Categorías
CONOCIMIENTO CULTURA Y COMUNICACIÓN

Se inauguró la muestra de Romero Brest

La Nación
Festiva evocación del arte de los años 60
Deserción cero, ya que nadie faltó a la cita. Fue como haber retrocedido 40 años en el tiempo las agujas para evocar una personalidad y una época gloriosa, que marcó la historia del arte argentino y colocó a los artistas nacionales en un plano de igualdad con los mayores creadores del mundo, azuzados en parte por ese «provocador infatigable» que fue el inigualable Jorge Romero Brest, como lo evocaron ayer.

Con el Museo Nacional de Bellas Artes invadido por la música de los Rolling Stones, exquisitamente mezclada por Francisco Kropfl, del Centro de Experimentación Musical del Recoleta (heredero del Di Tella), la banda sonora aportó un ritmo sesentista a una velada que anoche movilizó a gran parte de los 800 invitados que colmaron el principal reservorio del arte argentino.

Imposible sería enumerar a todos los que anoche, en un gesto poco usual en el devenir cultural argentino, brindaron un espaldarazo incondicional para honrar y celebrar el paso de «un teórico y crítico excepcional, cuyo vacío todavía espera ser ocupado por algún otro pensador de su calibre», como comentó el actual director del Bellas Artes, Alberto Bellucci.

Baste mencionar a Benedit, Bedel, Minujin, Olivera, Cancela, Paksa, Acosta, Orensanz, Schusseheim, Correas, Elía, García Uriburu y Bergara Leuman, Torcuato Di Tella, Jorge Helft, Laura Buccelatto y Mauro Herlitzka, entre muchas otras figuras.

El director del museo, Alberto Bellucci; Edgardo Giménez -autor e impulsor del homenaje-, y el director de la Biblioteca Nacional, Horacio González, presentaron un libro monumental -con más de 500 páginas y 7000 imágenes- que reproduce de manera minuciosa las décadas más prominentes de la agitación artística nacional.

Bellucci recordó a Romero Brest «con su fisonomía de gurú, siempre polémico, irreductible en sus convicciones». Lo definió como «uno de los provocadores y operadores culturales más importantes que tuvo el país, que supo ver en el arte felicidad y alegría».

A su turno, Giménez agradeció «el incondicional apoyo de la viuda de Guido Di Tella, Nelly, en la realización del libro monumental». Dijo que después de 40 años el pensamiento de Romero Brest no ha encontrado todavía otra mente brillante que lo reemplace.

González se refirió a la crítica del teórico como «una obra de arte en sí misma», con infinidad de conexiones con el pensamiento de Foucault, Heidegger, Merleau Ponty y Sartre.

«El discutió con ellos en un mano a mano, de gran provocación e intranquilidad para el resto de nosotros. Esos textos son hoy un relicario, un testimonio formidable de una época de oro», dijo. Lo que siguió fue un entusiasta recorrido por la instalación de Giménez, pródigamente acompañado por champagne, espíritu festivo y la certeza «de que todos añoramos a aquel que tan sólo con palabras fue capaz de conmovernos, al menos, en un instante de nuestra vida».

Loreley Gaffoglio

Arte para todos: tres muestras abrieron ayer al público

La Plata descubre a Bernaldo de Quirós

Hasta el 20 de junio se exhiben 40 obras del pintor entrerriano en el Teatro Argentino

LA PLATA.- Cesáreo Bernaldo de Quirós vivió 90 años y de un modo intenso: muchos viajes, varios lugares de residencia, amores de novela y amistades entre aristócratas y bandidos. La mayoría de sus experiencias fueron plasmadas en pinturas que, desde ayer, se exhiben en el Teatro Argentino de esta ciudad.

Son 40 obras que fueron pintadas entre 1902 y 1965 y que pertenecen a la colección de la galería Zurbarán.

La muestra «El pintor de la nacionalidad» -organizada por el Instituto Cultural Bonaerense y auspiciada por Repsol YPF- podrá visitarse de martes a sábados, de 10 a 20, hasta el 20 de junio, y el acceso es gratuito.

Nueve hermanos

Quirós nació en Gualeguay, Entre Ríos. De sus nueve hermanos se destacó por su carácter díscolo. Cuando murió la madre, durante su adolescencia, el padre resolvió enviarlo a Buenos Aires, donde vivía una de sus hermanas mayores. Allí, tuvo sus primeros contactos con la pintura y el arte. Luego, el joven obtuvo una beca que le permitió estudiar en Europa y pronto se destacó en Roma.

«Es uno de los mejores pintores de la Argentina. La última exposición de sus obras la hicimos en el Palais de Glace, hace 15 años, y concurrieron miles de personas», dijo a LA NACION el curador, Ignacio Gutiérrez Zaldívar.

Quirós vivió varios años en España y en los Estados Unidos, pero fue considerado «el pintor de la Patria», como lo llamó Leopoldo Lugones. Es que sus pinturas sobre gauchos y montoneras fueron trascendentes.

En el Teatro Argentino se exhiben algunas que pintó para recrear la epopeya gaucha de Francisco Ramírez y sus seguidores. Conoció esa historia por medio de los relatos que escuchó en una estancia de Médanos, Entre Ríos, perteneciente a unos amigos, donde pasó un largo período. Además de «Nacimiento en el viaje», «La doma» y «Los matreros», los visitantes podrán observar «A través del ramaje» y «Alegoría del Paraná», pinturas de paisajes que Quirós hacía durante el atardecer y en las que expresó el amor por su tierra entrerriana, a la que llamaba selva de Montiel. También se exponen obras realizadas en sus distintos lugares de residencia: «De noche en la plaza» es uno de los testimonios de su paso por Mallorca.

Amor y fuga

En Italia, Quirós encontró a un gran amor, María Antonelli, de 18 años y casada. Para evitar la venganza del marido despechado, ambos huyeron a Cerdeña, tierra de bandidos. Allí, Quirós logró la protección de algunos de ellos. En «Ave de presa», puede observarse un impactante retrato de uno de sus protectores, Zio Lino. El pintor argentino también hizo retratos de la aristocracia de los lugares que visitó.

En el Teatro Argentino, donde cada hora se organizarán visitas guiadas, están algunos de los cuadros preferidos por el artista -«Viejas imágenes» (1955) y «Criollazo» (1945)- y de los más valiosos -«La casona rosa», «Papelillos» y «La tapera de los Robles»-.

Quirós falleció en 1968, días después de cumplir 90 años. Parte de su vida está relatada en un film realizado por Diego Soldi, hijo del pintor Raúl Soldi, que se proyectará durante todos los días que funcione la muestra.

Ayer, concurrieron a la inauguración el presidente del Instituto Cultural, Alberto Hernández; el director provincial de Patrimonio Cultural, Juan José Ganduglia, y el director de Artes Visuales, Rubén Betbeder.

Ximena Linares Calvo

Por David Encina

Periodista

Ver perfil en LinkedIn / twitter.com/DavidEncina

Trabajador. Asesoría en comunicación social, comercial y política para el desarrollo de campañas. Análisis de servicios al cliente y al público. Aportes para la gestión de redes sociales con planificación estratégica.

Contacto: mencin@palermo.edu / david.encina@facebook.com / encina_david@yahoo.com.ar/ m.david.encina@gmail.com

Más información ver en David Encina V. - PRENSA.
http://cualeslanoticia.com/prensa/

Una respuesta a «Se inauguró la muestra de Romero Brest»

¿Qué opinas? Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: