Categorías
POLÍTICA

Salta: evacuaron a una comunidad indígena entera

Clarín
LAS LLUVIAS NO PARAN EN TARTAGAL

Son 848 guaraníes que viven cerca del río Yacuy. Fue luego del derrumbe de un cerro.  

Jesús Rodríguez. YACUY. ENVIADO ESPECIAL

salta@clarin.com


Con lo puesto, y en muchos casos hasta descalzos, 848 aborígenes guaraníes de la comunidad Yacuy fueron evacuados entre el viernes por la noche y la madrugada de ayer. Fue luego de que el derrumbe de un cerro formara una represa natural que, si llegara a ceder, desbordaría el Río Yacuy e inundaría la región, distante 22 kilómetros al norte de Tartagal, por la ruta 34.

"Cuando el río (cuyo cauce pasa a no más cien metros de las casas) dejó de traer agua hace tres días, se habló con la Policía y vinieron los de Defensa Civil a ver qué pasaba", comentó Damián Ignacio, un integrante de la comunidad indígena.

"Volamos en helicóptero y pudimos ver la laguna que se formó al desbarrancarse la ladera de un cerro que taponó la salida del río por una quebrada a unos tres kilómetros al oeste de Yacuy. También se vio una segunda laguna más arriba", explicó el director de Defensa Civil, Víctor Ola Castro.

Tras evaluar la situación, la zona fue declarada en emergencia y, pasadas las 9 de la noche, el Comité de Crisis entró en acción. También empezó su trabajo el equipo de psicólogos, que resultó efectivo en Tartagal para terminar de evacuar a los habitantes de Villa Saavedra días atrás.

La evacuación comenzó por las casas que están cerca de la ribera. En un primer momento, los vecinos no querían dejar sus viviendas (de adobe y techos quinchados con paja), pero aceptaron luego de charlar con los psicólogos: entendieron que sus vidas corrían peligro.

Los evacuados fueron llevados a la localidad de Aguaray, distante diez kilómetros de Yacuy. La gente fue instalada en la cancha del club Central Norte hasta que se acondicionaron los cinco centros de refugiados.

En el salón de la Escuela Agapita Toro de Lahud, la brigadista Julieta Casimiro le colocó medias y un par de alpargatas nuevas a doña María Segundo, de 80 años, quien salió esa noche con sus zapatillas rotas y sin medias. "Como ella, hay varios adultos y chicos que llegaron tan solo con lo puesto", contó Casimiro.

Al amanecer, los brigadistas corrieron por una ambulancia porque Roxana Mójica comenzó a tener contracciones. Falsa alarma: el bebé todavía no nació.

Por David Encina

Periodista

Ver perfil en LinkedIn / twitter.com/DavidEncina

Trabajador. Asesoría en comunicación social, comercial y política para el desarrollo de campañas. Análisis de servicios al cliente y al público. Aportes para la gestión de redes sociales con planificación estratégica.

Contacto: mencin@palermo.edu / david.encina@facebook.com / encina_david@yahoo.com.ar/ m.david.encina@gmail.com

Más información ver en David Encina V. - PRENSA.
http://cualeslanoticia.com/prensa/

¿Qué opinas? Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: