el problema de las tierras urbanas

El Departamento de Pastoral Social de la diócesis de San Carlos de Bariloche advierte que la situación habitacional en la provincia de Río Negro presenta “gravísimos problemas” y analiza la situación de las tierras urbanas en la región.

     “El desproporcionado y creciente precio de propiedades y alquileres, la especulación inmobiliaria, las ejecuciones hipotecarias de las viviendas únicas, el carácter inalcanzable de los planes sociales de vivienda y las dificultades para regularizar la titularidad de la propiedad, son factores que atentan contra el acceso a la vivienda a gran parte de la población”, alertan en un estudio que fue leído en todas las parroquias y capillas de la diócesis.

     El documento subraya que “la precariedad, o falta de seguridad en la tenencia es la que obliga a vivir bajo la amenaza de una expulsión o un desalojo de lo que constituye el hogar. El actual sistema de distribución de riquezas impide a una gran cantidad de familias acceder a una vivienda digna y los obliga a buscar un lugar sobre el cual no cuentan con ninguna seguridad; esto acarrea la correspondiente angustia y la injusta discriminación por parte de algunos sectores intolerantes de la sociedad”.

     Tras señalar que “la falta de títulos sobre el lote en que habitamos implica una tenencia insegura y prolonga la situación de precariedad habitacional, dado que quien no considera segura su tenencia no podrá tampoco esmerarse en realizar las mejoras que requiera la vivienda para reunir las condiciones que impliquen una vida digna".

     Reclaman también la necesidad de “introducir en la agenda legislativa provincial y nacional la discusión respecto de los derechos de propiedad colectiva de ciertos lotes comunitarios, incluso como modelo contrario al impuesto desde el Banco Mundial, donde se tiende a convertir valores tan importantes para la vida de los pueblos como la tierra y la vivienda en una simple mercancía, reservada sólo a los mejores postores”.

La desigualdad en el acceso real a la tierra
     Al referirse al reparto de las tierras, el texto afirma que “resulta claramente injusto e inequitativo”, y señala que existe una “discriminación en la planificación urbana”, debido a la “insaciable especulación inmobiliaria y a las políticas urbanísticas que asumen en ocasiones rasgos claramente discriminatorios, los sectores más humildes son habitualmente expulsados, o ‘reubicados’ en zonas desfavorables”.

     “Por todo esto, las políticas públicas urbanísticas deberán proponer medidas positivas relevantes que tengan como fin incluir a todas las personas del tramado social en condiciones de igualdad, impidiendo entonces que se agudice esa brecha entre los sectores de mayores y menores recursos”, se pide.

     También refiere a las dificultades para la tramitación de los juicios de “usucapión”, que son aquellos que la ley habilita a quienes habitan su vivienda (sin los títulos correspondientes) por un plazo mayor de 20 años seguidos”, sobre todo por los costos para solventar ese trámite judicial.

     En otro punto, señala que “los desalojos forzosos se están volviendo una práctica común contra quienes no cuentan con los ‘papeles’ de su vivienda o contra los que, contando con ellos, resultan hoy ser las víctimas de un remate de su propiedad a causa de un crédito que, por distintas razones, no pudo pagarse a tiempo, más los intereses y cargas que injustamente se exigen en muchos casos”.

Conclusiones
     La situación de la vivienda urbana en la provincia de Río Negro atraviesa, dice el documento, “una grave crisis que debe involucrarnos a todos como cristianos y como hermanos de una sociedad, cumpliendo un rol de acompañamiento y solidaridad para con los que menos tienen, contribuyendo con todas las herramientas a nuestro alcance a fin de disminuir la injusticia estructural del sistema e involucrando a los organismos estatales que tienen para ello una obligación esencial”.

     “No podemos darnos el lujo como sociedad de permitir el crecimiento de esas injusticias, ni debemos liberarnos de esa responsabilidad con el simple argumento de que hoy esa problemática no nos toca en forma directa”.

     El estudio concluye que “el primer paso para superar esta problemática es, sin duda, el poder conocerla, y sobre todo, no cerrar los ojos frente a lo que sucede a nuestro alrededor, requisito indispensable para cumplir con nuestro deber como cristianos”.+

Por David Encina

Periodista

Ver perfil en LinkedIn / twitter.com/DavidEncina

Trabajador. Asesoría en comunicación social, comercial y política para el desarrollo de campañas. Análisis de servicios al cliente y al público. Aportes para la gestión de redes sociales con planificación estratégica.

Contacto: mencin@palermo.edu / david.encina@facebook.com / encina_david@yahoo.com.ar/ m.david.encina@gmail.com

Más información ver en David Encina V. - PRENSA.
http://cualeslanoticia.com/prensa/

¿Qué opinas? Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: